02:28 GMT +321 Noviembre 2019
En directo
    El Valle de los Caídos, España

    "El Valle de los Caídos es más que la tumba de Franco, es la petrificación del franquismo"

    © AFP 2019 / Oscar del Pozo
    España
    URL corto
    2101
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — La decisión del Tribunal Supremo de avalar la exhumación del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos es una buena noticia pero llega tarde y es insuficiente, pues también se deben sacar los cuerpos de las miles de víctimas que se encuentran allí enteradas, afirmó a Sputnik la historiadora Queralt Solé.

    "Espero que la exhumación de Franco no comporte que se olvide lo que es el Valle de los Caídos; es más que la tumba de Franco, es la petrificación misma del franquismo, y miles de personas siguen enterradas allí", afirma esta académica, de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, especializada en el estudio de la Guerra Civil y la represión franquista.

    El Valle de los Caídos es un complejo monumental situado en San Lorenzo del Escorial (al norte de Madrid) en cuya basílica se encuentra enterrado con honores el dictador Francisco Franco.

    Valle de los Caídos, España
    © REUTERS / Sergio Perez
    La construcción del complejo, en la que participaron miles de presos políticos, fue ordenada por el propio dictador en 1940 para conmemorar a las tropas fascistas caídas en la Guerra Civil (1936-1939) que llevó a Franco al poder tras rebelarse contra el Gobierno democrático de la Segunda República.

    Actualmente, el Valle de los Caídos, además de albergar el cadáver de Franco y de Primo de Rivera —fundador del partido fascista Falange Española—, contiene los restos mortales de casi 34.000 combatientes en la Guerra Civil, de los cuáles más de 21.000 están identificados. La mayoría de ellos son combatientes del bando sublevado.

    Por su parte, los 12.000 cadáveres restantes pertenecen a personas sin identificar, en su mayoría integrantes del bando republicano, trasladados hasta allí desde distintas fosas comunes.

    "Yo creo que se tendrían que sacar todos los restos, más allá de que se pueda identificar a todos o no", señala Queralt Solé.

    A su modo de ver, la mera presencia de esas decenas de miles de personas en el Valle de los Caídos es un símbolo de "permanencia del régimen franquista", cuya huella sociológica sigue presente en España pese a que han pasado 44 años desde la muerte del dictador.

    Franquismo presente

    El análisis de Queralt Solé incide en señalar que el laberinto judicial que está teniendo que atravesar el Gobierno español de exhumar al dictador es un reflejo de la supervivencia del legado franquista.

    A lo largo del último año la familia de Franco consiguió retrasar la decisión del Gobierno de exhumar al dictador mediante la imposición de múltiples recursos en los tribunales.

    Este 24 de septiembre el Tribunal Supremo rechazó los recursos de la familia y declaró que la exhumación es ajustada a derecho.

    No obstante, la actitud obstruccionista de los descendientes sigue retrasando la ejecución de la exhumación: actualmente un juzgado de San Lorenzo del Escorial mantiene suspendidos las obras para la retirada del cuerpo gracias a un informe presentado por peritos contratados por la familia Franco, un asunto que se tendrá que resolver en las próximas fechas.

    Además, la familia Franco anunció este 24 de septiembre que seguirá presentando recursos contra la exhumación tanto ante el Tribunal Constitucional como ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

    "Desde un punto de vista político es sorprendente que la familia del dictador sea capaz de confrontar de esta manera las decisiones de un Gobierno democrático. Para ello necesitas, entre otras cosas, un soporte económico importante, además de ciertas conexiones sociales", señala Queralt Solé.

    El futuro del valle

    En opinión de esta historiadora, la exhumación de Franco es solo un paso más dentro de lo que debe ser un proceso integral para que el Valle de los Caídos deje de ser aquello que la dictadura quiso que fuera.

    "El Valle de los Caídos hace permanecer el régimen más allá de sí mismo, (…) continúa representando la voluntad de la dictadura de seguir viva", señala.

    Por ello, además de retirar los restos mortales que allí se encuentran para darles una sepultura digna, Queralt Solé aboga por convertir el complejo en "un monumento para explicar el régimen franquista".

    "Una propuesta que hay sobre la mesa y que no me parece mal es la de acompañar a las ruinas. Es decir, no gastar dinero en él y que el Valle de los Caídos pueda ir deteriorándose por sí mismo, que el tiempo se lo coma, pero guardando cuidado de mantener unos mínimos de seguridad para que pueda ser visitado", añade

    Queralt Solé considera que el Valle de los Caídos es "un ejemplo súper bueno de cómo era el régimen franquista" porque el visitante puede sentir allí "la sensación de control absoluto que el régimen tenía sobre la población".

    Por ello "no es suficiente que el Valle se destruya por sí solo", sino que debe convertirse en una herramienta para "contar su propia historia".

    Etiquetas:
    Guerra Civil española 1936-1939, Francisco Franco, España, Valle de los Caídos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik