En directo
    España
    URL corto
    Por
    0 72
    Síguenos en

    El 5 de abril, País Vasco y Galicia tendrán elecciones para elegir a los representantes de los parlamentos autonómicos de cada comunidad. En ambas regiones se pondrá a prueba el liderazgo de los líderes más asentados en estas regiones y de la izquierda, con tres meses en un Gobierno estatal de coalición.

    Las elecciones de Galicia y País Vasco son la primera medición de fuerzas políticas desde que se conformó el primer gobierno de coalición, el pasado 7 de enero. 

    También será una nueva disputa entre quienes apuestan por un nuevo ciclo político en el país, gobernado por fuerzas progresistas, y quienes defienden los bastiones del Partido Popular.

    En Galicia está por un lado el candidato del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, que lleva 11 años como presidente de la Xunta de Galicia; en el medio, el candidato del Partido Socialista de Galicia, Gonzalo Caballero; y, en un tercer ángulo, Antón Gómez Reino, de Galicia en Común (coalición de Podemos, Esquerda Unida y otras fuerzas de izquierda como Anova y las mareas).

    Antón Gómez Reino comparte con Sputnik su análisis sobre estos comicios.

    —Este 5 de abril, el País Vasco y Galicia tienen elecciones, unos comicios con una trascendencia nacional porque sería la primera medición de fuerzas políticas desde la conformación del gobierno de coalición el pasado 7 de enero. ¿Qué está en juego?

    En primer lugar, en Galicia está en juego acabar con 10 años de hegemonía del Partido Popular. Además, es una hegemonía parcialmente falsa porque así como han perdido la mayor parte del poder municipal y han perdido sistemáticamente las elecciones generales, donde ha habido claras mayorías de izquierda, pues sí que mantiene el poder autonómico. Por lo tanto, es absolutamente fundamental en la escala gallega.

    En lo que tiene que ver con el conjunto del Estado, yo creo que una victoria en Galicia significaría que se asienta el cambio de ciclo en el conjunto del Estado, con el gobierno plural de coalición de izquierdas, que se replicaría en Galicia y que por lo tanto pondría sobre la mesa que no estamos hablando de lo que sucedió en las elecciones generales [celebradas el pasado 10 de noviembre] como una cuestión coyuntural, sino de un cambio de ciclo. Por lo tanto, es absolutamente fundamental que la izquierda haga una buena campaña, que entre todos y todas las compañeras del espacio progresista, sepamos identificar que el enemigo fundamental es el del gobierno de Alberto Núñez Feijóo y Vox, y que consigamos mayoría en Galicia que haga que el cambio de ciclo en el conjunto del Estado se asiente, ya no de forma coyuntural, sino como un cambio de ciclo estructural.

    —Desde 2009, la izquierda gallega le ha hecho oposición al dirigente del PP, Alberto Nuñez Feijóo. ¿Qué ofrecen ustedes? ¿Cuál es su propuesta?      

    En Galicia venimos de 10 años muy duros, 10 años de destrucción de lo público, de la sanidad, de la educación, de todos los elementos fundamentales que a nivel de competencia tiene que gestionar el gobierno de Galicia. Pero además venimos de un gobierno donde la fotografía más característica es la de Feijóo con Marcial Dorado, un narcotraficante. Entonces, lo que ponemos encima de la mesa, además de otra forma de gobernar, es acabar con un mal gobierno que ha destruido lo público, lo común y que además, ha erosionado la imagen pública de lo que tiene que ver con las instituciones.

    —Pero después de esos 10 años de destrucción que mencionas, ¿qué pueden hacer ustedes para levantarlo?

    Galicia necesita un giro de 180 grados en varias cuestiones. En primer lugar, en Galicia es absolutamente fundamental nuestros sectores productivos primarios. Todo el mundo sabe que la flota gallega es una de las principales flotas no solo de Europa, sino de todo el mundo. 

    La producción láctea es fundamental porque producimos casi 40% de la leche del estado español. Por lo tanto, tiene que haber un gobierno que apoye decididamente nuestra producción primaria porque, además, es la mejor manera de combatir dos cuestiones fundamentales: el cambio climático y el problema demográfico en España.

    En segundo lugar, tiene que haber un gobierno en Galicia que se tome en serio los sectores industriales estratégicos. Y eso quiere decir un gobierno que esté al lado de la producción industrial, no como ha sido hasta ahora, que se ha golpeado, erosionado y permitido que se den diferentes procesos de privatización en el ámbito industrial. Además, tiene que haber un gobierno que defienda cuestiones fundamentales como la sanidad,  la educación pública, etc. En última instancia, el próximo gobierno de Galicia tiene que defender nuestra identidad y nuestra posición como nacionalidad histórica en el conjunto del Estado. Que Galicia no tiene que ser ni más ni menos que Cataluña o el País Vasco, pero que tiene que estar en una posición central en la reconfiguración nacional en el conjunto del Estado español.

    —Ustedes, y mucha gente, denuncia que Feijóo ha recortado el sistema sanitario, que ha estado vinculado con narcotraficantes, como el caso de Marcial Dorado, pero aún así él sigue siendo un líder en Galicia y sigue acumulando la mayor cantidad de votos a su favor. ¿Cómo se explica?

    Hay algo que es fundamental: Feijóo no ha tenido una maquinaria de gobierno, sino que ha tenido en estos 10 años una costosísima maquinaria de propaganda, que además hemos pagado todos y todas con la financiación de medios privados por parte de la Xunta de Galicia.

    La gente tiene que entender, y hay que hacer pedagogía, que va a haber un gobierno de coalición sí o sí en Galicia. Puede ser un gobierno de coalición progresista, esperemos que liderado por Unidas Podemos y Galicia en Común, pero, si no, será un gobierno de coalición de Alberto Núñez Feijóo con Vox. Hay que recordar que esta semana Vox ha dicho que no presentaba candidato a la Xunta de Galicia, eso es porque es evidente que el candidato a la Xunta de Vox es Alberto Núñez Feijóo. También hay que decir que el balance del gobierno de Feijóo son 100.000 gallegos menos en política demográfica, un 10% de camas menos en políticas sanitarias y la destrucción sistemática de nuestro tejido productivo.

    —Hay dos escenarios para estas elecciones. Uno es la posible victoria del PP. ¿Qué significaría para Galicia y para el país si Feijóo mantiene la mayoría absoluta en el parlamento gallego y es reelegido presidente de la Xunta?

    No nos lo podemos permitir. No nos podemos permitir cuatro años más de políticas del PP que acabarían en un proceso de privatización de nuestra sanidad pública, abrir la vía para que con fondos públicos se financien universidades privadas. Estoy convencido que la sociedad gallega quiere y necesita un gobierno a la altura de una sociedad plural, rica y progresista.         

    —Ahora vayamos al segundo escenario: los socialistas en Galicia le arrebatan la mayoría absoluta a Feijóo y las fuerzas de izquierda obtienen otra cantidad importante de escaños.  ¿Qué viene después? ¿Qué alianzas tendrían previsto hacer para ganar la Xunta?

    Lo que viene después es un gobierno de coalición progresista que se parezca a Galicia. Nosotros asumimos el reto de construir ese gobierno. Nosotros, en Galicia en Común, decíamos en las elecciones generales que iba a haber un gobierno de coalición con Galicia adentro, sí o sí. Cumplimos, porque por un lado tenemos ese gobierno de coalición y por otro tenemos a una dirigente, a una referente nuestra, que es Yolanda Díaz, como ministra de Trabajo, que es la que probablemente esté llevando las políticas más avanzadas en el gobierno del Estado. Por lo tanto, soy claro en esto: solo con que haya un voto más para la izquierda, se acabó el tiempo de Feijóo en Galicia.

    —Pablo Casado y Núñez Feijóo hicieron públicas sus diferencias, especialmente en lo que tiene que ver con Vox y con la alianza que proponía Ciudadanos con el PP para Galicia. ¿Qué ven ustedes detrás de estas disputas, simples diferencias políticas o la lucha por el liderazgo de un partido y de una posible candidatura presidencial?

    Creo que en realidad es puro maquillaje y electoralismo, porque Feijóo no tendría la más mínima duda en pactar con Vox para mantener el gobierno. 

    También es evidente que Feijóo es el alumno aventajado de todo lo malo que tiene el Partido Popular, el alumno aventajado en hacer las políticas neoliberales más nocivas para la mayoría. Pero también es un alumno aventajado en corrupción o en vincularse con personajes próximos a la corrupción, como puede ser el narco Marcial Dorado o el directivo de Pemex, con el que se hizo una fotografía, y que ahora está encarcelado en México por corrupción. Esa es la fotografía de Feijóo. Para Casado, el escenario es negativo en cualquiera de los dos casos. Es negativo en el caso que gane Feijóo porque él va a intentar arrebatarle el liderazgo a Casado en el ámbito estatal, porque es evidente que en Galicia no le importa nada y lo único que quiere es utilizarla de trampolín. Y, si pierde Feijóo, será malo para Casado porque evidentemente se cierra la posibilidad de una mínima articulación de las derechas que pueda atacar al gobierno de coalición.

    —Santiago Abascal, líder de Vox, está haciendo todo lo posible para conseguir aunque sea un escaño en el parlamento gallego. Ya no promueven a sus candidatos, sino que venden la marca Vox. ¿Qué significaría que Vox entrara en el parlamento gallego así sea con un escaño?

    Es evidente que el gobierno de la Xunta estaría secuestrado por las políticas más conservadoras, más nocivas para lo público. Como ya dije, es más que evidente que el candidato de Vox para la Xunta es Alberto Núñez Feijóo, y por eso tenemos que movilizarnos ampliamente, no solo los progresistas, sino todos aquellos que estén cansados de que le cierren el centro de salud o la escuela a la que lleva a sus hijos. Lo que tenemos que hacer es salir a votar masivamente todos los demócratas para intentar que en Galicia no se pongan en marcha medidas como el pin parental u otras que no van solo contra unas minorías, sino que van contra la democracia.

    Etiquetas:
    izquierda, comicios, coalición, País Vasco, Galicia, elecciones
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook