En directo
    España
    URL corto
    0 200
    Síguenos en

    La inestabilidad económica y la incertidumbre con la que el coronavirus parece haber contagiado a los mercados internacionales, hacen de este metal una inversión cada vez más segura. En España sus ventas se han doblado en apenas dos años y los profesionales defienden su validez para diversificar las inversiones.

    En un momento en que las plazas bursátiles del mundo encadenan su segunda semana de fuertes pérdidas, la cuestión de la seguridad es pertinente para los inversores. En España, el Ibex-35 cierra la primera semana de marzo con una caída en torno al 4% y acumula un 14% de pérdidas desde que hace dos semanas el brote de coronavirus prendiera en Italia. 

    Todas las compañías caen, no sólo los grupos hoteleros o de compañías aéreas. De hecho, la operadora de telefonía móvil Masmovil se ha dejado en el parqué casi un 8% de su cotización, la que más. Ante esta situación de volatibilidad, contrasta la menor inseguridad de otro tipo de mercados en los que se puede invertir: los de commodities o materias primas, donde se negocian los productos con contratos a futuros. Y en este terreno, el oro es un clásico. En España, la confianza de los inversores ha doblado las ventas por operador en sólo dos años.

    "La liquidez de este activo es una gran ventaja, siempre es rentable", afirma Tomás Epeldegui, director de Degussa España, el principal operador del país con este metal. Según él, el oro es un activo físico que va mucho más allá de su posición estratégica. "Es una diversificación más, pero para tenerla en un patrimonio, no en una cartera financiera", explicó a los medios.

    La epidemia de coronavirus parece estar traduciéndose en un nerviosismo bursátil generalizado. La Reserva Federal de EEUU ha bajado los tipos de interés, los negocios se están ralentizando y no está claro que metiendo dinero en los mercados se vayan a acelerar.  Por otra parte, el oro no paga IVA en Europa a partir de los 2 gramos. Activo de refugio por excelencia, "se puede empezar a invertir en él desde unos 60 euros, el precio de un lingote de un gramo", asegura Epeldegui.

    Y aunque parece que la epidemia de coronavirus también ha frenado el precio de este metal precioso, lo cierto es que la onza troy (31,1 gramos) cotizó al cierre de la primera semana de marzo a casi 1.679 dólares (un 6% más respecto a la anterior). Y hay visos de que a final de año alcance los 2.000.

    ¿Es esto una ventaja? Es difícil saberlo, pero "el oro el oro es un valor que se comporta de manera positiva tanto en épocas expansivas como recesivas", concluye Epeldegui.

    El caso es que los mercados de materias primas se han visto sacudidos también por el desplome del petróleo (bajada de un 4,5% del barril Brent de referencia, que ya cuesta sólo 47 dólares). El hecho acontece con el telón de fondo de la reducción en la producción acordada por la OPEP de más de 1,5 millones de barriles diarios para hacer frente a los daños ocasionados por la epidemia de coronavirus, medida a la que Rusia se ha negado. 

    Etiquetas:
    OPEP, precio del petróleo, epidemia, coronavirus, Brent, Ibex, mercados, materias primas, bolsa de valores, precios, oro
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook