23:24 GMT +316 Noviembre 2018
En directo
    Bandera independentista de Cataluña

    El independentismo se adueña del Día de Cataluña en Barcelona (vídeo)

    © Sputnik / Thierry Monasse
    España
    URL corto
    174

    Los grupos partidarios de la independencia recorren el centro de la capital catalana el 11 de septiembre para mostrar su apoyo al movimiento independista durante la Diada.

    La manifestación tiene lugar casi un año después de que se llevara a cabo el referéndum unilateral de autodeterminación y la declaración de independencia, que no fue reconocida por la ley española ni por ningún organismo internacional.

    El líder catalán, Quim Torra, ha intentado llegar a un acuerdo con el Gobierno central y con el nuevo presidente socialista, Pedro Sánchez, para que se autorice un referéndum de autodeterminación pactado.

    La concentración convocada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) que demanda la implementación de la República catalana, cuando se celebra la Diada (fiesta nacional catalana) fue un éxito de asistencia.

    Según cifras de la entidad, hasta 460.000 personas se inscribieron para ocupar uno de los tramos en los que se dividió la concentración a lo largo de la Avenida Diagonal.

    La concentración se extendió desde la plaza de Glòries hasta Palau Reial, donde la ANC instaló una plataforma desde la que se realizaron los parlamentos y un muro de 8 metros de altura y 46 de ancho que fue derrocado simbólicamente a las 17:14 horas (hora local).

    Tema relacionado: Puigdemont y Torra avisan de un otoño reivindicativo en Cataluña

    Algunos medios de comunicación elevan la cifra de asistentes a los 720.000, mientras la Guardia Urbana de Barcelona proporciona el dato provisional de alrededor de un millón de manifestantes, lo que la convertiría en una de las manifestaciones más concurridas desde que se inició el proceso independentista en Cataluña.

    La delegación del Gobierno español en Cataluña optó este año por no dar la cifra de manifestantes de la Diada.

    La gente comenzó a reunirse horas antes en los diferentes puntos de la avenida en un ambiente festivo y reivindicativo; las redes de telefonía móvil se colapsaron y desde grupos de WhatsApp y Telegram se recomendó a los asistentes emplear comunicación por Bluetooth para sortear los problemas de comunicación.

    "Lo que deseamos es sobre todo que se liberen a los presos políticos, y después la independencia", comentaba María, una manifestante del Bages que vino hasta Barcelona para participar en la manifestación en uno de los autobuses que la ANC puso a disposición de sus miembros.

    Otros asistentes mostraban en cambio su escepticismo hacia el Gobierno catalán y demandaban acelerar el proceso independentista.

    En los parlamentos en Palau Reial, que comenzaron en torno a las 17:30, participaron, entre otros, Aamar Anwar, abogado de la exconsejera de Educación de la Generalitat (Gobierno catalán) Clara Ponsatí —quien se encuentra en Escocia con el fin de eludir la acción de la Justicia española—, y Ben Emmerson, abogado de siete encausados por supuestos delitos de rebelión y malversación de fondos relacionados con la organización del referéndum unilateral de autodeterminación del 1 de octubre de 2017.

    En su turno de palabra, Anwar afirmó que los independentistas están "en el lado correcto de la historia", mientras Emmerson pronosticó que Cataluña será independiente el año que viene.

    También: Cataluña afronta su primera fiesta nacional posreferéndum con nuevas movilizaciones

    A la manifestación también asistieron el presidente de la Generalitat, Quim Torra, así como varios miembros de su Ejecutivo, que mantuvieron un papel discreto y no realizaron declaraciones.

    El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, reivindicó el 1 de octubre como "el acto de desobediencia y autodeterminación más importante que se realizó nunca".

    "¡No lo olvidéis nunca! ¡Nosotros somos la fuerza!", agregó al señalar que "ni la prisión, ni la represión ni la violencia son un límite, ¿se pensaban que pondríamos límites a la libertad y la democracia? ¡La democracia no entiende de límites!".

    Mauri reclamó a los políticos independentistas "sentido de Estado", "unidad", "rigor" y "firmeza" para culminar la hoja de ruta independentista en un Estado propio y separado de España.

    La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, fue la encargada de cerrar el acto.

    "No solo no renunciamos a la independencia, sino que la encaramos con más responsabilidad y fortaleza que nunca" porque, dijo, "ahora somos más conscientes de las dificultades, pero más conscientes de la necesidad imperiosa de conseguirla".

    Según Paluzie, los independentistas se enfrentan "a un Estado que está dispuesto a convertir un derecho en un delito" y advirtió a Madrid de que el juicio contra los dirigentes independentistas puede convertirse en un "bumerán" en su contra.

    "Desde la lucha serena y persistente, saldremos adelante y haremos la República catalana", concluyó la presidenta de la ANC al asegurar que esta meta es realizable si hay "una voluntad mayoritaria en el Parlamento, un Gobierno dispuesto a hacerlo posible y una movilización popular que es imparable".

    A partir de las 18:00 los manifestantes comenzaron a dispersarse lentamente mientras seguían los parlamentos en Palau Reial, aunque la jornada festiva todavía no terminó, a la espera de la manifestación que la formación anticapitalista Candidatura d'Unitat Popular (CUP) convocó a las 18:30 en plaza Urquinaona.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    independentistas, independencia, manifestación, manifestaciones de protesta, Referéndum Unilateral de Independencia (RUI), Carles Puigdemont, Quim Torra, Pedro Sánchez, Cataluña, España