En directo
    España
    URL corto
    0 51
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — Los agricultores y ganaderos de España continuaron con el ciclo de movilizaciones que empezaron el pasado 28 de enero para denunciar la situación de precariedad que atraviesan, lastrados por unos precios que no les permiten rentabilizar su actividad.

    "Los bajos precios del aceite están llevando ya a la quiebra técnica a numerosas explotaciones", denuncian desde la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores de Jaén, una provincia situada en Andalucía, al sur de España.

    Es precisamente en Jaén, la provincia que más aceite de oliva produce en el país, donde este 30 de enero se registraron las protestas más destacadas, con cientos de agricultores protagonizando cortes de distintas autovías mediante la quema de neumáticos.

    ​Del mismo modo, a lo largo del 30 de enero se produjeron protestas que sacaron a la calle a miles de agricultores en las ciudades castellano-leonesas de Salamanca, Zamora, Palencia y Burgos.

    Estas protestas llegan un día después de que más de 7.000 manifestantes se concentraran en un pueblo de Badajoz (Extremadura) a las puertas de una feria agrícola, donde se produjeron enfrentamientos con la policía, que realizó cargas para dispersar a los trabajadores del campo.

    ​El Ministro de Agricultura, Luis Planas, lamentó este 30 de enero los enfrentamientos e hizo un llamamiento a que los trabajadores del campo ejerzan su derecho a la protesta de forma pacífica porque "el derecho de libre expresión no debe conllevar ninguna actitud violenta".

    Además, Planas aprovechó para decir que comprende la preocupación de agricultores y ganaderos por los bajos precios de las producciones, aunque advirtió que "la administración no puede fijar ningún precio".

    Según explicó, su departamento trabaja con la intención de que "este problema de los precios se pueda limitar" pero añade que su capacidad de actuación es reducida por el efecto de "las leyes de la oferta y la demanda".

    Por ello, el ministro centró su apuesta en conseguir un buen acuerdo en el marco de la Unión Europea para que la Política Agraria Común (PAC) proporcione "mecanismos de apoyo suficientes" con los que atajar el problema.

    Según refleja un manifiesto de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), los motivos que llevan a la protesta son "la falta de precios justos", la "subida de los costes de producción" y "los recortes en las ayudas".

    ​"Los agricultores y ganaderos no obtienen un precio justo por sus productos que les permita alcanzar una mínima rentabilidad", señala el manifiesto, en el que se indica que el sector se ve obligado a "vender por debajo de sus cortes", lo que "ahoga a los productores de forma sangrante, hundiendo sus posibilidades de futuro y abocando al cierre a muchas explotaciones".

    Del mismo modo, los agricultores cargan contra "barreras comerciales", entre las que enumeran, de forma específica "el veto ruso, el Brexit o los aranceles de Trump".

    "Somos un actor clave en el futuro de la sociedad, pero no somos valorados como tal. Sin nosotros, no hay alimentos. Sin nosotros, no habrá un medio rural vivo y con futuro", denuncian.

    Tras tres días de protestas en el que los agricultores consiguieron visibilizar su problemática, la intención del sector es seguir movilizados durante todo el mes de febrero, en el que ya hay previstas diversas convocatorias en todo el país, destacando una manifestación frente al Ministerio de Agricultura en Madrid el próximo día 5.

    Etiquetas:
    agricultura, protestas, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook