Widgets Magazine
En directo
    Santiago Abascal, lider del partido Vox

    Santiago Abascal, el aterrizaje del nacional-populismo de derechas en España

    © REUTERS / Marcelo del Pozo
    España
    URL corto
    Elecciones generales en España (2019) (100)
    221

    MADRID (Sputnik) — El partido ultraderechista Vox entrará con fuerza en el Congreso de los Diputados en las elecciones en España, confirmando el aterrizaje de una ultraderecha que, liderada por Santiago Abascal (Bilbao, 1976), se alimenta de los ecos del nacional-populismo conservador de Donald Trump, Matteo Salvini o Jair Bolsonaro.

    Santiago Abascal, presidente de Vox, es posiblemente el líder político más desconocido a nivel internacional entre todos los que lideran candidaturas de peso en las elecciones españolas del 28 de abril.

    Su formación, creada en 2013, no tuvo representación en ningún parlamento español hasta el pasado mes de diciembre, cuando Vox irrumpió con fuerza en las elecciones de Andalucía.

    Desde entonces Vox se encuentra en línea ascendente y en estas elecciones aspira a ocupar el espacio político a la derecha del Partido Popular, un espacio en el que tradicionalmente solo había espacio para el propio PP.

    Santiago Abascal es licenciado en sociología y, aunque pueda parecer una figura nueva en la política española, prácticamente toda su carrera profesional está ligada al Partido Popular.

    Tema relacionado: El 'voto avergonzante', el fenómeno que podría ser clave para la derecha en España

    Además, en su familia también existe una tradición política conservadora: durante el franquismo, su abuelo fue alcalde de una pequeña localidad alavesa llamada Amurrio  y su padre ocupó durante más de 35 años distintas responsabilidades en el PP de Álava, coincidiendo con los años de mayor actividad del terrorismo de ETA en el País Vasco.

    Abascal se afilió al Partido Popular con 18 años y, a la edad de 23 accedió por primera vez a un cargo público como concejal en un pequeño ayuntamiento de Álava.

    De la política local dio el salto a la autonómica, ocupando un escaño en el Parlamento Vasco desde 2004 a 2009.

    En 2010 fue nombrado director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid, un cargo de libre designación que dependía del gobierno autonómico, en aquellos momentos en manos de la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre, representante del ala más conservadora del Partido Popular.

    También: La ultraderecha quiere "reconquistar" España en las elecciones

    En 2013, Abascal abandonó el Partido Popular, formación a la que ahora se refiere como "derechita cobarde", y se sumó a Vox.

    Vox fue impulsado por un grupo de críticos con la dirección de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular, del que empezaron a renegar por una supuesta falta de mano dura contra el independentismo catalán y el nacionalismo vasco.

    A modo de ejemplo, es significativo recordar que en 2012, después de que ETA anunciara el cese definitivo de sus actividades, un Abascal descontento ante la posibilidad de un cierre en falso del conflicto afirmó lo siguiente: "Para mis hijos deseo otra cosa: una España unida. Prefiero que vayan con escolta en una España unida que libres en una España rota".

    El ideario político de Abascal se caracteriza, sobre todo, por la defensa de la unidad de España, las apelaciones al pasado glorioso de la nación y la defensa de la familia como núcleo de una sociedad donde las tradiciones católicas tienen una posición preponderante.

    En los años siguientes, ya en Vox, Abascal fue un 'ajeno' de la actividad institucional en España hasta que en los últimos meses, utilizando la crisis en Cataluña como caldo de cultivo, su discurso ultranacionalista consiguió arraigar, propiciando su irrupción en Andalucía.

    No te lo pierdas: Salvini sobre Vox: "Es una buena noticia para los españoles"

    El discurso de Abascal, además de centrarse en la defensa de la unidad de España, también comprende continuos ataques a los colectivos feministas, a la comunidad inmigrante y, en general, a cualquier posicionamiento progresista.

    Las encuestas pronostican que Vox conseguirá en torno al 10% de los votos, lo que le situaría como quinta fuerza política del país, accediendo aproximadamente a 30 de los 350 escaños que componen el Parlamento de los Diputados.

    Sin embargo, todos los estudios publicados hasta la fecha señalan que en estas elecciones hay un gran porcentaje de votantes (más del 20%) que no decidirán su voto hasta última hora, lo que podría provocar grandes cambios sobre las proyecciones disponibles.

    Pese a las continuas críticas a su antiguo partido, dentro del fragmentado escenario con el que España se conduce a estas elecciones, la formación de Abascal se enmarca en el bloque de la derecha, cuyas posibilidades de gobernar pasan por que los escaños de Vox, Ciudadanos y Partido Popular sumen una mayoría suficiente para otorgar la presidencia a estos últimos.

    Tema:
    Elecciones generales en España (2019) (100)
    Etiquetas:
    País Vasco, España, derecha, VOX, elecciones generales, Santiago Abascal
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik