21:55 GMT +316 Octubre 2018
En directo
    Ceuta, el puerto español

    La tripulación de los barcos rusos varados en España vive una situación "desesperante"

    CC BY-SA 4.0 / Diego Delso / Castillo del Desnarigado, Ceuta, España
    España
    URL corto
    308

    MADRID (Sputnik) — Los 40 tripulantes de los dos barcos de la Murmansk Shipping Company sufren una situación "desesperante" tanto por la "precariedad" de sus condiciones de vida como por no conocer los plazos para la resolución, explicó a Sputnik la coordinadora en España de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte, Luz Baz.

    "La situación es desesperante por no conocer los plazos para la resolución del problema", relata Baz antes de subrayar que "algunos tripulantes llevan tiempo a bordo y han cumplido contrato, por lo que tienen que ser repatriados a su país".

    Los dos barcos en cuestión son el Severnaya Zemlya, que se encuentra atracado en el Puerto de Avilés —al norte de la Península Ibérica— desde el pasado 18 de mayo con 19 personas a bordo y el carguero Zapolyarye, que actualmente está atracado en el Puerto de Motril —en Granada, al sur de España— con 21 tripulantes.

    Este barco, que transporta más de 20 toneladas de sal, llegó el 1 de julio al enclave norafricano de Ceuta, donde permaneció fondeado —su pesada carga dificultaba su entrada en el puerto de la ciudad— hasta que la semana pasada fue trasladado al Puerto de Motril por motivos de seguridad, ya que no disponía de combustible suficiente para afrontar cualquier problema que pudiera surgir con su anclaje.

    Los dos barcos se encuentran parados por problemas financieros de la empresa armadora.

    En el caso del Severnaya Zemlya, el buque está embargado por una deuda de combustible y, en consecuencia, no tiene permiso para abandonar el puerto hasta que esta sea saldada.

    También: Dos barcos rusos están atrapados en España desde hace meses con unos 40 tripulantes

    Por otro lado, el Zapolyarye, además de afrontar problemas de abastecimiento, está detenido por la Adminsitración Marítima Española porque sus certificados están caducados desde el 14 de agosto y no se puede poner en marcha hasta que las licencias sean renovadas.

    En ambos casos, la detención de los barcos degeneró en situaciones de dificultad para la tripulación.

    Según recuerda Luz Baz, durante el tiempo que el Zapolyarye estuvo fondeado en Ceuta, la tripulación estuvo "abandonada por su armador", ya que no tenía "ni comida, ni agua, ni combustible" ni la posibilidad de bajar del barco para conseguir provisiones, lo que vulnera el Convenio sobre el Trabajo Marítimo de la OIT.

    Ante ese escenario, la tripulación tuvo que ser atendida en varias ocasiones por la Cruz Roja, que proporcionó comida y bienes de primera necesidad.

    En el caso del buque embargado en Avilés, la situación es distinta porque, al estar atracado en el puerto, el capitán pudo bajar a tierra con normalidad durante los cuatro meses que dura ya la detención.

    "De todos modos, las condiciones de vida a bordo son bastante precarias ya que, para ahorrar combustible, hay varias horas al día que están sin luz y servicios mínimos", apunta Baz.

    En el tiempo en que los barcos estuvieron parados, la empresa procedió a hacer algunos relevos en los dos buques, aunque ambos siguen teniendo a bordo a gente con contratos expirados tras meses sin poder desplazarse a sus hogares.

    "Todavía hay gente que lleva 7 y 8 meses a bordo", explica Baz.

    Por el momento, la empresa armadora —que tiene barcos en situaciones similares en países como Dinamarca, EEUU o India— no puso sobre la mesa ningún plan para resolver la situación de estos barcos, por lo que la tripulación seguirá sumida en un escenario de incertidumbre y las deudas de la compañía seguirán creciendo, ya que la estancia de los buques en los puertos conllevan una serie de gastos que deben ser asumidos por la Murmansk Shipping Company.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    barcos, Rusia, España