En directo
    Espacio
    URL corto
    1163
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La humanidad busca explorar el espacio más allá de la órbita terrestre en unas misiones que encierran muchos riesgos potenciales. Algunos pronósticos apuntan que en el futuro volarán a otros planetas seres humanos modificados mediante ingeniería genética.

    Oleg Orlov, director del Instituto de Problemas Médico-Biológicos de Rusia, dice que los científicos ya cuentan con los instrumentos apropiados para la modificación genética de los seres humanos, un desafío que suena a crear el 'soldado perfecto'.

    "Ya es una realidad poder girar el tornillo genético, el problema es cuál de ellos y en qué dirección y además estar seguro de que se obtendrá el resultado esperado", dice Orlov a Sputnik.

    La bioética y la moral son otros aspectos a tener en cuenta en este asunto, aunque a día de hoy, remarcó, no se cuenta con datos científicos para la selección genética de los futuros astronautas, por lo que los estudios sobre el tema deben continuar.

    El nivel actual de la medicina espacial puede garantizar los vuelos seguros a la Luna, pero otra cosa sería una base en el satélite natural. Si bien, sostuvo, en una base pueden haber condiciones más favorables desde el punto de vista de la radiación, el suelo lunar puede ser una fuente de emisión radiactiva secundaria.

    El 9 de agosto de 1976, la entonces Unión Soviética lanzó su último aparato a la Luna. Ahora, Rusia tiene previsto volver al satélite en 2021 con el lanzamiento de una nave que se posará en su polo sur. Por su parte, la corporación Roscosmos está desarrollando una base habitable que espera transportar a la Luna en el próximo decenio.

    En el marco del programa lunar, el Instituto dirigido por Orlov reanudó sus investigaciones en la estación Vostok en la Antártida en 2019. La institución realizó estudios sobre sistemas de chequeo médico, diagnóstico y tratamiento de enfermedades y traumatismos. Los investigadores evaluaron la eficacia de los distintos medios para prevenir el impacto desfavorable de factores del entorno en la salud de los exploradores de Vostok, así como se probaron tecnologías de la telemedicina.

    Misión a Marte

    El vuelo a Marte y otros planetas, advirtió Orlov, está vinculado a factores que no se han estudiado completamente, como la radiación y el campo hipomagnético, así como a la creación de un módulo médico de gran autonomía.

    El científico señaló que no se puede descartar la posibilidad de encontrar vida en Marte, así como tampoco se puede excluir el hallazgo de formas terrestres de vida que posiblemente la humanidad llevó antes al planeta rojo.

    Los viajes a otros planetas son algo inevitable, es parte de la evolución de la humanidad, remarcó Orlov, director del instituto clave del programa espacial de Rusia. "Tarde o temprano saldremos más allá de las fronteras de nuestro mundo (...) para aprovechar los recursos de los planetas cercanos y establecer asentamientos siempre y cuando tengamos las tecnologías apropiadas, la posibilidad económica y lo permita la situación geopolítica", dijo.

    Y los robots, agregó, pueden ayudar al hombre a realizar esas misiones.

    El impacto del coronavirus

    La pandemia de coronavirus también afectó al personal del instituto, aunque se evitó el contagio de los empleados dentro de las instalaciones del centro de investigación, pero los planes previstos no se detuvieron, explica Orlov.

    "La experiencia de nuestros psicólogos fue muy útil ante los problemas del prolongado confinamiento", indicó.

    El instituto desarrolló el dispositivo denominado Ingalit para inhalaciones de helio y oxígeno en el tratamiento a pacientes con COVID-19, y varias clínicas destacaron los buenos resultados obtenidos.

    "Seguiremos nuestras investigaciones en este ámbito. Además nos complace que nuestros colegas médicos usen las tecnologías de la telemedicina y es que precisamente la medicina espacial, entre ellos nuestro instituto, fueron los pioneros en el empleo de esas tecnologías", subrayó.

    El coronavirus también afectó el programa SIRIUS con la NASA para imitar un vuelo a la Luna, un proyecto que prevé el confinamiento de ocho voluntarios, entre ellos dos estadounidenses, durante ocho meses, y que debió posponerse para el próximo año.

    Además, los científicos de Rusia y de Estados Unidos planean también llevar a cabo un experimento de un año de duración.

    El Instituto coopera también con entidades de otros países en las misiones a la Estación Espacial Internacional [EEI] y los estudios de los vuelos interplanetarios. "La atmósfera general influye, pero la cooperación internacional en el ámbito espacial superó momentos más críticos. Estoy convencido de que esta vez mantendremos un buen clima colectivo", apostilló.

    Etiquetas:
    ingeniería genética, planeta, vida extraterrestre, tecnología, espacio, astronautas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook