18:39 GMT +317 Noviembre 2019
En directo
    El mitin en España (archivo)

    España se encamina a una campaña en la que Cataluña lo eclipsará todo

    © Sputnik / Alejandro Martinez Velez
    España
    URL corto
    Las elecciones generales en España del 10N (80)
    122
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — España celebrará el próximo 10 de noviembre sus cuartas elecciones en cuatro años, unos comicios que llegan tras la incapacidad de los partidos políticos para formar gobierno en la pasada legislatura y cuya campaña electoral estará marcada irremediablemente por los recientes acontecimientos en Cataluña.

    "En un principio el eje de debate natural de la campaña iba a ser cómo sortear el bloqueo político y la ingobernabilidad de la pasada legislatura, pero eso se ha visto alterado por los sucesos en Cataluña, así que ahora todo girará en torno a la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes independentistas y sus consecuencias, como los disturbios de los últimos días", explica en declaraciones a Sputnik el politólogo Carlos Fernández Esquer, de la Universidad Autónoma de Madrid.

    En la madrugada del 31 de octubre comienza de forma oficial la campaña electoral, que al enmarcase en una repetición de los comicios celebrados en abril tendrá un formato reducido de ocho días, en lugar de los 15 habituales.

    Cataluña a debate

    Pese a que la campaña no arrancó oficialmente, los principales líderes políticos del país llevan meses pugnando por ganarse el favor de los electores en un país que pasa por un importante momento de agitación política tras la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes independentistas catalanes.

    El pasado 14 de octubre el alto tribunal sentenció a 12 líderes independentistas catalanes (nueve ellos con penas de prisión) como culpables de delitos de sedición, malversación y desobediencia por buscar la separación de Cataluña respecto a España mediante el referéndum unilateral del 1 de octubre de 2017.

    La sentencia desató una oleada de protestas en Cataluña que en ocasiones devinieron en importantes disturbios, dejando un balance de 209 detenciones y 623 personas heridas, casi la mitad de ellos policías.

    Manifestantes con una imagen de Francisco Franco y bandera de España
    © REUTERS / Susana Vera
    La ciudadanía irá a votar con el ánimo encendido tras semanas en las que prácticamente todas las televisiones del país emitieron de forma ininterrumpida imágenes de los disturbios en Cataluña, con excepción del día en el que se exhumó al dictador Francisco Franco.

    Además, los colectivos independentistas persisten en su intención de mantener una movilización continúa durante la campaña, hasta el punto de que ya hay convocadas concentraciones incluso para la jornada de reflexión.

    "El tema de Cataluña afectará muchísimo a la campaña tanto entre aquellos que piensan que una solución dura es la más factible como en aquellos favorables a una negociación para apaciguar la situación", señala Ernesto Pascual, profesor de Ciencia Política en la Universitat Oberta de Catalunya.

    Según el análisis de este experto "los desórdenes públicos que pueda haber durante la semana de campaña y sobre todo en las acciones previstas para la jornada de reflexión tendrán que ver mucho con el voto final de los indecisos".

    PSOE vs PP

    Por el momento, el favorito en las encuestas es el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que lidera el actual presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que también resultó ganador de los comicios de abril aunque fue incapaz de conseguir apoyos para gobernar.

    Los sondeos sitúan en segunda posición al conservador Partido Popular (PP), que tras la debacle electoral del pasado mes de abril espera salir reforzado de la repetición de las votaciones.

    Los expertos consultados por Sputnik señalan que el marco de debate generado por la situación catalana beneficia enormemente a estos partidos.

    Por un lado Sánchez puede utilizar su actual posición de poder para reforzar su imagen de hombre de Estado ante la situación de crisis y, por otro, el candidato del Partido Popular (Pablo Casado) puede, desde la oposición, pedir medidas más duras en el campo del orden público, como su recurrente petición de activar la Ley de Seguridad Nacional.

    Mientras tanto, otros actores que ocupan posiciones más dialogantes respecto al independentismo catalán como la coalición izquierdista Unidas Podemos (tercera en las encuestas) o su escisión Más País (que se presenta como una candidatura verde para ensanchar el espacio progresista) quedan fuera de juego si Cataluña centra el debate.

    De hecho, los expertos subrayan que la polarización del debate en torno a Cataluña puede servir de impulso para la formación ultraderechista Vox, instalado ya prácticamente como un actor más de la política española pese al terremoto que supuso su irrupción al inicio de 2019.

    "Parece que como Vox no cumplió con las expectativas que le daban las encuestas para las elecciones de abril de 2019, mucha gente les dio por amortizados y dejó de prestarles atención. Lejos de esto, parece que sería junto al Partido Popular el principal beneficiado de la repetición de elecciones en este contexto, en el que el conflicto catalán está muy exacerbado", señala Carlos Fernández Esquer.

    Además de la amenaza de crecimiento de la ultraderecha, los politólogos señalan que una campaña centrada en la polarización en torno a la cuestión catalana dejará de lado temas claves para España, como el escenario de desaceleración económica al que se dirige el país, lo que ya está haciendo que Bruselas pida ajustes a Madrid.

    "En este momento Cataluña es un tema de discusión enorme que además favorece a los dos partidos más grandes, por lo que no se está poniendo la vista en lo que será un problema mayor: la ralentización del crecimiento en España, las consecuencias que puede traer y cómo vamos a trabajar para paliarlas", apunta Ernesto Pascual.

    Las alianzas

    Pese a que apenas han pasado seis meses desde las elecciones de abril, el escenario político general es muy distinto al de entonces y los expertos, con las encuestas en la mano, no se atreven a pronosticar si se producirá una mayoría de izquierdas o de derechas.

    "Si se confirman las encuestas no va a haber ninguna mayoría clara y la lógica de pactos va a ser bastante endiablada", señala Carlos Fernández Esquer, que apunta a que se dan incluso las condiciones para que se supere la lógica de bloques que en otras ocasiones impidió a formaciones de izquierda buscar pactos con otros de derecha, y viceversa.

    El principal síntoma de ello —prosigue— es que la formación liberal Ciudadanos (cuarta en las encuestas) levantó el veto que impuso durante la pasada legislatura a pactar con Sánchez.

    Por su parte, Ernesto Pascual apunta a que la crisis catalana puede convertirse en la excusa perfecta para que PSOE y PP busquen puntos de encuentro que les permitan, si no formar una gran coalición a la alemana, buscar al menos pactos para desbloquear la formación de gobierno.

    "Lo que el electorado quiere es un Gobierno ya, y eso es un motivo que impulsará a los partidos a romper la lógica de bloques", apunta antes de subrayar que "desde el principio la idea del PSOE y del PP era volver al bipartidismo" y "en este caso pueden buscar fórmulas para entenderse apelando a la cuestión de Cataluña".

    En cualquier caso, los expertos prefieren ser cautelosos antes de anticipar cuál puede ser la política de pactos de los actores políticos porque éstos se guardarán sus cartas hasta poder analizar todos los movimientos posibles en base a los resultados finales.

    En estas elecciones, las cuartas en cuatro años, jugará además un importante papel el nivel de abstención, ya que lo habitual es que en escenarios de repetición electoral se produzca una reducción de la participación, que en abril fue especialmente alta (71,76%).

    Sin embargo, la agitación política de las últimas semanas puede actuar como antídoto ante el efecto desmovilizador de la repetición electoral, por lo que es difícil adelantar cuál será la reacción del electorado.

    "Es algo que está ocurriendo en todo el mundo, pero de forma particular en España; la política se está acelerando y las etapas se queman muy rápido, por lo que cada vez resulta más difícil hacer predicciones", concluye Fernández Esquer.
    Tema:
    Las elecciones generales en España del 10N (80)
    Etiquetas:
    VOX, Ciudadanos, Unidas Podemos, PSOE, Podemos, elecciones presidenciales, política, España, Cataluña
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik