En directo
    Espacio
    URL corto
    4814
    Síguenos en

    La compañía aeroespacial de Elon Musk SpaceX podría intentar imponer su "propio régimen legal" en Marte y formar un asentamiento autónomo y autosuficiente donde las leyes de la Tierra no se aplicarían.

    SpaceX ha expresado su intención de conquistar el planeta rojo en al menos dos ocasiones recientemente. Primero en la entrevista del abogado general de la empresa, David Anderman, con el portal Law360 y luego en los términos de servicio de Starlink, el nuevo proyecto de Internet satelital de SpaceX.

    Musk ha compartido durante muchos años su sueño de poblar Marte con más de un millón de personas. Con ese fin, SpaceX incluso ha ampliado sus instalaciones en el sur de Texas para desarrollar y probar Starship, un sistema de lanzamiento de acero de casi 122 metros de altura que es totalmente reutilizable. 

    "Empezaremos con 100, luego un par de cientos, luego 100.000, luego un millón hasta que tengamos una colonia verdaderamente sostenible", afirmó Anderman a Law360, añadiendo que está ayudando a redactar "una constitución para Marte".

    "Esto sucederá en mi vida. Más rápido de lo que piensas", aseguró el abogado.

    "Creo que SpaceX actuará para imponer nuestro propio régimen legal. Creo que será interesante ver cómo funciona con los gobiernos terrestres ejerciendo el control", detalló.

    Aproximadamente dos semanas después de la entrevista, varios usuarios de Reddit publicaron los términos de servicio de Starlink. A primera vista el texto parecía común para cualquier acuerdo de proveedor de servicios de internet, excepto una sección sobre las leyes que regirán el uso de Starlink.

    "Para los Servicios prestados en Marte, o en tránsito a Marte a través de Starship u otra nave espacial de colonización, las partes reconocen a Marte como un planeta libre y que ningún gobierno terrestre tiene autoridad o soberanía sobre las actividades marcianas. En consecuencia, las disputas se resolverán a través de principios rectores, establecidos de buena fe, en el momento del asentamiento marciano", narra el documento.

    Cambios en el derecho internacional

    No obstante, para que la Tierra reconozca la soberanía de cualquier posible estado marciano, SpaceX tendrá que llevar a cabo una diplomacia asombrosa y lograr cambios en el derecho internacional, señala Frans von der Dunk, destacado experto en derecho espacial en la Facultad de Derecho de Nebraska (EEUU).

    Así, el Tratado del Espacio Ultraterrestre de 1967, que consta de 110 naciones participantes, incluidas las que viajan al espacio como China, India, Rusia y EEUU, dicta que las personas que abandonan la Tierra llevan consigo sus identidades nacionales.

    "Si [SpaceX] tiene éxito en la construcción de asentamientos, [Musk] y las personas que viven allí, ciertamente si son estadounidenses, seguirán estando bajo la jurisdicción de EEUU. No porque sea territorio de EEUU, sino porque son ciudadanos estadounidenses", explicó von der Dunk a Business Insiders.

    Además, el artículo 6 y el artículo 7 del tratado dejan en claro que un país soporta la carga legal de sus actividades espaciales sin importar quién las lanza o las realiza. Por lo tanto, dado que SpaceX es una empresa estadounidense que opera con licencias estadounidenses, EEUU tendría que asumir la responsabilidad por sus acciones en Marte.

    Reclamo territorial en el planeta rojo

    Von der Dunk también explica que el derecho internacional establece tres criterios objetivos que podrían permitir el reconocimiento de un nuevo estado: territorio establecido, una población permanente y un gobierno funcional.

    Cualquier posible asentamiento en Marte, por su parte, presuntamente podría cumplir solo con los dos últimos requisitos. Mientras tanto, el primer requisito está protegido por el artículo 2 del Tratado del Espacio Exterior que evita la idea de poseer territorio más allá de la Tierra, principalmente para evitar que las naciones reclamen tierras en cuerpos celestes simplemente por aterrizar sus sondas allí.

    Hay que tomar en serio los planes de SpaceX

    Von der Dunk, a su vez, admite que existe una posibilidad de cambiar o eliminar el Artículo 2, aunque será "un ejercicio muy difícil y ciertamente no sucederá pronto".

    Por esa razón, y por el hecho de que SpaceX es una corporación, Von der Dunk advierte que es importante tomarse en serio los planes de la compañía de Elon Musk y trabajar para desarrollar una regulación sensata, incluso si parece poco realistas.

    "SpaceX es una empresa privada y quiere ganar dinero. Es importante vigilar esto y generar discusiones internacionales y asegurarse de que las cosas vayan en la [dirección] correcta, de que no se obtenga un asentamiento en Marte que resulte ser totalmente imprudente y sin ningún respeto por lo que nosotros, en la Tierra, consideramos el interés general de la humanidad", concluyó el especialista.

    Etiquetas:
    Elon Musk, Marte
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook