En directo
    España
    URL corto
    Por
    España activa el estado de alarma por el coronavirus (159)
    1135
    Síguenos en

    "Quédate en casa" ha sido una petición nacional desde que el coronavirus se convirtió en una emergencia sanitaria en España. Si bien es una orden para resguardar la vida de todos, aún a muchos se les hace difícil de cumplir.

    "Quédate en casa". Es la orden que se pide por televisión, radio, redes sociales y anuncios digitales desplegadas por algunos puntos de Madrid. Una solicitud sencilla, pero que para algunos ha resultado difícil de acatar.

    Terraza cerrada en el centro de Madrid
    © AFP 2020 / Gabriel Bouys
    La paralización de la ciudad se inició el viernes, 13 de marzo, apenas horas después de que el presidente, Pedro Sánchez, anunciara el estado de alarma, que le permitirá al gobierno desde limitar la circulación de personas, racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad hasta intervenir transitoriamente industrias, fábricas y locales.

    Tras el anuncio presidencial, los comercios empezaron a bajar las persianas. En la calle Goya, dos dependientes que cerraban su tienda de cosméticos y decían:

    "Cerramos. No sabemos hasta cuándo, pero, en todo caso, esto es mejor a que siga propagándose la enfermedad".

    Un dependiente de otra gran cadena cosmética confesaba, con un poco de preocupación:

    "No sabemos qué va a pasar con nosotros. Cuando termine mi turno revisaré el teléfono para ver qué nos dicen los jefes. Me imagino que no nos echarán porque nosotros no tenemos la culpa de que sucedan eventos de fuerza mayor. Pero para eso, supongo, estarán los fondos europeos, para ayudar en momentos como estos".

    El dueño de un kiosko de esa misma avenida veía con pesimismo el futuro económico que se vislumbra para el país:

    "Yo me jodo, simplemente me jodo. Pero, para mí, que esto es un plan de exterminio de la población. Yo no sé quién lo hizo. Igual no me hagas caso porque yo soy muy bruto y si me pongo a hablar, me vengo arriba".

    Para la mañana de este sábado, 14 de marzo, ya todos los comercios de la ciudad habían bajado sus persianas. En muchos de ellos se colocó un cartel anunciando el cierre temporal debido a la propagación del coronavirus a lo largo y ancho de España.

    A partir de ahora, lo único que permanecerá abierto en Madrid, y en gran parte del país, serán los supermercados, las farmacias, las gasolineras y los kioskos.

    "Hay que cumplir lo que nos piden"

    A las 10 de la mañana del sábado, 14 de marzo, un trabajador de un supermercado recibía la nueva mercancía con la que repondrían los anaqueles.

    "La compra ha sido muy impulsiva y masiva. La gente se lanzó a los supermercados a comprar mucha cantidad de todo, incluso de alimentos perecederos que en dos o en tres días no se podrán comer porque se dañarán, pero igual se lo llevaban. Muy impulsivo todo. Cada vez que sale alguien a declarar por la televisión, la gente se vuelca al supermercado".

    Roberto, el joven que le despacha, estaba desde las cuatro y media de la madrugada distribuyendo mercancía por varios supermercados de Madrid.

    • Calles vacías en Madrid por coronavirus
      Calles vacías en Madrid por coronavirus
      © Sputnik / Karen Méndez
    • Parques infantiles de Madrid cerrados por coronavirus
      Parques infantiles de Madrid cerrados por coronavirus
      © Sputnik / Karen Méndez
    • Parada de autobús en Madrid
      Parada de autobús en Madrid
      © Sputnik / Karen Méndez
    • Reposición mercancía supermercado en Madrid
      Reposición mercancía supermercado en Madrid
      © Sputnik / Karen Méndez
    • Tiendas en Madrid anuncian cierre Yo me quedo en casa
      Tiendas en Madrid anuncian cierre "Yo me quedo en casa"
      © Sputnik / Karen Méndez
    • Madrid sin gente
      Madrid sin gente
      © Sputnik / Karen Méndez
    1 / 6
    © Sputnik / Karen Méndez
    Calles vacías en Madrid por coronavirus

    Dice que, como siempre, la distribución se realiza de forma diaria, solo que ahora llevan más mercancía en el camión.

    "Ahora estamos prácticamente desbordados porque, obviamente, con la situación que hay, la gente piensa que se va a quedar sin alimentos, pero comida va a haber porque las plataformas logísticas están llenas. No hay ninguna vacía, así que no habrá desabastecimiento. Lo que tiene que hacer la gente es seguir con sus compras normales, como las hacían antes, día a día, sin aglomerarse".

    Al terminar de declarar, Roberto sigue descargando el camión. No sin antes hacer un llamado:

    "Hay que tener un poco de conciencia. Lo que nos están pidiendo hay que cumplirlo. Lo que no puede ser es que se cierren los colegios y estén los parques llenos de gente".

    Lo que defendía Roberto era una realidad que cualquiera podía constatar.

    Este sábado 14 de marzo, hasta las dos del mediodía en las calles aún se veía a jóvenes trotando, a turistas deambulando y a familias paseando como si fuera un fin de semana normal. En el parque El Retiro se podía apreciar a personas ejercitándose, meditando, tomando el sol.

    "También necesitamos vitamina D. Lo que hay que hacer es tomar medidas y mantener distancia entre nosotros y ya" sostenía una pareja mientras se ejercitaba.

    Otras parejas paseaban tomadas de la mano por el parque. Y apuntaban:

    "Si ahora en un rato toman la decisión de prohibir que la gente salga a la calle, la aceptaremos. Aunque no nos guste o no estemos de acuerdo, hay que plegarse a esa decisión".

    Apenas unos minutos después, el gobierno prohibió la circulación de todas las personas, a menos que fueran a comprar comida, medicinas o ir a sus trabajos (siempre y cuando no pudieran hacerlo desde casa).

    El Ayuntamiento de Madrid también ordenó el cierre de todos los parques, entre ellos, El Retiro, que a partir de ahora será vigilado por la policía para que nadie vuelva a ingresar.

    Y mientras el país se paraliza para intentar frenar la expansión del coronavirus, la gente se reinventa e ingenia mil y una formas para pasar los días en casa.

    Cantantes y músicos —como el Kanka, James Rhodes, Rozalén y otros más— dan conciertos gratuitos online por sus redes sociales, algunos de ellos reunidos en el festival llamado Cuarentena Fest.

    Los museos ofrecen visitas virtuales gratuitas. Varios documentalistas han liberado sus piezas audiovisuales para que todos los que quieran puedan disfrutarlas durante estos tiempos de ocio. Recreadores organizan cuentacuentos infantiles por Instagram. Fotógrafos comparten sus instantáneas con la etiqueta #DesdeMiVentana. Y algunas madres utilizan ese mismo reclamo para incentivar a los niños y niñas encerrados en casa a hacer manualidades y colgarlas en las ventanas. Así otros pequeños pueden verlas mientras el resto de la familia utiliza los chats virtuales para drenar sus angustias y compartir consejos.

    Tres hoteles de la capital, por su parte, han ofrecido las instalaciones para transformarse en hospitales y así poder atender a los pacientes menos graves contagiados con el COVID-19. Corresponsales españoles que viven en China y cubrieron la crisis del coronavirus en ese país has dado dan aliento a sus colegas en España con un vídeo subido a las redes. Se han organizado caceroladas todos los días a las diez de la noche en homenaje a los trabajadores del sistema público de salud. Y la gente ya no se pregunta tanto "¿qué pasará?", sino que empiezan a prometerse planes para "cuando pase todo esto".

    Tema:
    España activa el estado de alarma por el coronavirus (159)
    Etiquetas:
    enfermedad, España, Madrid, coronavirus en España, cuarentena
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook