En directo
    España
    URL corto
    0 70
    Síguenos en

    BARCELONA (Sputnik) — La Guardia Civil española desmanteló en la provincia de Málaga una instalación clandestina y subterránea dirigida por ucranianos, lituanos y británicos que fabricaba más de 3.500 cigarrillos por hora, la primera fábrica de este tipo detectada en Europa.

    "La Guardia Civil, en el marco de Europol, ha llevado a cabo la operación Hannibal, desarrollada íntegramente en la provincia de Málaga y mediante la que se ha conseguido desarticular una organización criminal compuesta por ciudadanos de origen británico, lituano y ucraniano, dedicada a la fabricación y comercialización ilícita de tabaco", informó el cuerpo policial a través de un comunicado.

    La operación se saldó con 20 detenidos, 13 registros domiciliarios y en varias naves industriales, así como la intervención de 153.000 cajetillas de tabaco que estaban preparadas para su venta.

    Los agentes desmantelaron una planta clandestina donde incautaron además 17.600 kilogramos de picadura de tabaco, 20 kilogramos de hachís y 144 kilogramos de marihuana.

    Esta organización criminal, formada principalmente por ciudadanos británicos, contaba además con miembros de nacionalidad lituana y ucraniana y desplegó enormes medidas de seguridad para evitar la detección por parte de las autoridades.

    Sin embargo, la Guardia Civil consiguió localizar esta fábrica clandestina de tabaco, que se encontraba bajo tierra y tenía la capacidad de producir más de 3.500 cigarrillos cada hora.

    Estas instalaciones subterráneas operaban gracias a un generador eléctrico de grandes dimensiones, a través del cual se generaba un circuito de aire en el interior de las mismas, y estaban construidas de forma insonorizada para evitar que el ruido de las máquinas operando saliera al exterior.

    En el interior de la nave, los agentes localizaron a seis trabajadores ucranianos que presentaban dificultades para respirar "en un ambiente totalmente insalubre", por lo que procedieron a su rescate.

    Los miembros de la organización criminal detenidos se negaron a colaborar con la Policía para hallar la fábrica subterránea, y tampoco mencionaron que en su interior permanecían varios trabajadores, cuya vida peligraba.

    "Si la fuerza actuante no hubiera localizado la fábrica clandestina a tiempo, la falta de oxígeno habría hecho que las condiciones de las instalaciones subterráneas fueran incompatibles para la vida de los trabajadores", destacó la Guardia Civil en su comunicado.

    La operación fue llevada a cabo por el Grupo de Delincuencia Económica de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil contó con la colaboración de autoridades policiales británicas, Europol y otros cuerpos extranjeros.

    Etiquetas:
    tabaco, Europa, ilegalidad, cigarillo, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook