00:24 GMT28 Septiembre 2020
En directo
    Espacio
    URL corto
    1242
    Síguenos en

    Kepler-1649c es un exoplaneta situado a 300 años luz de la Tierra, y por tanto, fuera del sistema solar. Se trata del astro más similar a la Tierra encontrado hasta la fecha. El descubrimiento se produjo cuando un equipo de investigadores volvió a analizar antiguas observaciones del ya retirado telescopio espacial de la NASA Kepler.

    Ha sido hallado un exoplaneta del tamaño aproximado de la Tierra y con las condiciones necesarias para contener agua en estado líquido. Lo último se debe a que el cuerpo celeste orbita su estrella enana roja a una distancia tan cercana que permite que un planeta rocoso como este reciba suficiente radiación solar.

    Por si fuera poco, los científicos estiman que el planeta recibe el 75% de la cantidad de luz solar que recibe la Tierra. Estos factores, en su conjunto, hablan de la posibilidad de que Kepler-1649c pueda albergar vida en él: "este mundo intrigante y distante nos da aún más esperanza de que haya una segunda Tierra tras las estrellas, esperando a ser encontrada", han comentado fuentes de la NASA.

    "De entre todos los planetas sin catalogar que hemos recuperado, este es de los más emocionantes, no solo por estar en la zona habitable y por su tamaño similar al de la Tierra, sino también por cómo puede interactuar con su planeta vecino", comenta el investigador de la Universidad de Texas en Austin y autor principal de la publicación en The Astrophysical Journal Letters, Andrew Vanderburg.

    Cabe destacar que hay varias incógnitas que giran en torno a este exoplaneta, especialmente el hecho de que no hay información sobre el aspecto y estructura de su atmósfera, y sin esa información no se puede determinar la temperatura de su superficie.

    No obstante, el sistema de Kepler-1649c es muy estable gracias a que tanto este planeta como su planeta rocoso vecino orbitan su estrella anfitriona en un ratio exacto: por cada cuatro órbitas que completa el planeta interno, el planeta objeto del estudio completa nueve.

    Ante esto, Vanderburg aventura que "con estrellas enanas rojas por toda nuestra galaxia y estos pequeños planetas rocosos potencialmente habitables, parece algo más brillante la posibilidad de que uno de ellos no sea tan diferente a nuestra Tierra".
    Etiquetas:
    vida, sistema solar, exoplaneta, Tierra
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook