Widgets Magazine
20:06 GMT +322 Octubre 2019
En directo
    Quim Torra, el presidente del Gobierno catalán

    Fracasa la moción de censura contra el presidente catalán

    © REUTERS / Albert Gea
    España
    URL corto
    0 265
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — El Parlamento de Cataluña rechazó la moción de censura presentada por el partido liberal Ciudadanos contra el presidente del Gobierno catalán, el independentista Quim Torra.

    La moción fue rechazada con 76 votos en contra, 17 abstenciones y 40 votos a favor.

    La propuesta fue apoyada únicamente por los 36 diputados con los que cuenta el grupo parlamentario de Ciudadanos y con otros cuatro, procedentes del conservador Partido Popular.

    En cambio, la propuesta fue rechazada por los 68 diputados que forman parte del bloque independentista e incluso por otras formaciones no independentistas, ya que los ocho diputados con los que cuenta la rama catalana de Podemos también votó en contra.

    Además, los 17 diputados que componen el grupo del Partido de los Socialistas Catalanes (PSC) —formación hermana del PSOE de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español— se desvincularon de la propuesta optando por la abstención.

    En España las mociones de censura tienen un carácter propositivo, por lo que, además de remover a las personas en el poder, este tipo de iniciativas deben incluir una candidatura alternativa para ocupar su puesto.

    En esta ocasión, la moción de censura situaba como candidata alternativa a Lorena Roldán, la líder de Ciudadanos en el Parlamento de Cataluña, que se presentó a la sesión sabiendo que no disponía de los apoyos necesarios para el triunfo de la iniciativa.

    Obligación moral

    Durante el debate previo a la votación, Lorena Roldán defendió que la censura a Torra es una "obligación moral" tras los acontecimientos que sacudieron recientemente la política catalana.

    Entre esos acontecimientos, el discurso de Roldán se centró especialmente en recordar la detención de siete activistas independentistas por la supuesta planificación de acciones terroristas para protestar contra la inminente sentencia del Tribunal Supremo contra los responsables políticos del referéndum unilateral del 1 de octubre de 2017.

    En distintas ocasiones Roldán lamentó la posición adoptada por Torra ante esas detenciones, de las que el presidente catalán dijo que se enmarcaban dentro de una campaña para desprestigiar al movimiento independentista por parte del Estado español.

    "Esta moción es para recuperar la convivencia y erradicar la violencia", aseguró Roldán, que en múltiples ocasiones acusó a Torra de "jalear a los violentos".

    Además, Roldán defendió la necesidad de la moción de censura asegurando que su aprobación supondría una herida de muerte para el proyecto independentista.

    "No está escrito en ningún lugar que los catalanes tengamos que aguantar esta losa del proceso independentista como si fuera la roca de Sísifo; hoy podemos cambiarlo", dijo.

    Torra no habló

    El principal aludido por la moción de censura, Quim Torra, se abstuvo de tomar la palabra durante el debate previo a la votación y delegó la labor de responder sobre Meritxell Budó, consejera de Presidencia del Gobierno catalán.

    En su turno de respuesta, Budó acusó a Ciudadanos de hacer un uso "interesado y fraudulento" de las instituciones al presentar una moción de censura a sabiendas de que no contaba con una mayoría suficiente para aprobarla.

    Las formaciones independentistas, además, aprovecharon la ocasión para negar las acusaciones de Roldán sobre su presunta complicidad con movimientos violentos.

    "Le pido que deje de comparar el independentismo con el terrorismo. Somos gente de paz. No lo haga nunca más", dijo Albert Batet, portavoz de JxCAT, el partido de Torra.

    Del mismo modo, Sergi Sabriá, portavoz de ERC —el otro partido independentista que forma parte del Gobierno catalán—, aseguró que el independentismo "siempre defenderá las vías pacíficas".

    El rechazo del PSC

    Durante el desarrollo del debate, además de enfrentarse con los portavoces independentistas, Lorena Roldán mantuvo un acalorado enfrentamiento verbal con Miquel Iceta, líder del PSC, que rechazó la moción pese formar parte del llamado bloque "constitucionalista" español.

    "Ustedes han presentado una moción de censura que sabía que estaba condenada al fracaso", lamentó Iceta, que acusó a Roldán de utilizar la cámara para llevar a cabo una "maniobra propagandística" con la vista puesta en las próximas elecciones.

    Iceta reprochó a Roldan la presentación de una moción para la que "no dan los números" y, sobre todo, le echó en cara que esta maniobra se llevó a cabo sin ni siquiera consultar al resto de partidos para intentar coordinar esfuerzos contra Torra, al que se refirió como un presidente "censurable".

    "Esta no es una cuestión de números, es una cuestión de decencia moral", respondió Roldán, que en repetidas ocasiones defendió la idoneidad de la iniciativa pese a la falta de apoyos.

    El único partido que se posicionó junto a Ciudadanos fue el conservador Partido Popular, cuyo portavoz celebró la presentación de la iniciativa pese al fracaso de la votación.

    "Ganaremos el debate aunque perderemos la votación", dijo Alejandro Fernández, portavoz del Partido Popular, que pese a ser el primer partido de la oposición en España, en Cataluña es uno de los grupos con menor representación, contando con solo cuatro diputados.

    Aunque la moción de censura nunca tuvo visos de triunfar, el mero hecho de su presentación y el desarrollo del debate fueron un reflejo del clima de división y tensión política con la que Cataluña afronta la inminente sentencia del Tribunal Supremo contra los responsables del referéndum.

    Etiquetas:
    moción de censura, Quim Torra, Cataluña, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik