En directo
    España
    URL corto
    Por
    España prorroga el estado de alarma por el coronavirus (165)
    3820
    Síguenos en

    El COVID-19 ha hecho estragos en España. Nadie está a salvo de esta pandemia que tiene paralizado el país. Algunos casos son leves y se pasan en casa. Otros requieren hospitalización y un tratamiento más concreto.

    ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Cuándo? Son las cuestiones habituales del contagiado, imposibles de contestar.

    Lo seguro es que empezó con un ligero dolor de cabeza. La típica molestia que te aturde pero no te inmoviliza. Hasta que llegó la fiebre. El aviso de los 38,3 grados centígrados se presentó de noche. Miércoles, 18 de marzo: tres días después del Estado de Alarma.

    Se extendió durante horas, rozando con peligro los 39 y dando las señales inequívocas de que algo se incubaba. Aun así, pude leer un libro en la cama para preparar una entrevista, confiando en que la madrugada despejara falsas alarmas: unos días antes, mi pareja había pasado por lo mismo, con apenas unas horas de malestar que desembocaron en una mejoría inminente.

    Para mí, sin embargo, aquello era solo el inicio. Es difícil contar los cuatro días siguientes sin caer en la monotonía oficial de los síntomas. Cada hora que pasaba se acentuaba la enfermedad. La fiebre se colocó perenne en la franja de los 39 grados centígrados. No bajaba. El gusto y el olfato desaparecieron, igual que el apetito. De repente, mi rutina consistía en permanecer en horizontal, soportando una situación cada vez más inquietante: los huesos crujían, la cabeza me estallaba, el calor oscilaba entre los sudores profusos y las tiritonas imparables.

    Además, coleteaban ciertos efectos secundarios: como era incapaz de tragar nada, la deshidratación crecía y el dolor solo se mitigaba a ratos, cuando conseguía no vomitar el paracetamol o el Nolotil que tomaba cada poco. Era el único remedio que me habían dado desde un servicio de la Comunidad: con la crisis sanitaria, en Madrid había varias opciones para informarse sobre el coronavirus. Una era llamar a un número específico, generalmente comunicando. Otra, dirigirse al teléfono normal de urgencias. Solía haber más suerte en este último: te descolgaban, apuntaban tus datos y síntomas y te recetaban ese cóctel de calmantes durante un tiempo indeterminado. Aguantar a que se desvaneciera.

    No fue mi caso. Al quinto día, domingo, la fiebre ascendía y mi cuerpo decía basta. El sueño se retorcía con el taladro del cráneo. Y en un golpe de debilidad absoluta deseé tener agua en la boca y sacudir el calor pegajoso, de bochorno tropical, que me tenía atenazado al colchón. Revolviéndome por la angustia, y con una deshidratación que me hacía soñar con agua, decidí ir a la ducha por mis  propios medios. Hasta entonces, el agua templada calmaba los efectos del virus y me daba una tregua de unas horas. Era temprano y conseguí llegar tambaleándome. Una vez dentro, notaba cómo me flaqueaban las fuerzas. En un momento dado, el vacío: la consciencia se me fue y retornó unos segundos después, en el suelo y con los alaridos de mi pareja, que me encontró inerme, convulsionando, con un aspecto cetrino.

    Tal situación apresuró mi visita a urgencias. Antes, hubo una llamada al citado número habilitado para el COVID-19. Una voz de hastío evitó cualquier explicación. Atajó las quejas con un discurso mecánico, Aclaró que era una enfermedad con una duración de 14 días y había que aguantarse. No dio pie a réplica. Colgó sin escuchar. Fue el peor (y único) mal trato del cuerpo sanitario.

    Vistas desde la habitación del hospital Infanta Leonor, en Madrid
    © Sputnik / Alberto García Palomo
    Vistas desde la habitación del hospital Infanta Leonor, en Madrid

    Recomendado por varios familiares médicos, fui al hospital. Por proximidad, me tocaba el Infanta Leonor de Vallecas, al sur de Madrid. Sorprendentemente, la atención fue inminente. En el triaje me tomaron la fiebre y me preguntaron por los síntomas con una protección de cosmonauta. Pronto estaba dentro, con apenas una decena de personas. Según me contó el doctor encargado, el procedimiento era sencillo: me harían una radiografía para ver si había neumonía, ese indicativo propio del virus surgido en Wuhan (China). Si salían muestras, pasaban a un análisis y al test del SARS-CoV-2. Dependiendo de los resultados, me ingresaban o me mandaban a casa.

    Neumonía bilateral

    El resultado no tardó: neumonía extendida a ambos pulmones. Con un exudado nasal para certificar el virus y un análisis en el laboratorio, me dejaron esperando con Ángel, un vecino de 53 años. Llevaba ocho días enfermo, yendo "de la cama al sillón" y aguantando junto a su mujer y una niña. "No veas qué dolor de cabeza y de cuerpo", relataba quien había llegado andando y extasiado hasta el hospital.

    "Esto es peor que una resaca de whisky malo", remató.

    Ángel contaba que esa misma semana se había muerto su padre.

    "Tenía 91 años, pero se encontraba bien. Estaba en una residencia con mi madre. Hablé con él media hora antes de que muriera. Me dijo que estaba muy mal y mi madre dice que un minuto antes de morirse se lo dijo y cerró los ojos para siempre", rememoraba.

    No había podido darle luto y ni siquiera sabía cómo y cuándo podría tener sus cenizas ni tramitar todo el papeleo del deceso. "Es una putada", suspiraba.

    Llegó el resultado. A pesar de mi "neumonía bilobar", no había dolencias añadidas. Me iba a casa con Azitromicina y Dolquine, medicamentos propios de esta pandemia (uno de ellos, el utilizado contra la malaria). Tendría que tomar dos pastillas al día y volver a las 48 horas para un seguimiento y los resultados del test. Pregunté cómo era posible una situación tan calmada, con todos los mensajes que se emiten sobre el colapso en la sanidad.

    "Es inaudito", me dijo la encargada de urgencias, "ayer tuvimos a 53 personas esperando aquí a que les dieran cama. Hoy hemos notado que se deriven enfermos a la privada, pero estamos pendientes de ver cuándo se lía de nuevo".

    Ni siquiera aguanté a la revisión: la mañana siguiente la fiebre escalaba hasta los 40 grados centígrados y mi organismo estaba desencajado. Estar tumbado no calmaba la desazón. Decidimos volver, siempre acompañado y cuidado por mi pareja. Los trayectos eran en coche: no creo que hubiera trabas, pero no coincidimos con la policía. Y, efectivamente, el panorama había cambiado por completo: una multitud se amontonaba en los bancos metálicos. Algunos formaban una fila en sillas de ruedas. Otros dormitaban en butacas de la sección contigua de pediatría. "¿Has vuelto?", me preguntó la encargada del día anterior. "Verás que hoy no tiene nada que ver. Prepárate", soltó detrás de una mascarilla, gafas y un traje entero de plástico.

    Tenía razón: las pruebas tardaban una eternidad en hacerse. La gente suspiraba desconsolada. Eran las ocho de la tarde y algunos se acercaban a rastras al mostrador para decir que llevaban más de 24 horas esperando: fácil prever lo que se aproximaba. Mientras aguardaba turno, escuché cómo a un paciente la neumonía le había provocado una embolia pulmonar: la espera en casa había derivado en algo grave. También vi a una octogenaria que reposaba su cabeza moribunda en el respaldo de una silla de ruedas. Varios encargados le subían el oxígeno con mirada agónica y le cambiaban los cojines de vez en cuando. Un grupo de personas de avanzada edad miraba ausente a la pared. Algunos balbuceaban palabras, inaudibles debido a las mascarillas y el ahogo. Uno de ellos, el más beligerante, se levantaba cada poco, con los pantalones caídos por los tobillos, reclamando atención después de casi un día en la sala de espera.

    Primera habitación del ingreso en el hospital Infanta Leonor, en Madrid
    © Sputnik / Alberto García Palomo
    Primera habitación del ingreso en el hospital Infanta Leonor, en Madrid.

    Retumbaba un coro de toses. En esas primeras horas, la nebulosa de la fiebre se mezclaba con la alternancia continua de asientos: lograr un aposento consistía en un velado juego de las sillas

    Cada uno se acomodaba donde podía, intentando alcanzar una postura semihorizontal, pero en cuanto alguien era llamado para una prueba o una consulta, su hueco se ocupaba al minuto. Los sitios libres se iban restituyendo en una improvisada coreografía, el suelo se plagaba de catres improvisados con abrigos y mantas, los baños se convertían en una cloaca sin papel, sin  jabón, sin gel y sin intimidad. En un momento dado, sin motivo aparente, todo el personal decide cerrar las puertas de la entrada y se incorporan unos 20 pacientes nuevos. Introducen filas de asientos. Llego a un pacto con una chica de mi edad: nos dividimos cuatro sillas para tumbarnos en dos cada uno. Al poco, el cansancio me pide suelo y el trato consiste en que ella ocupa todo el espacio, pero si me echan de allí o lo necesito, volvemos a la posición previa.

    En espera de cama

    Mi veredicto llega a las cinco de la mañana. El pulmón derecho ya tiene tres lóbulos afectados y me tengo que quedar en el hospital. Además, la tensión es alta, con una frecuencia cardíaca de 89 pulsaciones por minuto, y la saturación de oxígeno en sangre descendía por debajo del 90%, lo conocido como hipoxemia. Necesito que me insuflen aire y me meten en uno de los boxes junto a otras tres personas. Vienen dos enfermeras a tomarme más sangre. Les digo que suelo marearme y no estoy en mi mejor forma para una extracción más.

    Habitación del hospital Infanta Leonor, en Madrid.
    © Sputnik / Alberto García Palomo
    Habitación del hospital Infanta Leonor, en Madrid.

    Avisadas, intentan calmarme y distraerme para llevar a cabo la inyección. "Perdona si nos cuesta, es que llevamos tres guantes y no palpamos bien la vena", advierten. Después, me desvían la atención con preguntas. Así se aseguran de que no me desvanezco. Interrogantes básicos: ¿Cómo te llamas? ¿Cuántos años tienes? ¿A qué te dedicas? Al responder que soy periodista, exclaman: "Pues aquí ya tienes el próximo artículo: Noche de mierda en el Infanta Leonor", ríen.

    Desde entonces y durante las siguientes 12 horas todo se descontrola. Si antes el colapso era evidente, ahora la estructura salta por los aires. En el turno anterior, al menos existía un funcionamiento marcado, como el de las bandas de equipaje en un aeropuerto. Con el siguiente se desmorona. A los nuevos pacientes nos sumamos los 103 que esperamos cama. A mí me dicen que a lo mejor voy a IFEMA, el recinto ferial donde se ha habilitado un hospital de urgencia. Soporto en la misma butaca de los análisis mientras veo cómo se llevan a mis compañeros de habitáculo. Uno de ellos ha empeñado todo el tiempo en jadear, llamar a gritos a todo el personal médico y pregonar que tiene diarrea.

    Segunda habitación del ingreso en el hospital Infanta Leonor, en Madrid
    © Sputnik / Alberto García Palomo
    Segunda habitación del ingreso en el hospital Infanta Leonor, en Madrid.

    Soy testigo de decenas de extracciones de sangre y de pruebas de coronavirus, con el consecuente quejido que provoca el utensilio recoge muestras ascendiendo por la nariz hasta el lagrimal. Incluso contemplo un electrocardiograma a una señora sin blusa. En este rincón minúsculo tienen que improvisar todo un protocolo de actuación y dar tratamiento a los que ya constamos como ingresados.

    Sistema desbordado

    La falta de espacio hace que me muevan a otro cuarto aún más pequeño. Al lado tengo a un médico de familia. Trabaja en un centro de salud de Alameda de Osuna, al norte de la ciudad, y también le han descubierto neumonía. Va hablando con familiares por el móvil de forma serena. A todos les previene de que no es para tanto y a mí me consuela: "Estaba claro que el sistema iba a reventar". A nuestro alrededor, una enfermera reparte paracetamol al tuntún. Otra sirve botellas de agua o zumo para calmar los ánimos. Una se planta en medio de la tenue algarabía y exclama: "Tenéis que comportaros. Por conciencia social".   

    Cuando todo se ha ido de las manos y la estancia parece interminable, me llaman. Salto como si me hubieran convocado para una final de Champions League. Una celadora me lleva a un ascensor. Mi destino es un ala desangelada de la última planta. La habitación tiene sensación de desuso. El ventanal da a la azotea. Pronto me acompaña un señor procedente de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Va gritando. "Queréis matarme. ¿Por qué me subís?", berrea mientras resuella con dificultad.

    Por la noche no deja de pedir auxilio. El oxígeno no le funciona. Ante la falta de asistencia y su creciente agobio, me uno a sus reclamos. Como puedo (también con oxígeno), empiezo a gritar "¡Ayuda, por favor!" hacia el pasillo. De repente, una enfermera le coloca bien el oxígeno y noto como si le hubieran ajustado el cordón umbilical a la vida. Aun así, no deja de resoplar agonizante.

    Vistas desde la primera habitación del ingreso en el hospital Infanta Leonor, de Madrid
    © Sputnik / Alberto García Palomo
    Vistas desde la primera habitación del ingreso en el hospital Infanta Leonor, de Madrid.

    A la mañana siguiente, después de una noche monstruosa en la que él se peleaba con su tráquea y yo disputaba una batalla con el bicho traducida en ahogos, tiritonas, sudadas y espasmos que parecían seguir el baile de un ring de boxeo, mi acompañante toma fuerzas y se despide en voz alta de sus familiares. Dirigiéndose a una audiencia imaginaria, confiesa: "Ya no puedo más. Esto se acabó. Cuidaos mucho. Os quiero".

    Juro que el anuncio fue seguido con un silencio absoluto de unos segundos que cayeron como una eternidad: pensé que la despedida se había materializado y las lágrimas anegaron mi almohada.

    Las primeras enfermeras que me atienden son locuaces y optimistas. Dan ánimos a mi compañero y me tratan con guasa. "Te han tocado las vistas al Parque Nacional Villa de Vallecas", dicen, señalando a los edificios de ladrillo visto de este barrio de la capital. "Y en este tejado es donde salimos a fumar y a rajar de lo que nos pasa", apostillan. "Avisadme y me uno al próximo cigarrillo", digo sin fuerzas, sintiendo una leve recuperación. Antes de salir, vigilan mi bombona de oxígeno. Al ver que se me ha acabado y no he indicado nada, me amenazan: "Llama cuando esté en la línea roja. ¿No te das cuentas de que si no te llega y se te complica de repente puedes irte al otro lado?".

    Toallas y ropa de repuesto durante el ingreso
    © Sputnik / Alberto García Palomo
    Toallas y ropa de repuesto durante el ingreso.

    A media tarde, la misma persona que me había subido al cuarto me recoge y me conduce a otro módulo. Abandonamos el de psiquiatría, explica, que no está bien habilitado, y me llevan al de medicina interna. Del rojo al morado. Solo soy capaz de ver unos segundos el pasillo. Todo está recién colocado. En las puertas hay una pila de cajas de guantes, gel y un cubo de basura. "La historia cambia según la hora, vamos improvisando", cuenta dejándome en una habitación individual y cambiando la bombona al enganche del cabecero. Es miércoles. Cumplo una semana de enfermedad y de repente huelo el caldo de la cena y me sabe soso. Una alegría monumental. Me asomo a la ventana y, sin el horizonte de la anterior, leo dos carteles enfrente.  Anuncian "Todo irá bien" y "Fuerza".

    Cada día se presenta un médico diferente y dice: "Hola, soy el médico que te va a tratar a partir de ahora". Me auscultan en silencio y se marchan sin adelantar ningún dato, parapetados detrás de un uniforme totalmente blindado. Lo que se repite son las visitas de las enfermeras. Me toman la tensión, la saturación de oxígeno en sangre, la fiebre. Aparte, me añaden un antibiótico de amplio espectro cada mañana, un protector de estómago y corticoides para bajar la inflamación. Me sirven cuatro comidas al día. Me preguntan si me he duchado y si he "depuesto". Sandra, la que acude más a menudo, acumula una semana sin librar y me pone al corriente de cómo está el resto de estancias.

    "Se ha calmado un poco. Aunque seguimos sin medios. Llevo esta máscara y este equipo desde hace un montón de días", arguye.

    Baja la fiebre. El número de pastillas va menguando. Remite la tos. El oxígeno pasa de dos litros por minuto a uno. Cada análisis —sacado de madrugada— da mejores resultados. Las placas exhiben mejoría. Retomo cierta rutina: ya puedo concentrarme en leer y ver sin cefalea algo de televisión. Mi pareja ha podido dejarme una bolsa con ropa, material de aseo y libros en una mesa habilitada a la entrada. También puedo atender sin problemas las decenas de llamadas y mensajes de apoyo. No puedo traspasar mis cuatro paredes ni tener visitas, pero cada día me comunico con decenas de amigos y familiares preocupados. Respiran aliviados. Sobre todo mis padres, sufriendo a distancia, sin la posibilidad de acercarse.

    Vistas desde una habitación del hospital Infanta Leonor, en Madrid
    © Sputnik / Alberto García Palomo
    Vistas desde una habitación del hospital Infanta Leonor, en Madrid.

    De jueves a domingo se estabiliza mi situación. Ya puedo incluso caminar de un lado a otro o ver cómo el bloque de enfrente se llena de camas con nuevos enfermos. Muchos pegan los rostros a las ventanas, se mueven agarrados a la pared o trasnochan con la luz encendida. También observo desde mi habitación cómo salen coches fúnebres del aparcamiento subterráneo. Aflige verlos encaminados a un luto solitario.  

    Y el lunes me quitan el oxígeno. Mi sangre goza de la saturación adecuada para valerme por mí mismo. Guillermo, el médico que al final sí que me ha tratado en más ocasiones, me comenta que depende de cómo salgan las últimas pruebas, pensarán darme el alta. Por la noche, en una última revisión, me ofrecen zumo o leche que acumulan gracias a donaciones. "También tenemos cerveza sin alcohol, si prefieres para festejarlo", agregan. Aún me cuesta describir la dedicación, el esfuerzo y la ayuda de todas las personas que cargan en primera línea con esta pandemia.

    Alta médica

    Es martes, sumo ocho jornadas de hospital, y a mediodía suena el teléfono del cuarto. El médico acaba de firmar el informe final. En cuanto esté todo sellado, vuelvo a casa. Me quitan la vía del brazo, me dejan asearme y ponerme ropa de calle y aplauden cuando abandono la sala.

    Estancia en el hospital Infanta Leonor de Madrid
    © Sputnik / Alberto García Palomo
    Estancia en el hospital Infanta Leonor de Madrid.
    Apenas puedo expresar nada al salir con mascarilla y dos bolsas en las manos, pero he podido dejar unas líneas de agradecimiento escritas a todo el personal que me ha atendido, que ha preparado la comida, que ha limpiado la habitación. Reincido, básicamente, en el mensaje que todos expresan con aplausos cada tarde: son nuestro peldaño imprescindible y, como manifiesta una pancarta colgada en la fachada de mi hospital, "solo el pueblo salva al pueblo" y ellos son "nuestro orgullo".

    Todavía me espera entre una semana y 14 días de aislamiento. Después, se dará por hecho —en principio, sin pruebas— que he sobrevivido al coronavirus. Supuestamente, también seré inmune. Jamás sabré dónde, cuándo ni cómo lo contraje, pero sí que lo he superado. El trance me enseña dos máximas: que toda precaución es crucial y que nunca volveré a beber whisky malo.

    Tema:
    España prorroga el estado de alarma por el coronavirus (165)
    Etiquetas:
    cuarentena, sanidad, enfermedad, hospitalización, hospital, pandemia de coronavirus, coronavirus, coronavirus en España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook