En directo
    España
    URL corto
    La investidura de Pedro Sánchez (2020) (33)
    332
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — Los partidos de derecha que impidieron con sus votos la investidura del líder socialista Pedro Sánchez como presidente del Gobierno certificaron su oposición total al futuro Ejecutivo español, que arrancará si prospera en una segunda votación la investidura del candidato.

    El candidato del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) Pedro Sánchez será previsiblemente investido como presidente de España el martes 7 de enero en una segunda vuelta que le valdrá la confianza de la Cámara gracias a una mayoría simple, tras no conseguir la mayoría absoluta este 5 de enero.

    Si Sánchez es elegido presidente en la segunda ronda de votación arrancará en España un Gobierno de coalición progresista encabezado por el PSOE y la formación Unidas Podemos, que cuenta con el absoluto desacuerdo de la derecha española.

    "El PSOE y Pedro Sánchez pactaron con aquellos con los que habían prometido no pactar. A todos los que le han dado el acta de manera ilegítima van a alumbrar en 48 horas un Gobierno ilegítimo" sostuvo el líder de la ultraderecha española de Vox, Santiago Abascal, después de una sesión de investidura en el Congreso que muchos diputados calificaron de "brusca" y "tensa".

    Las fuerzas políticas de derecha expresaron dentro y fuera del hemiciclo su malestar ante los acuerdos que el PSOE forjó para garantizar el éxito de la investidura con formaciones progresistas y nacionalistas, un camino que el partido socialista había evitado antes de las elecciones del pasado 10 de noviembre.

    "Pedro Sánchez ha engañado a todos los españoles. Dijo que no podía dormir [si pactaba con Podemos], que no pactaría con Esquerra Republicana (ERC), y tomó la decisión de abrazar ese pacto al día siguiente de las elecciones sin contar con ninguna otra fuerza", sostuvo el dirigente de la ultraderecha en este sentido.

    Abascal prometió tras la sesión del Congreso que "Vox hará una oposición sin cuartel" al PSOE y a Sánchez y llamó a los ciudadanos a movilizarse "en todas las plazas de España" en contra del Gobierno progresista.

    Pedro Sánchez no alcanzó en la primera votación de la sesión de investidura la mayoría absoluta de 176 escaños para convertirse en presidente de España, aunque los 166 votos a favor frente a 165 en contra permitirán que sea investido en una segunda ronda.

    "Jamás apoyaremos un Gobierno que ha vendido España y sus principios a independentistas y proetarras", afirmó por su parte la dirigente y diputada del conservador Partido Popular (PP) Ana Beltrán, que a través de las redes sociales insistió en el rechazo a los acuerdos con los independentisas catalanes y vascos.

    ​Desde la derecha vieron "intolerable" el discurso en el Congreso de los nacionalistas del País Vasco, a los que afean sus conexiones históricas con la extinta formación terrorista ETA.

    De la misma forma, Santiago Abascal criticó a un "PSOE arrastrado ante el golpismo catalán y rendido en la defensa de la Constitución", por la promesa de Sánchez a los independentistas de Cataluña de establecer una mesa bilateral de negociación.

    Presión para boicotear la investidura de Sánchez

    A su vez, diputados de distintos partidos políticos españoles de carácter progresista denunciaron estar recibiendo presiones para romper la disciplina de voto de sus grupos y boicotear la investidura.

    "Nosotros lo tenemos muy claro, todos vamos a votar a favor y no aceptamos ningún tipo de presiones", dijo la ministra de Defensa en funciones y diputada del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Margarita Robles.

    Varios diputados progresistas denunciaron en las últimas horas estar recibiendo presiones tanto de forma pública como privada votar en contra de la investidura pese a los acuerdos suscritos por sus partidos.

    En ese sentido, la portavoz del grupo liberal Ciudadanos, Inés Arrimadas, hizo un llamamiento público desde la tribuna del Congreso a los parlamentarios del PSOE —el partido de Sánchez— para boicotear la investidura.

    En concreto, les pidió seguir el ejemplo de Ana Oramas, diputada de la formación regionalista Coalición Canaria, que romperá la disciplina de voto de su partido para oponerse a la investidura.

    “¿No hay ni un solo valiente entre toda la bancada socialista que cambie su voto como hoy ha hecho Ana Oramas?, dijo Arrimadas.

    "Sabemos cuál es la intención de Sánchez con esta legislatura: dividir a los españoles, volver a poner fronteras y criminalizar y llamar fachas a los que no vamos a dar apoyo a este Gobierno" aseguró Arrimadas.

    Además de estas presiones públicas, Margarita Robles aseguró que algunos diputados están recibiendo presiones de forma privada e incluso amenazas o insultos personales, algo corroborado por otros parlamentarios.

    Tomás Guitarte, diputado de Teruel Existe, asegura estar sufriendo una "presión tremenda" para cambiar el sentido de su voto.

    En el pueblo natal de este diputado —Cutanda, situado en la provincia de Teruel— aparecieron en las últimas horas múltiples pintadas firmadas por la organización de extrema derecha Democracia Nacional Joven en las que se le llama "traidor" y "fraude".

    Dada la actual correlación de fuerzas en el Congreso, bastaría con que sólo uno de los diputados situados en el 'sí' o en la abstención cambiasen su voto a un 'no' para tumbar la investidura de Sánchez el próximo 7 de enero.

    Esta circunstancia, sumada a los sucesos de las últimas horas, despertó el fantasma del 'tamayazo', un célebre episodio de la política española que impidió en 2003 la investidura de un candidato socialista —Rafael Simancas, actual diputado y cercano colaborador de Sánchez— como presidente de la Comunidad de Madrid después de que dos parlamentarios tránsfugas de su propio grupo se negaran a apoyarle.

    "No sé con qué tipo de diputados está acostumbrada a tratar usted, pero los de esta Cámara ni son arribistas ni tránsfugas. Si pensaba traer una bolsa con dinero se lo vamos a ahorrar", dijo este 5 de enero Adriana Lastra, portavoz del PSOE que afeó a Arrimadas su intento de activar un 'tamayazo'.

    Victoria Rosell, diputada de Unidas Podemos, calificó como "poco dignas de una democracia" las "presiones" vistas en las últimas horas, que a su modo de ver responden a una percepción patrimonialista del poder por parte de la derecha.

    Las alocuciones que la derecha dedicó a Sánchez y el elevado tono del debate de investidura auguran que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos contará con una firme oposición que sus opositores prometen extender a las calles y a los tribunales.

    Tema:
    La investidura de Pedro Sánchez (2020) (33)
    Etiquetas:
    gobierno, investidura, España, Pedro Sánchez
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook