03:27 GMT +324 Septiembre 2018
En directo
    El Valle de los Caídos, España

    "El régimen franquista es una cuestión no superada en España"

    © REUTERS / Sergio Perez
    España
    URL corto
    151

    MADRID (Sputnik) — La polémica que genera la decisión del Gobierno español de retirar los restos mortales del dictador Francisco Franco reflejan que la transición a la democracia tuvo deficiencias y que España no superó plenamente el franquismo, afirma a Sputnik la historiadora Queralt Solé, de la Universidad de Barcelona.

    "Claramente, el régimen franquista es una cuestión no superada. Fueron cuarenta años que pesaron mucho después de una represión muy violenta, y no se hizo una transición tan ejemplar como durante mucho tiempo se pensaba", afirma Solé.

    Esta historiadora, especializada en el estudio de la Guerra Civil y la represión franquista, recuerda que "se hizo mucha propaganda de la transición española", una etapa que en los colegios se enseña como "un proceso pacífico" de "superación del régimen".

    "Ahora se está demostrando que eso no fue así, que hubo muchos muertos", destaca Solé.

    Según datos del historiador Mariano Sánchez, autor de la obra La Transición Sangrienta, entre 1975 —año de la muerte del dictador— y 1983, en España murieron al menos 591 personas por culpa de la violencia política.

    En opinión de Queralt Solé, la sociedad española necesita "cultura, educación, explicaciones sobre su pasado e incluso leyes" que ayuden a que "todo el mundo conozca lo que sucedió".

    Subraya que es una "tarea difícil" que conllevará "años de trabajo" porque "durante décadas no se hizo correctamente", pero incide en que España puede seguir el ejemplo de otras sociedades que están "revisitando su pasado".

    "Por ejemplo, en Francia e Inglaterra se están poniendo en cuestión muchos hechos de su pasado colonial", apunta.

    En España, añade la historiadora, resulta especialmente complicado superar el franquismo porque este sigue presente en "muchas instituciones" e incluso en "representantes políticos".

    Además: "El franquismo diseñó la Transición en España para esconder sus crímenes"

    A su modo de ver, el hecho de que la discusión sobre memoria histórica se centre en el Valle de los Caídos y en el cuerpo de Franco es una "metáfora" del clima social.

    "Focalizamos en el Valle por su dimensión, por su localización [la Comunidad de Madrid] y porque Franco está enterrado en él, pero sigue habiendo muchas calles y monumentos en España que homenajean a los fascistas sin que se preste atención a ello", apunta.

    Pese a las dificultades, Queralt considera urgente abordar la cuestión de la memoria histórica de una forma integral por "respeto a las víctimas" y porque "la dictadura supuso la muerte de muchas personas cuyos familiares todavía están vivos y no se sienten representados por el Estado Actual".

    El Valle de los Caídos, metáfora de 'franquismo' de hoy

    La exhumación de los restos de Francisco Franco es un "buen paso" para la memoria histórica en España, pero el Gobierno debería mirar más allá y retirar del Valle de los Caídos los restos de las casi 34.000 personas que siguen sepultadas allí, dijo en una entrevista con Sputnik la historiadora Queralt Solé, de la Universidad de Barcelona.

    "Si no hubiese una presencia sociológica del franquismo en la sociedad española lo que se tendría que hacer es exhumar absolutamente todos los restos que están allí, identificarlos si es posible y trasladarlos a un cementerio", afirma esta académica, especializada en el estudio de la Guerra Civil y la represión franquista.

    Sin embargo, prosigue, esto no se hace porque "si algún Gobierno lo propusiera la sociedad lo rechazaría, ya que es algo que no se considera importante por culpa de las rémoras del franquismo que siguen presentes".

    En opinión de Solé, la huella del franquismo en la actual sociedad española se encuentra "petrificada" de manera simbólica en el Valle de los Caídos, el complejo monumental que Franco mandó construir para para "perpetuar la memoria" de los "héroes y mártires" caídos en la "gloriosa cruzada", término con el dictador se refería a la Guerra Civil (1936-1939).

    Te puede interesar: Un diputado critica que la derecha española se niegue a exhumar a Franco

    Actualmente, el Valle de los Caídos, además de albergar el cadáver de Franco y de Primo de Rivera —fundador del partido fascista Falange Española—, contiene los restos mortales de casi 34.000 combatientes en la Guerra Civil, de los cuáles más de 21.000 están identificados —la mayoría combatientes del bando sublevado— mientras que otros 12.000 pertenecen a personas desconocidas, en su mayoría integrantes del bando republicano trasladados hasta allí desde distintas fosas comunes.

    "El Valle de los Caídos es un poco una metáfora de la presencia del franquismo en la España actual. Y esta metáfora va a continuar presente si las actuaciones se limitan a exhumar a Franco, que es una cuestión importante y simbólica, pero que deja abiertos otros temas como el del cuerpo de Primo de Rivera, que seguirá en el mismo lugar que las víctimas", apunta Solé.

    Además, esta historiadora destaca que el tema de las 34.000 personas enterradas en el Valle debería abordarse por una cuestión de respeto, ya que sus restos mortales que se amontonan en criptas están "mal enterrados" y con "muy poca dignidad".

    Sin embargo, Solé se muestra pesimista sobre que esto vaya a realizarse, ya que las declaraciones hechas por el Gobierno se limitan a apuntar que se intentará transformar el Valle en un cementerio Civil.

    Tema relacionado: El franquismo es cosa del pasado: cambian en Madrid el nombre de 52 calles

    En su opinión, esto supondría dejar pasar la oportunidad de convertir el lugar en "un gran centro museístico y cultural donde los expertos expliquen qué paso", una idea que en primer lugar fue propuesta por el Gobierno, pero que por el momento parece estar descartada.

    "El Valle es un ejemplo fantástico para explicar la dictadura franquista", señala antes de apuntar que, además, la creación de un museo podría ir acompañada de distintos gestos como el establecimiento de una entrada gratuita "para que sea el Estado quien explique la dictadura a todos los que quieran conocerla" o de un modelo de gestión basado en "acompañar la ruina", que se limitaría a gestionar el espacio dejando que se degradara por sí mismo.

    En cuanto a las propuestas de partidos como Ciudadanos para convertir el Valle en un centro de reconciliación, Queralt Solé responde que eso es "imposible" porque "la reconciliación no se dio en ningún momento".

    "No se dio en la inmediata posguerra ni en ningún momento de la dictadura. De hecho, el ADN de la dictadura fue dividir a la sociedad entre vencedores y vencidos", añade.

    En consecuencia, cualquier actuación para convertir el lugar en un centro de reconciliación sería "una falta de respeto" hacia todos aquellos a los que se consideró perdedores, personas que no solo afrontaron la tortura o la muerte, sino que también eran castigadas diariamente con múltiples dificultades en su vida cotidiana.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    exhumación, dictadura, historia, Francisco Franco, España