En directo
    Espacio
    URL corto
    31537
    Síguenos en

    En la OTAN están muy preocupados por las actividades de Rusia en el espacio. El reciente lanzamiento de un satélite-inspector ruso ha provocado una reacción paranoica de un alto cargo de la Alianza sobre una posible persecución a los satélites occidentales por parte de los aparatos rusos, publica The Washington Examiner.

    "Desde luego, es una amenaza para nuestros aliados", declaró el general francés miembro de la Alianza, Andre Lanata.

    Las preocupaciones del general galo se basan en que un satélite ruso "recientemente ha sincronizado su órbita" con un satélite-espía estadounidense. "Hasta ahora, el espacio era considerado por todos como un refugio. Ya no lo es", agregó Lanata.

    ​Se trata de un dispositivo pequeño, el Cosmos 2542 designado para llevar a cabo procedimientos de monitoreo de satélites rusos y obtener imágenes de la superficie terrestre. Fue lanzado a la órbita en noviembre de 2019 desde el cosmódromo Plesetsk.

    Los expertos occidentales alertan de que las nuevas tecnologías en la industría espacial, capaces de reparar un satélite, pueden destruir otro. También hay hipótesis de que el Cosmos 2542 podría paralizar comunicaciones del Ejército de EEUU e inhabilitar los sistemas de GPS. Afirman que "las intenciones de los rusos no están claras respecto a este satélite" y que por el momento no existe una forma de verificarlo.

    "Podemos imaginar muchas maneras y muchos tipos de agresión en el espacio", dijo Lanata.

    Al mismo tiempo, el general francés subrayó que la OTAN como organización se quita la responsabilidad de proteger los aparatos satelitales de cada nación miembro y que este problema le pertenece a cada país en particular más que a la organización en general.

    "No será responsabilidad de la OTAN adoptar medidas específicas para proteger tales activos nacionales", concluyó.

    Rumores sobre una posible guerra en el espacio volvieron a surgir después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, ratificara la ley de Autorización de Defensa Nacional —NDAA por su sigla en inglés—, que supone la creación de la Fuerza Espacial, un nuevo ramo de las Fuerzas Aéreas de EEUU, admitiendo que su país desarrollará capacidades espaciales ofensivas.

    Lo último despertó preocupaciones de Rusia y China, ya que es incierto cómo el decreto de Trump afectará el tratado firmado en 1967 por más de 100 países —incluidos EEUU, la antigua Unión Soviética y China— que prohibía la militarización del espacio.

    Etiquetas:
    espionaje, satélites, OTAN
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook