Widgets Magazine
05:32 GMT +317 Septiembre 2019
En directo
    Artur Mas, líder de Cataluña

    La secesión catalana se basa en el deseo identitario, critica SCC

    © REUTERS / Susana Vera
    España
    URL corto
    0 11
    Síguenos en

    La secesión que se plantea en Cataluña "tiene una base que es simplemente el deseo identitario", que es "legitimo", pero "que no tiene un argumento de lesa humanidad" ya que "no estamos ante una situación colonial", afirma a Sputnik Nóvosti Joaquim Coll, vicepresidente primero de Sociedad Civil Catalana (SCC).

    "Si estuviéramos bajo una dictadura, como la franquista, que no permitía el desarrollo de la lengua y cultura catalana, podría haber un argumento moral" para romper con España, "pero no es esta la situación", sostiene el historiador, ensayista y articulista.

    Cataluña "disfruta de un Gobierno autonómico muy amplio, hasta el punto que es el propio Gobierno catalán el que impulsa el proceso separatista", denuncia Coll, quien no quiere que Cataluña se separe de España.

    SCC es una organización que busca, según sus propios estatutos, promover, difundir y fomentar la cohesión y la convivencia entre los ciudadanos en Cataluña y de estos con el resto de los españoles.

    "¿Qué Estado en Europa hubiera permitido que uno de sus presidentes autonómicos enviara cartas a las Cancillerías anunciando la consulta del 9 de noviembre, diciendo que van a hacer un proceso de separación unilateral?", se pregunta Coll.

    SCC no es partidaria de celebrar un referéndum por la secesión.

    "Creemos que no hay ningún fundamento para convocar una consulta" porque este "tipo de referéndums no cierra el problema", más bien "abren las heridas" como, dice, ha ocurrido en el caso de Québec.

    Coll estuvo hace unos meses en Canadá, "y nos explicaron claramente que después de un referéndum viene otro porque los separatistas solo quieren hacer estas consultas para ganarlas".

    Son cuestiones que "quieren que estén permanentemente abiertas hasta el día que lo ganan", arguye.

    Según Coll, en Cataluña la pregunta que se ha de hacer es "¿ha habido una mayoría clara independentista de manera permanente reiterada y sistemática? y la respuesta es 'no', esto no ha ocurrido".

    "Estamos hablando de algo relativamente reciente": el presidente catalán, asegura, se presentó a las elecciones regionales de 2012 "con un programa que no hablaba de independencia".

    Mientras que en las elecciones del domingo "sí que hay dos candidaturas que hablan de la independencia" y que posiblemente saquen "una mayoría justita, que no va a llegar al 50 por ciento de los votos", sin contar el total del electorado.

    "Estamos convencidos de que la separación no sucederá, pero se trata de que no haya vencidos", reclama Coll.

    Coll exige que "la primera condición es que se respete el Estado de derecho" porque "para cambiar determinadas cosas se necesita unas mayorías cualificadas".

    El historiador cree "inaceptable en términos democráticos ir adelante con solo el apoyo de 68 diputados, con esa mayoría ni siquiera se puede reformar el actual estatuto ya que son necesarios dos tercios del Parlamento", dice en referencia a la intención de Mas de seguir adelante con el proceso con una mayoría de escaños, pero no de votos.

    Ni siquiera se ha podido hacer "una ley electoral propia en Cataluña porque no se han puesto de acuerdo dos tercios de los diputados catalanes".

    En cambio "con esa mayoría justa quieren llevar a Cataluña a un proceso de ruptura": "No tiene ningún sentido" y advierte que "sería un proceso que no tiene camino de regreso, porque una vez que ellos ganasen no se volvería a votar cada cinco años".

     

    Forzar la invertención de España

     

    Coll cree que el objetivo real de los independentistas es siguen adelante con el proceso soberanista hasta el punto de "obligar al Estado a intervenir en el autogobierno" y así "cultivar el victimismo y entrar en un bucle todavía más nocivo y más perverso", afirma.

    Para Coll, que Mas dejara la presidencia del Gobierno catalán "ayudaría mucho porque todo lo que ocurre en Cataluña se explica en buena medida por el oportunismo político de Mas".

    "El oportunismo fallido de Mas le convierte en prisionero del discurso insurreccional del separatismo", sostiene el historiador y ensayista.

    Coll que admite que España necesita cambios y reformas reconoce también que el mundo independentista está "muy cohesionado" y que los escándalos de corrupción que persiguen a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), el partido que preside Mas, "no les pasará factura", aunque sí que cree que la coalición Junts pel Sí "implosionará por sus propias contradicciones" tras las elecciones.

    "El famoso 3 por ciento de CDC", en referencia al presunto pago de comisiones a cambio de contratos de obra pública, "no es algo nuevo, viene de lejos que la opinión pública ya tiene asumido".

    Además:

    Nadie sabe qué ocurrirá tras las elecciones catalanas
    Un 60% de catalanes no quiere que Artur Mas sea el próximo presidente de Cataluña
    Independentistas catalanes superan la mayoría absoluta, según últimos sondeos
    La Cataluña independiente quedaría fuera los organismos internacionales
    Etiquetas:
    independencia, SCC, Artur Mas, Joaquim Coll, Cataluña, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik