13:30 GMT +317 Noviembre 2019
En directo
    Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y candidato a la presidencia del Gobierno

    Sánchez no descarta llegar al cierre de la sesión de investidura sin acuerdo con Podemos

    © REUTERS / Sergio Perez
    España
    URL corto
    La incertidumbre en torno a la investidura de Pedro Sánchez (59)
    102
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — El líder del PSOE y candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, dice estar dispuesto a lograr un pacto para la formación de un Ejecutivo de coalición junto a la coalición izquierdista Unidas Podemos, pero muestra dudas sobre la viabilidad del mismo y no descarta llegar al final de su sesión de investidura sin acuerdo.

    "Si no llegamos a un Gobierno de coalición, hay otras opciones, otros escenarios de acuerdos de legislatura sin necesidad de incorporación de Unidas Podemos. Aunque, insisto, quiero un Gobierno de coalición", dijo Sánchez ante el Congreso de Diputados durante el debate de investidura celebrado este 22 de julio.

    En concreto, Sánchez pronunció estas palabras durante la réplica a Pablo Iglesias, el líder de Unidos Podemos, que le acusó de poner excusas y trabas para la formación de un Gobierno de coalición.

    A lo largo del debate, Pedro Sánchez insistió en que no renuncia a entenderse con Unidas Podemos, pero al mismo tiempo lanzó múltiples invitaciones a conservadores (Partido Popular) y liberales (Ciudadanos) a abstenerse para permitir su investidura.

    "Que yo exija la abstención al PP y Ciudadanos no significa que esté pactando con ellos", respondió Sánchez tras recibir críticas de Iglesias.

    A través de esos guiños al bloque de derechas, Sánchez intentó mantener abiertas todas las puertas posibles para su investidura, algo que también aplicó a su forma de dirigirse a Unidos Podemos.

    A quien no ofreció pactar fue a la formación ultradererchista Vox, que hizo un duro discurso contra Sánchez y su posible pacto con Podemos.

    Por un lado, Sánchez dijo estar dispuesto a "asumir el riesgo" de formar Gobierno con Unidas Podemos a sabiendas de que eso le hará soportar duras críticas de los poderes mediáticos y económicos.

    Sin embargo, al mismo tiempo manifestó sus dudas sobre la posibilidad de pacto con una formación con la que tiene grandes coincidencias en lo social pero también divergencias a la hora de afrontar asuntos de Estado.

    "Tenemos una discrepancia profunda sobre cómo resolver el conflicto catalán", argumentó a modo de ejemplo.

    Es por ello que Sánchez pidió a Unidos Podemos no cerrar la puerta a la formación de Gobierno para evitar una repetición electoral aunque finalmente no se produzca un pacto entre ambas partes.

    "Si no llegamos a ese acuerdo, piénsese mucho lo de votar en contra con la ultraderecha", dijo Sánchez, dirigiéndose a la bancada de Unidas Podemos, incidiendo en que "hay muchas opciones que se pueden abrir estos días" para evitar un voto contrario a su investidura.

    Primer debate de investidura sin apoyos

    El debate de investidura que votará al nuevo presidente de España dio arranque el 22 de julio en el Congreso de los Diputados sin un acuerdo de Gobierno entre el PSOE y Podemos, los principales aliados, en negociaciones para buscar consenso.

    Sánchez, que repetiría en el cargo, invitó a Podemos a buscar "puntos de encuentro" para desbloquear su investidura.

    "Nos corresponde trabajar para culminar un acuerdo y después tenemos la responsabilidad de sacar adelante todo aquello que nos une", dijo Sánchez ante el Congreso de los Diputados, donde expuso su programa de Gobierno en la primera sesión del debate de investidura.

    Sin embargo, las negociaciones se encuentran estancadas, según pudo conocer Sputnik por fuentes de ambos partidos.

    "Las negociaciones están estancadas, el discurso del candidato Pedro Sánchez, pidiendo el apoyo a la derecha en el pleno, envía un mensaje contradictorio", confirmaron a Sputnik desde la formación morada.

    El PSOE por su parte confía en que "la investidura pueda salir adelante" aunque también reconocen que no hubo avances en la negociación.

    El debate se desarrolla en un ambiente confuso e incierto por la inestabilidad de la situación política, dado que tan solo por segunda vez en la historia de la democracia española, un candidato se presenta sin un acuerdo de Gobierno, después de tres meses de negociaciones con todos los partidos del hemiciclo con la excepción de la ultraderecha Vox.

    El momento de mayor tensión en el hemiciclo se vivió durante la intervención del líder de la coalición izquierdista Unidas Podemos, Pablo Iglesias,y la posterior réplica de Sánchez.

    Iglesias instó a Sánchez a aprovechar la "oportunidad histórica" para formar un ejecutivo de coalición entre ambas fuerzas.

    "Le pido no perder la oportunidad histórica de que este país tenga un gobierno de coalición de izquierdas", dijo Iglesias, que descargó sobre Sánchez la culpa por llegar a la sesión de investidura sin los apoyos necesarios para formar Gobierno.

    El líder de Podemos afeó a Sánchez sus pretensiones iniciales de formar gobierno en solitario sin disponer de mayoría absoluta, recordándole que el PSOE dispone de 123 escaños, mientras que la suma de los partidos de derecha y ultraderecha acumula 147 diputados, por lo que los socialistas necesitan a los 42 representantes de Unidos Podemos para situarse por delante del bloque conservador.

    Iglesias detalló en su contrarréplica el desarrollo de las negociaciones con el PSOE, hasta ahora secretas y fuera de las cámaras.

    Según su relato, el PSOE vetó la presencia de Unidas Podemos en ministerios estratégicos como Interior, Defensa, Exteriores o Economía, pero también en carteras como las de Hacienda, Trabajo, Transición Ecológica, Igualdad o Ciencia, deseadas por la coalición izquierdista para aplicar políticas sociales.

    Además, el veto afectaba al propio Iglesias, que decidió renunciar a formar parte del Ejecutivo para no ser un "escollo" en la negociación.

    Pedro Sánchez fue el claro vencedor en las elecciones generales del pasado mes de abril, aunque necesita el apoyo de otras fuerzas políticas para ser investido en el Congreso de los Diputados.

    Para salir elegido en la primera votación de investidura —que se producirá este 23 de julio— Sánchez necesita el apoyo de la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados (176), pero actualmente sólo tiene garantizados los 123 votos del PSOE y uno del Partido Regionalista Cántabro.

    Ante el claro rechazo de conservadores, liberales y ultraderechistas, las posibilidades de éxito de la legislatura de Sánchez pasan por la búsqueda de un acuerdo de última hora con la coalición de izquierdas Unidos Podemos, que pide entrar en el Gobierno a cambio de su apoyo parlamentario.

    El apoyo de Unidas Podemos —que dispone de 42 diputados— no garantizaría el éxito de la investidura, aunque sí elevaría la suma de votos favorables hasta los 166, lo que allanaría el camino para sumar otros apoyos entre distintas formaciones regionalistas e independentistas.

    En caso de no conseguir mayoría absoluta en la primera votación, Sánchez podrá ser investido por mayoría simple en una segunda votación que se celebrará 48 horas después.

    Si esa segunda votación también resulta infructuosa, el rey de España realizará una nueva ronda de consultas entre los partidos políticos para decidir si vuelve a proponer un candidato a la investidura o si, por el contrario, convoca unas nuevas elecciones.

    Tema:
    La incertidumbre en torno a la investidura de Pedro Sánchez (59)
    Etiquetas:
    Unidas Podemos, Pedro Sánchez
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik