En directo
    La guerra de Irak, 2003 (archivo)

    Exministro de Defensa: España no entró como combatiente en la guerra de Irak

    © REUTERS / Goran Tomasevic
    España
    URL corto
    0 04

    MADRID (Sputnik) — El exministro de Defensa y actual embajador español en Reino Unido, Federico Trillo, niega que España participase en la guerra de Irak, según aseguró en una entrevista a la cadena radiofónica Onda Cero.

    "España no entró como combatiente en la guerra de Irak", insistió Trillo, tras la publicación de las conclusiones del "informe Chilcot" en Londres, sobre la participación de Reino Unido en el conflicto y el papel jugado por otros países como España o Estados Unidos.

    La decisión de apoyar este conflicto fue del entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, con el que Trillo fue ministro de Defensa.

    Según el actual embajador, la formación conservadora decidió involucrar a España pero "únicamente se ciñó a prestar ayuda humanitaria" y a procurar su apoyo a los aliados: "No se pegó un solo tiro, ni se hizo nada a espaldas del Parlamento", aseguró Trillo.

    En 2003, el Congreso de los Diputados español aprobó la proposición no de ley que respaldaba la posición de entrar en la guerra de Irak exclusivamente con los votos del Partido Popular (PP) de Aznar, que contaba con mayoría absoluta en el Parlamento.

    "España decidió no ser combatiente y sí decidió prestar ayuda a sus aliados", aseguró Trillo, restando importancia a la presencia de España en ese conflicto bélico.

    Sin embargo, Aznar fue una de las figuras clave en la guerra de Irak, junto al ex presidente estadounidense, George W. Bush y el ex primer ministro británico, Tony Blair.

    En la famosa cumbre de las Azores en Portugal, celebrada el 16 de marzo de 2003, Bush, Blair y Aznar decidieron seguir adelante con la invasión sin el apoyo de la ONU.

    A día de hoy, Trillo, que por aquel entonces apoyaba la guerra, reconoce que hubo "errores".

    "Se nos indujo a error con la existencia de posibles armas de destrucción masiva", afirmó.

    El exministro limita las conclusiones del informe Chilcot al Gobierno de Blair, que en palabras de Trillo son "muy negativas" para el exprimer ministro laborista.

    Sin embargo, el expresidente Aznar también aparece en repetidas ocasiones en el informe Chilcot por su alto grado de implicación en el impulso de la operación armada.

    Entre otras cuestiones, el escrito revela que Aznar pactó con su homólogo inglés una estrategia de comunicación para intentar demostrar que "estaban haciendo todo lo posible para evitar la guerra" o que utilizó su influencia en Latinoamérica para presionar a México y Chile —que por aquel entonces ocupaban un asiento rotatorio en el Consejo de Seguridad de la ONU— con el objetivo de forzar una resolución que legitimase la invasión a Irak.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    El informe británico sobre la guerra de Irak, probable trampolín de procesos judiciales
    Informe de Chilcot: el Gobierno británico subestimó las consecuencias de la invasión de Irak
    Etiquetas:
    informe Chilcot, guerra de Irak, José María Aznar, España