En directo
    España
    URL corto
    240
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — La primera ministra británica, Theresa May, recibió este 31 de marzo la petición formal del Gobierno nacional de Edimburgo para iniciar la tramitación de un referéndum sobre la independencia de Escocia del resto de Reino Unido.

    "Parece que no hay ninguna razón racional para que usted se interponga en la voluntad del Parlamento escocés y confío en que no lo haga", escribe en la carta Nicola Sturgeon, ministra principal y líder del Partido Nacional de Escocia (SNP, en sus siglas en inglés).

    La carta canaliza la autorización que Sturgeon obtuvo días atrás del Parlamento de Edimburgo para reclamar la cesión del poder de organizar un plebiscito soberanista, que recae en Westminster.

    May permanece inmutable en su negativa a hablar de la polémica cuestión en "este momento" de complicadas negociaciones sobre el Brexit, según se hace eco la dirigente escocesa en su misiva.

    "En anticipación de su rechazo a entablar negociaciones en esta fase, es importante aclarar mi posición (…) no es una cuestión de si, sino de cómo", desafía la líder del SNP.

    La ministra principal expresa su deseo de entablar un "debate constructivo entre ambos gobiernos" sobre la celebración de la consulta en Escocia, la segunda desde la derrota independentista de 2014.

    Y advierte que tomará medidas contra un bloqueo del Gobierno conservador "para asegurar que progresamos hacia un referéndum".

    El Ejecutivo del SNP justifica su reclamación en el cambio sustancial implícito en el Brexit duro marcado por la primera ministra — fuera del mercado interno y probablemente también de la unión aduanera— y en el 62% del electorado en Escocia que votó en contra de la salida de la Unión Europea.

    Sturgeon recuerda en su misiva que "hay un claro precedente" del traspaso del poder requerido desde Westminster a Edimburgo que facilitó el acordado referendo independentista de 2014.

    La líder nacionalista se abre a la posibilidad de modificar su abanico de tiempo preferido para celebrar el nuevo plebiscito— entre otoño de 2018 y primavera de 2019— para acomodarlo al progreso de las negociaciones Brexit.

    La remisión de la carta intensifica el pulso constitucional entre Londres y Escocia en un momento de creciente malestar en el resto de las naciones y autonomías británicas.

    Además:

    Escocia emplaza a Londres a fijar la fecha del referéndum
    Parlamento escocés vota a favor de un nuevo referéndum sobre la independencia
    El Gobierno escocés mantiene su reto independentista ante el Brexit
    Etiquetas:
    referéndum, independencia, Nicola Sturgeon, Theresa May, Escocia, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook