02:59 GMT +308 Diciembre 2019
En directo
    Protestas de los independentistas catalanes en España

    Tras un mes de protestas, los independentistas catalanes prometen seguir movilizándose

    © REUTERS / Juan Medina
    España
    URL corto
    La sentencia a los líderes del 'procés' provoca una nueva oleada de protestas en Cataluña (127)
    0 12
    Síguenos en

    BARCELONA (Sputnik) — Después de 31 días de protestas casi constantes tras la sentencia del Tribunal Supremo contra políticos catalanes, los principales movimientos independentistas prometen seguir alterando la normalidad en Cataluña.

    Más de 200 detenidos, 600 heridos y al menos 130 personas que pasaron a disposición judicial, es el balance que deja un mes de intensas protestas que redujeron su intensidad en los últimos días, pero siguen produciéndose a diario.

    "Es un escenario muy incierto. El dispositivo que había operativo sigue activo, aunque sin la maximización de efectivos de las últimas semanas. No descartamos que continúen los disturbios porque las organizaciones ya han dicho que seguirán", aseguran a Sputnik fuentes del sindicato mayoritario de los Mossos d'Esquadra, la policía autonómica catalana.

    Tanto los Comités de Defensa por la República (CDR) como el Tsunami Democrático, las principales iniciativas de movilización independentista, advirtieron que no pondrán fin a sus acciones reivindicativas en un futuro cercano.

    "Mientras no podamos ejercer el derecho a la autodeterminación, habrá caos. Independencia o barbarie", anunciaban los CDR en un comunicado donde aseguraron que "esta será la situación" hasta que se cumplan sus exigencias.

    El 14 de octubre, la sentencia del Tribunal Supremo contra varios líderes y políticos independentistas a penas de entre 9 y 13 años de cárcel desencadenó una oleada de protestas en toda Cataluña que todavía no ve su fin.

    Ese mismo día, una protesta multitudinaria por la decisión del tribunal español ocupó el aeropuerto de Barcelona y obligó a cancelar más de un centenar de vuelos.

    Desde entonces, la capital catalana y otras ciudades fueron escenario de manifestaciones, muchas de las cuales se realizaron con el objetivo de obtener atención internacional, como afirmaron desde las mismas organizaciones convocantes.

    Los cortes de carretera se reprodujeron prácticamente a diario en diferentes puntos de Cataluña, aunque el episodio más intenso fue el del bloqueo de la vía que pasa por la frontera entre Francia y España durante dos días, en el que tuvo que intervenir la policía francesa y se saldó con 19 detenidos.

    También se produjeron numerosos sabotajes en la circulación de la red catalana de trenes, y se intentó ocupar en distintas ocasiones la Estación de Sants de Barcelona.

    La concentración más multitudinaria tuvo lugar el 18 de octubre, cuando más de 500.000 personas llegaron caminando a Barcelona desde varios puntos de Cataluña para manifestarse en una jornada que los sindicatos soberanistas declararon como huelga general.

    Los independentistas protestaron día tras día, a veces en circunstancias puntuales, como la visita del entonces presidente en funciones, Pedro Sánchez, el 21 de octubre; la del Rey Felipe VI, el pasado 4 de noviembre; o el día de reflexión antes de las elecciones del 10 de noviembre.

    No obstante, las imágenes más polémicas fueron las de repetidas noches de disturbios en la Plaza Urquinaona de Barcelona, que se convirtió en escenario de fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y agentes de los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional.

    "Si se hubiera condenado sin paliativos la violencia, habríamos evitado algunas de las situaciones que hemos visto en los últimos días", recriminan desde los sindicatos de policías, que vieron cuestionada la proporcionalidad de sus actuaciones, en las cuales hasta cuatro personas perdieron la visión de un ojo.

    En total, los manifestantes provocaron daños valorados por el Ayuntamiento de Barcelona en 3,1 millones de euros, incluyendo la retirada de adoquines del pavimento y la quema de más de 1.000 contenedores de basura.

    "Es una situación a la que no le veo una solución a corto plazo" dice a Sputnik el experto en grupos urbanos violentos Joan Caballero, que tras analizar las protestas de los últimos días asegura que algunos de los integrantes cuentan con años de bagaje en movilizaciones.

    "Hay gente que está convencida de que este es un momento histórico y que van a cambiarlo, y contra esto no se puede luchar", razona este analista del Centro de Estudios e Iniciativas sobre Discriminación (CEIDIV).

    Su tesis es que, aunque estos grupos reclaman principalmente la independencia, el descontento general de la población catalana tiene que ver con otros factores: "es ira contra trabajos mal pagados, sin perspectivas de futuro, contra la corrupción política".

    Tanto los CDR como el Tsunami Democrático han avisado que no pararán de movilizarse hasta que se cumplan sus exigencias, entre las que se encuentra la amnistía de los políticos y los presos tras los disturbios, la retirada de los cuerpos de seguridad españoles, y la destitución del responsable de los Mossos d'Esquadra.

    "Hace un mes que marcamos un camino sin retorno. 31 días en las calles de todo el territorio. Solo podemos dar un paso adelante" aseguran en la víspera de un "bloqueo general" convocado para este fin de semana.
    Tema:
    La sentencia a los líderes del 'procés' provoca una nueva oleada de protestas en Cataluña (127)
    Etiquetas:
    movilizaciones, manifestaciones de protesta, sentencia, independentistas, España, Cataluña, protestas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik