En directo
    Espacio
    URL corto
    2362
    Síguenos en

    La reciente prueba exitosa del cohete chino Larga Marcha 5B (Chang Zheng 5B) es un paso importante para competir con EEUU en el desarrollo de los recursos de la Luna, opinó Serguéi Filipénkov, especialista ruso en aviación y astronáutica en unos comentarios a Sputnik sobre el proyecto lunar estadounidense Artemis Accords.

    China lanzó por primera vez su más reciente cohete Chang Zheng 5B con un prototipo de una nave espacial tripulada de nueva generación a bordo el pasado 5 de mayo.

    Al mismo tiempo, EEUU está preparando un acuerdo internacional sobre la explotación de la superficie lunar. 

    Varios países de la Unión Europea, Canadá, Japón y los Emiratos Árabes Unidos se consideran como posibles socios de Estados Unidos en el proyecto de Artemis Accords, según la agencia Reuters

    Citando fuentes familiarizadas con los documentos, el medio informó que Rusia, el principal socio de la NASA en la Estación Espacial Internacional, no participará en las negociaciones de este proyecto en la fase inicial. Tampoco aparece China entre las posibles partes de un futuro acuerdo internacional sobre la extracción de recursos minerales en la Luna.

    Según el medio NASA Watch, actualmente, el espacio se ve cada vez más como una nueva área de actividad militar, por lo que el nuevo proyecto debería simbolizar el creciente papel de la NASA como herramienta de la diplomacia estadounidense.

    EEUU quiere desarrollar los recursos de la Luna sin China y Rusia, porque son  sus serios competidores potenciales, opinó al respecto Serguéi Filipénkov, experto del Instituto de Aviación de Moscú y editor de la revista Aviapanorama. 

    Según el analista, el éxito de la reciente prueba del cohete Chang Zheng 5B fue un paso necesario en el desarrollo del programa lunar de China.                   

    "Obviamente, Chang Zheng 5B está diseñado para este propósito. Es necesario para proporcionar una base en la Luna y desarrollar allí la infraestructura para futuras investigaciones. Pertenece al tipo de cohetes pesados, al igual que el portador ruso Proton, diseñado para la exploración no tripulada de la Luna y el posible sobrevuelo de la Luna sin aterrizar en la superficie. China podría ejecutar su programa lunar con Chang Zheng 5B", dijo en declaraciones a Sputnik.   

    El programa espacial de China, según Filipénkov, repite los logros de la URSS. "Es muy posible que en los próximos 10 años los chinos usen las ideas de los desarrollos soviéticos", señaló.

    El experto destacó que China es capaz de competir con EEUU en la Luna después de 2030, porque necesita unos 10 años más para dominar la técnica tripulada de aterrizaje en la superficie de la Luna y empezar a explotar la minería. El gigante asiático habrá desarrollado el programa lunar no tripulado hacia el 2025, estima el especialista. 

    Para entonces, por ejemplo, China podría crear un polígono en la Luna para investigar los recursos naturales, dijo Serguéi Filipénkov. 

    Rusia, a su vez, también dice que después de 2030, los cosmonautas rusos estarán en la Luna.

    Mientras tanto, el experto consideró poco probable que los estadounidenses aterricen en la Luna en 2024-2025, como lo tienen pensado hoy.        

    Este plan aparece en el programa lunar de la NASA. Se llama Artemis, de ahí proviene el nombre de Artemis Accord para el futuro proyecto internacional de minería lunar. La NASA planea asegurar una "presencia sostenible" en el Polo Sur de la Luna, así como la extracción de rocas lunares y aguas subterráneas por parte de empresas privadas, que pueden ser convertidas en combustible para cohetes.

    El tratado de exploración lunar propuesto por EEUU prevé crear las llamadas "zonas de seguridad" alrededor de las futuras bases lunares. Su tamaño variará dependiendo de la operación que se realice allí. Las zonas serán necesarias para "evitar daños o interferencias de países competidores o de empresas que operan en estrecha proximidad".

    El 7 de abril, el presidente de EEUU, Donald Trump, firmó un decreto sobre la explotación comercial de los recursos en la Luna y otros cuerpos celestes. En el documento se afirmaba que Estados Unidos no considera el espacio como un "dominio público". Rusia criticó el decreto de Trump y calificó de totalmente inaceptables los intentos de apropiarse de una u otra forma del espacio cósmico.

    Etiquetas:
    Changzheng-5 (Larga marcha), China, Luna
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook