En directo
    El barco de rescate Aquarius

    España quiere convertir la acogida del Aquarius en una llamada de atención para la UE

    © AP Photo / Salvatore Cavalli
    España
    URL corto
    0 21

    MADRID (Sputnik) — El Gobierno de España pretende que la acogida del barco de rescate Aquarius, además de servir para prestar auxilio a los 629 migrantes que se encuentran a bordo, se convierta en una llamada de atención para la Unión Europea en materia migratoria.

    "Se ha hecho como aldabonazo y símbolo para que Europa tome cartas en el asunto", dijo en rueda de prensa Isabel Celaá, portavoz del Gobierno de España.

    La portavoz gubernamental recordó que la migración es "un asunto europeo" y "no solo de España, Italia o Grecia", por lo que llamó a la elaboración de políticas comunitarias que unifiquen criterios y establezcan mecanismos para el reparto solidario de las labores de acogida.

    El 11 de junio, el Gobierno de España decidió permitir la entrada del barco Aquarius al puerto de Valencia después de que Italia y Malta le cerrasen las puertas a sus instalaciones portuarias durante el fin de semana.

    A bordo del barco —perteneciente a la ONG francesa Sos Méditerranée y a Médicos Sin Fronteras— se encuentran 629 migrantes rescatados en el Mediterráneo, algunos de ellos en situación de especial vulnerabilidad física.

    Más: Malas condiciones climáticas retrasan la llegada del Aquarius a Valencia

    En concreto, en el barco se encuentran 123 menores no acompañados, decenas personas con quemaduras químicas por el contacto entre el agua salada y la gasolina de la nave en la que partieron desde Libia, seis mujeres embarazadas y varias personas con síntomas de hipotermia, además de otras que presentan distintas heridas sufridas durante su travesía hasta Europa.

    Según explicó la ministra portavoz, está previsto que el Aquarius y los dos buques de la marina italiana que lo acompañan desde el 12 de junio lleguen a Valencia en la mañana del 17 de junio.

    Una vez arriben a puerto, los migrantes recibirán "toda la asistencia que sea menester".

    Tras recibir asistencia sanitaria, se procederá a su identificación y "se estudiará cada caso de manera individualizada, con especial atención a los menores y las mujeres embarazadas que vienen en el barco", subrayó Celaá.

    "Todo el mundo conocerá si tiene estatuto de refugiado, si es refugiado económico o si tiene delitos que le hacen acreedor a ser expulsado", añadió la portavoz del Gobierno.

    Preguntada sobre la posibilidad de que la acogida del barco tras la negativa de Italia pueda crear un efecto llamada que derive los flujos migratorios hacia España, la ministra se mostró escéptica sobre dicha posibilidad.

    "Cuando se vive de manera muy pobre y sin recursos económicos en un país, las personas cruzan el mar para poder vivir mejor", afirmó antes de apuntar que "no existe un efecto llamada hoy en día".

    En caso de haberlo, reflexionó, este reside en las diferencias económicas entre países y no en los gestos humanitarios hacia aquellos que se lanzaron al mar para intentar mejorar su nivel de vida.

    Además: Caso Aquarius: Italia cita al embajador francés

    Durante su comparecencia ante la prensa, Celaá dejó claro que la crisis migratoria será un punto central en la agenda del nuevo Gobierno en España, pero siempre desde la perspectiva de que "se deben respetar los derechos humanos".

    En ese sentido, recordó que el Ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, se encuentra elaborando un informe para analizar la posibilidad de retirar las concertinas instaladas en la valla fronteriza con Marruecos.

    Las concertinas son unos alambres equipados con cuchillas cortantes que se instalaron coronando las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla, enclaves españoles situados en el norte de África.

    Estas cuchillas provocan cada año numerosos heridos en los migrantes que tratan de saltar la valla.

    "Este Gobierno quiere remover las concertinas sin perder seguridad" porque "se puede tener seguridad en frontera sin necesidad de herir a las personas", afirmó Celaá.

    En cuanto a la presión migratoria en Ceuta y Melilla, la portavoz del Gobierno español llamó a la Unión Europea a no olvidar que, pese a estar en el norte de África, esos territorios forman parte del club comunitario, por lo que deben ser uno de los puntos a tratar dentro de la elaboración de la política migratoria comunitaria.

    Además:

    España pide a la UE que "tome cartas en el asunto del barco Aquarius"
    La Comisión Europea califica de "verdadera solidaridad" la acogida del Aquarius en España
    Macron llama a no dejarse llevar por las emociones en la polémica sobre el Aquarius
    Etiquetas:
    Aquarius, barco, migración, UE, Europa, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik