06:31 GMT +315 Noviembre 2019
En directo
    Logo de PSOE

    PSOE y Podemos intercambian reproches para justificar su falta de acuerdo

    © REUTERS / Andrea Comas
    España
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — Representantes del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y de la coalición izquierdista Unidos Podemos intercambiaron reproches para justificar su falta de acuerdo de cara a la investidura de Pedro Sánchez, que se celebrará el próximo 22 de julio.

    "Ningún votante de izquierdas entendería que se bloquee de nuevo la posibilidad de que España tenga el Gobierno que los ciudadanos han votado", dijo este 16 de julio la portavoz parlamentaria del PSOE en una comparecencia ante la prensa.

    Pedro Sánchez, secretario general del PSOE y actual presidente del Gobierno en funciones, fue el claro ganador de las elecciones del pasado 28 de abril en España, aunque necesita el apoyo de otras fuerzas políticas para ser investido en el Congreso de los Diputados.

    Por el momento, Pedro Sánchez afronta esa investidura con un rechazo claro de las fuerzas de derechas y sin apoyos suficientes entre las fuerzas de izquierdas, sobre todo después de declarar este 15 de julio como "rotas" las negociaciones con Unidos Podemos.

    La falta de acuerdo entre ambas partes se debe, sobre todo, a las divergencias sobre la composición del próximo Gobierno.

    Según el relato de Adriana Lastra, el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, rechazó una propuesta de Sánchez para incluir en el Ejecutivo a miembros de su partido con un perfil más técnico que político.

    En una entrevista con la cadena de televisión La Sexta, Iglesias calificó esa propuesta de "tecnócrata" y "contraria al espíritu de la democracia".

    A su modo de ver, esa propuesta –que en principio deja al propio Iglesias fuera del Gobierno– manda un mensaje de que los miembros del Ejecutivo deben ser escogidos "por su currículum" y "no por haber sido votados", lo que en su opinión es un agravio a los votantes de Unidas Podemos.

    "Los cuatro millones de personas que han votado a Unidas Podemos se merecen el mismo respeto que a los que votaron al PSOE, porque aquí se está diciendo a esos cuatro millones que la gente que votáis no puede entrar a gobernar España", señaló Iglesias, que acusó al PSOE de doblegarse ante las “presiones” de los poderes económicos para no pactar un Gobierno de izquierdas.

    Sin embargo, desde el PSOE, Adriana Lastra afirmó que el rechazo a la inclusión de miembros de Unidos Podemos de perfil técnico se debe únicamente a que "el señor Iglesias no tiene voluntad de negociar sino de imponer sus deseos personales".

    En medio de esos intercambios de reproches, ambas partes hicieron llamamientos a retomar las negociaciones, aunque el tono de sus discursos evidencia el actual estado de distanciamiento.

    Por un lado, el PSOE duda de la capacidad de Iglesias y de los principales líderes de Unidos Podemos de mantener una posición de lealtad a Pedro Sánchez, si finalmente entran en el Ejecutivo.

    En concreto, Lastra acusó a Iglesias de querer "imponer ministros" y de pretender formar "un gobierno paralelo a su servicio".

    A ese respecto, Iglesias respondió que su interés por entrar al Gobierno se debe, sobre todo, a la posibilidad de aplicar políticas sociales, por lo que prometió a Sánchez "lealtad en cuestiones de Estado" como el conflicto territorial en Cataluña y descartó la entrada de Unidos Podemos en ministerios estrátegicos como Interior, Defensa o Asuntos Exteriores.

    Para salir elegido Sánchez necesita el apoyo de la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados (176) en la primera votación de la sesión de investidura, pero actualmente sólo tiene garantizados los 123 votos del PSOE y uno del Partido Regionalista Cántabro.

    Unidos Podemos dispone de 42 escaños, por lo que su apoyo no garantizaría el éxito de Sánchez, aunque sí le allanaría el camino para sumar otros apoyos entre distintas formaciones regionalistas.

    En caso de no conseguir mayoría absoluta en la primera votación, Sánchez podrá ser investido en una segunda votación con una mayoría simple en la que el número de síes y abstenciones sea mayor que el de votos en contra.

    Si esa segunda votación también resulta infructuosa, el rey de España realizará una nueva ronda de consultas entre los partidos políticos para decidir si vuelve a proponer un candidato a la investidura o si, por el contrario, convoca unas nuevas elecciones

    Del mismo modo, si dos meses después del primer intento de investir a Sánchez el Congreso de los Diputados sigue sin haber sido capaz de elegir a un presidente, Felipe VI procederá automáticamente a convocar elecciones, tal y como establece la Constitución Española para esa contingencia.

    Etiquetas:
    Podemos, PSOE
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik