05:40 GMT +320 Noviembre 2019
En directo
    Santiago Abascal, presidente del partido Vox

    Santiago Abascal: la extrema derecha se asienta en el Parlamento español

    © AP Photo / Gogo Lobato
    España
    URL corto
    Las elecciones generales en España del 10N (81)
    130
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — La formación ultraderechista Vox prevé experimentar un importante ascenso en las elecciones del próximo 10 de noviembre en España, ratificando que la extrema derecha dirigida por Santiago Abascal (Bilbao, 1976) ha llegado al Congreso de los Diputados para quedarse.

    A pesar del favorable augurio para Vox en los recientes sondeos, dado que muchas encuestas le sitúan ya como tercera fuerza en el Parlamento a partir de las próximas elecciones, Santiago Abascal Conde, presidente de la formación desde 2014, pidió en un mitin de campaña en Sevilla "no venirse arriba" porque "esta va a ser una batalla larga".

    Desde que fue elegido para dirigir el partido con el 91% de los votos, el hasta entonces secretario general de Vox ha logrado penetrar con fuerza en el Congreso, y en los comicios del 28 de abril de 2019 recogió 24 escaños, situándose como quinta fuerza en España.

    Antes de eso, el partido nacido en 2013 sólo había logrado representación parlamentaria en las elecciones autonómicas de Andalucía, en diciembre de 2018, donde irrumpió en el Parlamento con 12 escaños.

    Con el objetivo de "transformar España", el Vox de Abascal sigue creciendo y aspira a sobrepasar a Ciudadanos y Unidas Podemos para convertirse en la tercera fuerza política del país.

    La vida de Abascal estuvo siempre ligada a la derecha, en concreto al Partido Popular, formación en la que su familia ocupó cargos políticos desde la época de la dictadura de Francisco Franco.

    El líder de Vox se crió en Amurrio, un pequeño pueblo de Álava en el que su abuelo fue alcalde en tiempos franquistas.

    Su padre, con quien compartió nombre, también protagonizó una larga vida de militancia en el Partido Popular de Álava, donde desempeñó varios cargos durante los años de más presencia de la organización terrorista ETA, que tuvo en el punto de mira a su familia.

    Así, el terrorismo marcó la militancia de Abascal, quien se afilió a los populares con 18 años y con 23 accedió por primera vez a un cargo público como concejal de un pueblo alavés que entonces gobernaban los independentistas vascos.

    Más tarde, llegó a ocupar un asiento en el Parlamento del País Vasco, donde fue diputado entre 2004 y 2009.

    Ávido opositor al sistema de comunidades autónomas y defensor de la "unidad" de España, Abascal promovió y dirigió durante 12 años la Fundación para la Defensa de la Nación Española.

    En 2013 anunció el fin de sus dos décadas de militancia en el Partido Popular, tras mostrarse muy crítico con la actuación del gobierno de Mariano Rajoy frente al terrorismo de ETA.

    Desde su entrada a Vox, el político se ha caracterizado por su discurso xenófobo, su desacreditación a las autonomías y su lucha contra el nacionalismo vasco y el independentismo catalán.

    En sus inicios como presidente de la formación de ultraderecha ya acusaba a los políticos independentistas de planear un "golpe de Estado", como se refería al referéndum de autodeterminación para separar a Cataluña de España, que todavía entonces no se había producido.

    Su fuerte discurso contra el independentismo le sirvió para seducir a parte del electorado del Partido Popular, al que se refiere como la "derechita cobarde", y Ciudadanos para hacerse un hueco en los parlamentos españoles y más tarde en el Congreso.

    En su ideario político entran también la férrea defensa de la familia tradicional, aunque está divorciado, y el rechazo a los inmigrantes y los colectivos feministas, a quienes la formación se ha llegado a referir como "feminazis".

    Los sondeos pronostican que Vox volverá a protagonizar un meteórico ascenso este 11 de noviembre, ya que algunos otorgan a la formación de extrema derecha el doble de escaños que en los comicios del pasado abril, situándola cerca de los 50.

    Erigidos como líderes del antiprogresismo, Santiago Abascal y su formación aprovecharán las segundas elecciones de este año para afianzar su lugar dentro del escenario parlamentario español, en unos comicios donde el centro de debate no ha sido ni la economía ni las políticas sociales, sino la crisis política en Cataluña que tanto ha protagonizado el discurso de Vox en los últimos años.

    Tema:
    Las elecciones generales en España del 10N (81)
    Etiquetas:
    Congreso de los Diputados de España, partidos, candidatos, elecciones, España, derecha, VOX, Santiago Abascal
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik