04:30 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    España
    URL corto
    La investidura de Pedro Sánchez (2020) (33)
    3293
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — El líder de la formación izquierdista Unidas Podemos, Pablo Iglesias, celebró que la inminente investidura del socialdemócrata Pedro Sánchez servirá para que España tenga un gobierno progresista que trabajará para revertir la regresión en derechos y libertades que a su modo de ver sufrió el país en la última década.

    "Pedro, estarás al frente de una coalición progresista histórica y para nosotros será un honor caminar junto a vosotros. Sí se puede, adelante presidente", dijo durante el debate de investidura Pablo Iglesias, que será el vicepresidente de Sánchez una vez reciba el encargo del Congreso de los Diputado para formar Gobierno, algo que no se consumará hasta el próximo martes.

    Sánchez e Iglesias alcanzaron un acuerdo para formar un Gobierno de coalición —el primero en la historia reciente de España— tras las elecciones del 10 de noviembre.

    Ese Gobierno tendrá un programa de un marcado carácter progresista, cimentado en lo que el propio Pedro Sánchez bautizó como un "patriotismo social" que buscará aumentar la presión fiscal a las rentas más altas para incrementar las inversiones sociales.

    Del mismo modo, el programa conjunto de PSOE-UP se compromete a derogar la Ley Mordaza aprobada por el conservador Mariano Rajoy y a asumir que la crisis territorial en Cataluña es un "conflicto político" que deberá solucionarse por vías democráticas negociadas con el independentismo.

    En su intervención en el debate de investidura que se celebra este 4 de enero, Iglesias afirmó que uno de los principales objetivos del futuro Gobierno de España será "reconstruir" los "derechos y libertades arrebatados a los ciudadanos en la última década".

    No obstante, prometió que el Ejecutivo no se detendrá ahí, ya que también trabajará por "construir nuevos derechos".

    Iglesias lamentó que la derecha haya calificado de "traición" que el próximo Gobierno de España vaya a formarse gracias a la abstención de independentistas vascos y catalanes, algo a lo que respondió afirmando que el germen del conflicto territorial se encuentra en la "incapcidad" de los conservadores para "reconocer la diversidad de nuestra patria".

    Del mismo modo, argumentó que "una traición es atacar los derechos de los trabajadores, vender vivienda pública a fondos buitres, privatizar los servicios públicos", por lo que manifestó su deseo de que la legislatura sirva para "reparar sus traiciones [de la derecha] a la patria".

    A su modo de ver, los duros ataques vertidos por la derecha y la ultraderecha contra el próximo Gobierno demuestran que "para ellos las instituciones tienen un carácter instrumental" porque "sólo las reconocen si tienen el poder".

    En ese sentido, Iglesias dijo ser consciente de que el Gobierno de coalición progresista estará en todo momento en el punto de mira de "los reaccionarios".

    "El próximo Gobierno tendrá muchos enemigos; tendrá en contra a poderes económicos y financieros con sus brazos mediáticos preparados para combatir; habrá quizás también algaradas callejeras y puede que también haya algunos togados que pongan por delante su ideología reaccionaria respecto al derecho", afirmó.

    Pese a esas dificultades, Iglesias se mostró ilusionado con su entrada del Gobierno y defendió que, en un contexto político tan complicado como el actual, "la justicia social es la mejor manera de combatir a la ultraderecha".

    Una de las notas destacadas del discurso de Iglesias fue que, además de agradecer a Sánchez y al PSOE los esfuerzos para lograr el acuerdo de Gobierno, el futuro vicepresidente también hizo extensible ese agradecimiento a los líderes catalanes que se encuentran "presos y exiliados".

    "Algunos de ellos incluso desde la prisión han trabajado para defender el diálogo, y desde esta tribuna quiero darles las gracias", señaló.

    Tras Pablo Iglesias tomó la palabra Alberto Garzón, un destacado dirigente comunista que se integra en Unidos Podemos a través de la formación Izquierda Unida, en la que, a su vez, participa el Partido Comunista de España.

    El discurso de Garzón que está entre las quinielas de posibles ministros del futuro Gobierno sirvió para ejemplificar la intención de las izquierdas españolas de unirse ante los ataques de la derecha.

    A lo largo de la mañana, el líder del conservador Partido Popular, Pablo Casado, cargó en distintas ocasiones contra el futuro Gobierno afirmando que será "el Ejecutivo más radical de nuestra historia democrática, con comunistas, asesores de dictadores bananeros (…) y separatistas".

    Garzón respondió a Casado mostrándose "contento y orgulloso de pertenecer al Partido Comunista de España, sin el que no se entendería la democracia española ni la Constitución de 1978".

    Esta frase fue aplaudida con entusiasmo por la bancada de Unidas Podemos, pero, sorpresivamente, también fue aplaudida por el PSOE y por el propio Sánchez.

    Después de los discursos de sus socios, Sánchez tomo la palabra para declararse satisfecho por que las izquierdas españolas hayan sido capaces de ponerse de acuerdo "por primera vez en décadas" tras pasar la mayor parte de 2019 "confrontando electoralmente".

    Ahora, 2020 abre una nueva página que Sánchez afronta "francamente ilusionado".

    Tema:
    La investidura de Pedro Sánchez (2020) (33)
    Etiquetas:
    investidura, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook