En directo
    Espacio
    URL corto
    11710
    Síguenos en

    Virgin Galactic ha mostrado el interior de la nave que utilizarán para llevar turistas al espacio. Asientos cómodos y cámaras en las ventanas. Un paseo astral por más de 200.000 euros.

    Si viajásemos en el tiempo, apareciéramos a mediados del siglo XIX y preguntásemos cómo creen que será el mundo del mañana, las respuestas probablemente serían la mezcla de un punto de realidad, algo de catastrofismo u optimismo, a gusto de la persona, y altas dosis de ensoñación. Coches voladores y solares, ciudades submarinas, grandes cúpulas para proteger de las inclemencias meteorológicas, escobas eléctricas…inventos que en pleno 2020, todavía no han llegado. Lista en la que también entrarían los viajes espaciales. Pero, estos últimos no están tan ligados a la fantasía futurista.

    Y es que, en la actualidad, varias empresas se afanan por ser la primera en llevar turistas a la bóveda celeste. Magnates como Elon Musk o Jeff Brezos están interesados en asaltar el mercado del turismo espacial. Es más, Space X, compañía de Musk, espera llevar a los primeros no astronautas al cosmos a lo largo de 2021. Virgin Galactic es otra empresa que quiere acoplarse al sector. De momento, no tiene fecha programada para los primeros vuelos alrededor de la Tierra, pero sí que tiene la nave en la que viajarán los visitantes.

    La corporación ha presentado el diseño interior de la VSS Unity, la nave que transportará turistas más allá de la troposfera. Con espacio para seis tripulantes, la cabina ha sido concebida para garantizar la seguridad y la comodidad del pasaje.

    La VSS Unity, sin alcanzar ensoñaciones futuristas, cuenta con una serie de asientos de aluminio y fibra de carbono, recubiertos de tela, que se ajustan al tamaño de cada pasajero. Estos son reclinables para adaptarse de la mejor manera posible al despegue y aterrizaje, aunque el cambio de ángulo de los asientos lo controlan los pilotos.

    Los pasajeros, cuando lo indiquen los comandantes, podrán desabrochar sus arneses y moverse libremente por la nave. A  través de sus 17 ventanas, los turistas tendrán la posibilidad de contemplar la Tierra desde cualquier ángulo. Un sistema de iluminación inteligente se ajustará a las necesidades de cada etapa del viaje para mejorar la visualización del planeta.

    La idea de la compañía es que el turista disfrute del viaje y no tenga que preocuparse por nada, ni tan siquiera de documentarlo. Motivo por el que se integrarán cámaras en toda la cabina para capturar imágenes y vídeos de alta calidad. Estas se situarán en las ventanas y los viajeros podrán hasta sacarse un selfie.

    Más de 1.000 personas se han interesado en este viaje. En caso de convertirse en los primeros turistas espaciales, tendrán que acudir al puerto espacial de Nuevo México de la compañía, desde donde despegan las naves. Previamente, tendrán que pagar unos 213.000 euros. Un precio a la altura de las estrellas.

    Etiquetas:
    turismo espacial, Virgin Galactic, nave espacial, espacio
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook