Widgets Magazine
En directo
    Gasoducto

    El TTIP reafirmaria la subordinacion de Europa a EEUU en ámbitos económico y energético, creen expertos

    © Sputnik / Vitaly Ankov
    España
    URL corto
    Tratado TTIP (43)
    0 60

    El Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos (TTIP, por sus siglas en ingles) reafirmaría la subordinación de Europa a EEUU en el terreno económico y energético, opinan expertos en sus declaraciones a Sputnik Nóvosti.

    "Europa reafirmará en lo económico, como ocurre ya en lo militar con la OTAN, su subordinación a las estrategias políticas y comerciales de EEUU", afirma el economista Ramón Boixadera.

    Para Boixadera, una mayor integración de la economía europea con la estadounidense puede llevar a "una competencia a la baja, con una economía con menos regulación laboral, menos regulación ambiental, etcetera, que o bien relocalice la producción en EEUU o bien fuerce a los trabajadores y consumidores europeos a aceptar una protección mucho menor de sus derechos".

    Este economista citó la existencia de varios estudios, según los cuales con la firma del TTIP "se pueden perder hasta cientos de miles de puestos de trabajo".

    "La Comisión es más optimista, en parte porque utiliza modelos que presuponen que todo el empleo perdido en un sector se absorvera en otros, pero sabemos que eso no será así", explica.

    Así, Boixaderas citó la experiencia del NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), "donde tan solo en EEUU se perdieron medio millón de empleos, y lo sabemos también porque el clima económico en el que se aprueba este tratado es un clima recesivo, por lo que no va a haber un boom de inversiones que permita reabsorver esos empleos perdidos".

    Todo ello explica, según Boixadera, el secretismo con el que se conducen estas negociaciones.

    "El secretismo es una demanda que viene directamente de los negociadores estadounidenses, que quieren mantener sus demandas en la mas pura y estricta opacidad", aclara, "pero también es una demanda de la propia Comisión, que por supuesto quiere mantener en secreto los aspectos más polémicos de este tratado, porque sabe que, de confirmarse su apuesta por una desregulación masiva de la protección al consumidor, los trabajadores, etcetera, habría una oposición mucho mayor a la que ya está teniendo el tratado."

    Dependencia energética

    Mariano Gonzalez Tejada, miembro de Ecologistas en Acción a su vez afirma que la UE aspira aprovechar el TTIP para reducir su independencia de Rusia en materia energética.

    “Lo que está persiguiendo la UE es que EEUU elimine la prohibición —que mantiene desde los anos setenta del siglo pasado- de exportar el petroleo y gas de esquisto que está explotando en su territorio”, señala.

    De esta forma, la UE podría “diversificar sus suministros para no depender tanto de Rusia y hacerlo de un socio considerado menos conflictivo y más amigable", añade.

    Sin embargo, el ecologista defiende que esta no es una solución para la UE, por dos motivos: el primero, porque el problema de Europa “no es que dependa de Rusia”, sino de las “energías fósiles”, esencialmente petroleo y gas natural; y el segundo, que las reservas de petroleo y gas de esquisto que hay en EEUU son muy inferiores de las pronosticadas inicialmente.

    “Los pronósticos mas optimistas sobre las reservas estadounidenses venían previamente del sector financiero, como por ejemplo de Goldman Sachs, y todo apunta a que lo que se está generando es una burbuja financiera alrededor de la explotación y distribución de los mismos”, afirma Gonzalez.

    El experto asegura que “a la UE le convendría alejarse todo lo posible y no formar parte de esta burbuja, si no quiere verse otra vez arrastrada cuando estalle”, apunta.

    Ante un posible acuerdo entre ambas potencias, Gonzalez destaca otro inconveniente: la infraestructura y los obstáculos tecnológicos.

    El gas necesitaría licuarse para transportarse en barcos hasta Europa, lo que implicaría la construcción de plantas de licuación en EEUU y otras de deslicuación en la UE.

    Ya se está aprobando la construcción este tipo de plantas y es posible que se inicien más, pero según alerta el ecologista, “los enormes recursos financieros para la construcción de estas plantas, si al final las expectativas no se cumplen y acaba explotando la burbuja, habrán supuesto un descomunal derroche de recursos”.

    Gonzalez también denuncia que estas energías tienen fecha de caducidad y son muy contaminantes.

    “Estas fuentes energéticas se están agotando y no les quedan mas de 20 o 30 anos según los últimos estudios geológicos”, declara.

    Ademas, en términos ambientales, seguir explotando estas fuentes energéticas no convencionales sería, según Gonzalez, “un desastre”, porque son mucho más contaminantes y se seguirá acelerando el calentamiento global.

    Ante esta situación, propone dedicar esfuerzos hacia una “sociedad postfósil” e invertir los recursos en energías renovables o construcción bioclimática, que en la construcción de infraestructuras de deslicuación cuyo único sostén, según el ecologista, “es la creencia ciega de los mercados financieros y los intereses particulares de sus principales agentes”.

    Tema:
    Tratado TTIP (43)

    Además:

    Tratado de Libre Comercio UE-EEUU: ¿"Operación limpia" o prestidigitación?
    Etiquetas:
    petróleo, gas, Tratado de Libre Comercio UE-EEUU, Ecologistas en Acción, UE, Mariano González Tejada, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik