En directo
    España
    URL corto
    Por
    España activa el estado de alarma por el coronavirus (144)
    1381
    Síguenos en

    El campo ha visto crecer la demanda y productividad con el COVID–19, el sector se manifestaba por su precariedad hace semanas, pero la crisis del coronavirus les posiciona ahora como pilar productivo insustituible reivindicando el madeinSpain frente al comercio global.

    Los contagios por coronavirus sobrepasan ya el millar en Andalucía, pero hay quien no tiene tiempo ni de alarmarse por las noticias. Sin apenas un respiro para atendernos, Rolando Parra desde el centro logístico de Transportes Belzunces explica que están sobrepasados de trabajo, "el teléfono no para de sonar", con una flota de más de 160 camiones frigoríficos funcionando al 100% exportando a Europa frutas y hortalizas procedentes en su mayoría del Sur de España y del Levante, "ni siquiera podemos asumir más trabajo porque no tenemos más camiones, pero la demanda existe, si nuestra flota fuera el doble de grande igualmente la totalidad estaría funcionando" calcula el coordinador de la misma. La situación en la exportación de productos agrarios y alimentarios es superlativa.

    Bajando la lupa encontramos las almazaras y cooperativas, también aquí "trabajamos en todo el sector como sino hubiera mañana, el campo tiene sus tempos que no podemos alterar, pero en general la industria agroalimentaria está dando el do de pecho, se trabaja a marchas forzadas y con grandes sacrificios para responder a la sobredemanda del merado nacional e internacional", cuenta Alfredo García Raya, Presidente de Oleoestepa, una de las principales cooperativas de aceite de oliva que aúna a más de 5.500 agricultores.

    Y llevando la mirada más al terreno y a las zanjas de siembra, desde su propia producción de Ronda (Málaga), la bióloga y agricultora María Llorens cuenta que "mi #quédateencasa es quédate en el campo, no podemos parar de trabajar, el ganado o el trigo no entienden los problemas de los hombres y necesitan alimentarse, más con la sequía que tenemos".

    Los agricultores españoles no paran de trabajar
    © Sputnik / Gonzalo Wancha
    Los agricultores españoles no paran de trabajar

    El campo no ha parado con la crisis del coronavirus, de hecho está trabajando más en todos sus eslabones productivos, lo que posibilita que la cadena alimenticia nacional no haya sufrido desabastecimientos a pesar del bloqueo de potencias exportadoras como China o Italia. Otro síntoma de lo indispensable que es el sector primario ahora es el hecho de que asociaciones agrarias como ASAJA o COAG no tienen constancia de los omnipresentes ERTES en asociaciones agrarias o ganaderas, "si paramos nosotras, ¿quién iba a llenar los estantes de los supermercados?" se pregunta María Llorens, que además de gestionar su producción es presidenta de la red nacional de jóvenes agricultores de ASAJA.

    Por su parte desde COEXPHAL, la principal Asociación hortofrutícola de Almería, una de las huertas de Europa en el sureste de la península, el gerente Luis Miguel Fernández destaca que "No hay riesgo de desabastecimiento porque seguimos trabajando para alimentar a Europa, pero el trabajo que estamos desarrollando debe ser tenido en cuenta por las autoridades de España y Europa como estratégico y primordial", de hecho la organización ha promovido campañas de reconocimiento y visibilización para un sector que está quedando a la sombra del reconocimiento público, para destacar "el esfuerzo titánico que miles de hombres y mujeres del sector hortícola están realizando para que los alimentos lleguen frescos y saludables hasta las despensas y cocinas de los ciudadanos".

    El sector agrícola se manifestaba hace solo unas semanas con tractoradas y cortes de tráfico por todo el país. Protestaban contra un sistema productivo que merced a la globalización, hacía de la agricultura y ganadería una actividad insostenible en España. Esa insostenibilidad que denunciaban ha mutado, gracias o por culpa de COVID–19, para erigirlo ahora como sector insustituible, "no creo que seamos héroes, hacemos nuestro trabajo", cuenta Rolando desde Almería, "pero no es fácil, aunque las mercancías pueden circular según el Real Decreto 463/2020 del estado de alarma, tenemos que lidiar con la falta de una normativa clara, no hemos parado de producir y exportar a Europa, pero nos encontramos con que cada región tiene unas medidas y restricciones diferentes, así es imposible coordinar un servicio efectivo".

    El sector hortofrutícola de productos estacionales saca músculo estos días, de Almería salen 400 camiones diarios hacia Europa, operarios de mercados como el alemán aseguran que precisan de la huerta española para seguir operando. COVID–19 está impulsando más si cabe una de las mejores maquinarias de la economía nacional, las exportaciones agroalimentarias de Andalucía venían de lograr un nuevo récord exportador en 2019 con ganancias de más de 11 mil millones de euros, pero no todo son buenas nuevas en estos tiempos de incertidumbre. "Estamos produciendo y vendiendo bien, pero no veo este capítulo como una oportunidad" analiza Alfredo García Raya, "todo esto puede, por ejemplo en el aceite de oliva, tener un efecto rebote, todo el aceite que distribuimos hoy no se consumirá en un futuro próximo ya que el aceite de oliva es un producto más duradero".

    Analistas Aurelio Médel, ven en esta crisis una oportunidad para reivindicar y apostar por el valor MadeInSpain del sector primario, relegado en España por el sector servicios y la oferta procedente de otros continentes, "es el momento de producir mejor y con mayores garantías, aunque resulte más caro. En las circunstancias actuales algo más de inflación no sería un problema si trae más empleo y menos costes sociales (paro)… lo que está claro es que de esta crisis vamos a salir con más déficit y deuda pública, y ya nos sobraba".

    Pero más allá del largo plazo, para muchos y muchas agricultores y ganaderos, esta crisis es una oportunidad para "reivindicarnos, hacer ver que somos importantes, que España y nuestro producto somos sinónimo de seguridad alimentaria de calidad", argumenta María Llorens, que confiesa que espera algún reconocimiento acorde a la importancia de la labor del campo, "echo de menos que los dirigentes políticos se acuerden de nosotros, sin nuestro trabajo y sacrificio esta crisis sería total". La Federación de agricultores ASAJA, acaba además de poner a disposición de las autoridades sanitarias toda la maquinaria agrícola para fumigar y sanear las calles de ciudades y localidades en la provincia de Málaga, "es solo un ejemplo de que estamos para aportar… desde mi perspectiva de mujer, joven y agricultora, tengo muy claro que este virus no entiende de género o edades, tenemos que trabajar unidos para salir adelante y lo haremos seguro". El sector agrícola y sus 800 mil integrantes en España ejemplifican el valor de la unidad ante esta crisis y muestran que quien siembra compromiso, siembre esperanza.

    Tema:
    España activa el estado de alarma por el coronavirus (144)
    Etiquetas:
    coronavirus, campo, crisis, España, agricultores
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook