En directo
    España
    URL corto
    0 03
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, manifestó su apoyo a la decisión del rey de España, Felipe VI, de renunciar a la herencia de su padre, Juan Carlos I, por la dudosa legalidad de su origen.

    "Lo único que puedo hacer es apoyar la decisión tomada por el rey Felipe VI", dijo Pedro Sánchez en una comparecencia televisada.

    Aunque la comparecencia de Sánchez estaba centrada en informar sobre la aprobación de un plan de choque económico para paliar los efectos del coronavirus, las preguntas de la prensa —que plantearon sus cuestiones por vía telemática— obligadon al mandatario a pronunciarse sobre esta cuestión.

    La familia real española
    © AFP 2020 / Casa de S.M. El Rey / Estela de Castro
    En la noche del 15 de marzoo, la Casa Real emitió un duro comunicado detallando que Felipe VI había tomado la decisión de renunciar a la herencia de su padre, que dejará de recibir compensaciones económicas por parte de la Corona.

    "Son unas medidas necesarias y coherentes con las actuaciones transparentes a la coherencia y la transparencia que durante el reinado de Felipe VI se ha venido practicando en la Casa Real", valoró Sánchez.

    Estas decisiones fueron adoptadas a la luz de las múltiples informaciones aparecidas en las últimas semanas sobre la presunta ilegalidad de las finanzas de Juan Carlos I, que reinó en España desde 1975 —tras la muerte del dictador Francisco Franco— hasta su abdicación en 2014, en medio de una crisis de confianza de la institución monárquica.

    En concreto, el diario suizo Tribune de Genève informó de que la Fiscalía de Ginebra se encuentra investigando una presunta donación de 65 millones de euros hecha por el rey emérito a su examante, Corinna Larsen.

    Ese dinero, según la información publicada, tiene su origen en una donación de 100 millones de dólares (89,7 millones de euros) que Juan Carlos I habría recibido en una cuenta suiza en 2012 por parte del entorno del entonces rey de Arabia Saudí a modo de dádiva tras mediar en la licitación del tren de alta velocidad entre La Meca y Medina, un proyecto en el que participan empresas españolas.

    Por su parte, el diario británico The Telegraph comunicó este 14 de marzo que Felipe VI su hija la Princesa de Asturias aparecen como beneficiaros de la Fundación Lucum, una fundación off shore en la que su padre habría depositado el dinero procedente de Arabia Saudí.

    Ante la publicación de esas informaciones, Felipe VI dijo haberse enterado en marzo de 2019 de la existencia de esa fundación y de su presunta designación como beneficiario en la misma, que según su versión no está acreditada documentalmente.

    Tras tener conocimiento de ello, Felipe VI compareció ante notario el 12 de abril de 2019 para manifestar su deseo de que, en caso de ser cierta, esa designación fuese dejada sin efecto.

    La nota emitida por la Casa Real refleja emplea un tono muy duro para distanciar a Felipe VI de las actividades de su padre, asegurando que la renuncia a la herencia se enmarca dentro de un ejercicio de "coherencia" con la promesa del actual monarca de "velar por la dignidad" de la Corona.

    La renuncia de Felipe VI a la herencia de su padre fue anunciada durante el desarrollo de la crisis sanitaria, económica y social que está desatando en España la expansión de coronavirus, lo que limitó las reacciones políticas al suceso.

    Sin embargo, varias formaciones políticas —entre ellas Unidas Podemos, que forma parte del Gobierno de España— ya anunciaron su intención de, una vez pase la crisis y se retome la actividad parlamentaria habitual, poner en marcha mecanismos para investigar lo sucedido y depurar responsabilidades.

    Etiquetas:
    España, Felipe VI, Pedro Sánchez
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook