00:13 GMT28 Septiembre 2020
En directo
    España
    URL corto
    0 120
    Síguenos en

    La pandemia de coronavirus, que ya roza las 16.000 muertes y los 158.000 contagiados, ha paralizado el país. Muchas actividades han quedado suspendidas y han dejado espacio a las esenciales: sanidad, transporte o alimentación. Sin embargo, también ha aflorado la solidaridad, como el caso de esta empresa.

    Javier Toledo repite una frase manida que está viviendo en sus propias carnes: "La realidad supera a la ficción". Él, que divide su existencia entre ambos mundos, sigue asombrado. Y habla con criterio: es el director de Peris Costumes, una empresa multinacional con sede en Madrid que confecciona el vestuario de películas y series de televisión. Su trabajo se debe a las diferentes secuencias que idean guionistas o directores. Igual elabora el mono de unos ladrones para La casa de papel que un traje de protección nuclear para la popular serie Chernóbil, de HBO.

    La rutina estos días ha cambiado. El Estado de Alarma decretado por el Gobierno ha detenido cualquier rodaje o producción. Y Peris Costumes se ha quedado sin su labor habitual.

    La reacción a esta parada repentina, sin embargo, ha sido un contraataque solidario. En lugar de bajar la persiana de las fábricas que tiene repartidas por el mundo, ha mantenido su actividad con un giro acorde a la coyuntura: ha donado las existencias de su almacén y se ha lanzado a la confección de batas, ponchos de seguridad o mascarillas.

    "Es el momento de hacer esto", cuenta convencido por teléfono. Toledo, que asumió la presidencia de la compañía en 2014, tiene claro que su función ahora es ayudar. "Es lo que toca", incide. Peris Costumes, que en realidad pertenece a un grupo fundado hace casi dos siglos, tiene una decena de sucursales repartidas por Europa y Norteamérica. Aunque su sede principal se sitúa en un polígono de las afueras de Madrid. Actualmente, los 25 empleados de España y unos 30 de Lisboa están a pleno rendimiento, mandando material a varios puntos de ambos países de la península Ibérica. "Son nuestros centros de producción de un total de 83 trabajadores repartidos por las demás oficinas", matiza el director.

    Almacén de Peris Costumes
    © Foto : Cortesía de Peris Costumes
    Almacén de Peris Costumes.

    Con un stock que va desde enaguas medievales hasta uniformes de limpiadores de residuos radioactivos, la propuesta de Peris Costumes ha sido utilizar todo su repertorio posible para apoyar en la reducción del COVID-19. Los mencionados trajes de La casa de Papel, sobre un asalto colectivo, o de Chernóbil, sobre el desastre nuclear ocurrido en Ucrania en 1986, pasarán a formar parte de residencias de ancianos u hospitales.

    Lo tuvieron claro desde hace semanas. "Desde principios de marzo notamos que todo empezaba a pararse. Y nos vimos con dos opciones: o dejar de trabajar o hacer lo que sabíamos hacer", rememora Toledo, resolviendo inmediatamente la duda: "Optamos por lo segundo". Contabilizaron lo que había en reserva y afinaron el tiro: algunas cosas se podían aprovechar tal cual y otras tendrían que reinterpretarlas.

    De los retales elaboraron los recursos más necesitados en centros de salud o de ancianos. "Justo estábamos en una historia sobre un virus, de la que no podemos decir nada, y aprovechamos las máscaras. Y de la última cabalgata de reyes en Madrid sacamos mucho material", explica el director, calculando que un 65% de sus encargos son para proyectos en el extranjero y un 35% nacionales.

    Toledo dice que la situación "es una pesadilla" y que no le gustaría estar haciendo esto. "Es muy poco en comparación con lo que pasa", argumenta, cifrando en 70 las instituciones que se han aprovechado de prendas de películas galardonadas como Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, o La trinchera infinita. Todo gratis. "Ahora lo que toca es aguantar", advierte el responsable, que reconoce que la reacción está siendo abrumadora: "Cuando lo llevas, la gente que lo recibe llora o te da las gracias emocionada. Eso es lo único que me vale".

    "Mucha gente está intentando ayudar, nos consta", añade Toledo. En Estados Unidos, los productores de series como Anatomía de Grey o The good doctor también han donado material y animan a respaldar como sea a los trabajadores sanitarios. Y en España se están dando numerosas iniciativas individuales o de empresas como Peris Costumes que sirven de complemento no oficial a la protección contra el coronavirus.

    Una de las contrapartidas es el cese de actividad. En marzo, España sufrió una pérdida de empleo de más de 800.000 puestos de trabajo. En este sentido, Toledo, que se considera "muy optimista por naturaleza", prevé que la normalidad se recobrará dentro de poco. "Por lo menos en nuestro sector, creo que en cuanto acabe esto habrá un repunte".

    "El mundo de los contenidos está teniendo mucha demanda y la seguirá habiendo después", cavila Toledo, lamentando la suerte de otros gremios, donde se augura un futuro económico en declive. "Lo que más deseamos es que todo esto se termine y pasar de aliviar la realidad a vestir la ficción", sentencia el director de Peris Costumes, que había batallado contra miles de tramas fantásticas, pero nunca contra epidemias tan letales.

    Etiquetas:
    cine, reactor nuclear, amenaza nuclear, nuclear, desastre industrial, Chernóbil, España, pandemia de coronavirus, pandemia, coronavirus, coronavirus en España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook