En directo
    Espacio
    URL corto
    0 31
    Síguenos en

    Justo antes de Navidad, los astronautas que están a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI) hornearon galletitas con chispas de chocolate, pero aunque se les hizo agua la boca, no pudieron comerlas: las tuvieron que enviar a la Tierra. Ahora las están estudiando.

    En noviembre de 2019 los astronautas recibieron el primer horno creado para el espacio, que usaron para cocinar para Navidad: hicieron cinco galletitas con chispas de chocolate. Para hornearlas, los astronautas fueron pacientes. 

    ​De a una, las introdujeron en una bolsa especial de silicona para luego colocarlas el horno. La bolsa es necesaria para reducir el "riesgo potencial de producir migas", ya que pueden flotar y terminar dañando la maquinaria de la estación espacial, explicó la Nasa.

    El horno es eléctrico y su temperatura máxima es de 177 grados Celsius, aproximadamente el doble de la temperatura de los calentadores que se utilizan actualmente para calentar los alimentos en la estación espacial. Para este experimento, cada galleta se horneó de 15 a 20 minutos a 163 grados.

    "Hicimos galletas espaciales y leche para Santa este año", escribió la astronauta de la Nasa Christina Koch desde la EEI mientras posaba con una de las galletas horneadas.

    ​La cocción de las galletas es parte de un experimento para estudiar si es posible cocinar en gravedad cero. Por los resultados, pareciera que sí.  Después de un viaje a casa en una cápsula de SpaceX Dragon, las galletitas aterrizaron en la Tierra el 7 de enero, informó el portal Space. 

    Después de que estén los resultados de los análisis, la Nasa publicará más detalles sobre las galletitas.

    Etiquetas:
    galletas, Estación Espacial Internacional, astronautas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook