En directo
    Espacio
    URL corto
    0 51
    Síguenos en

    Los científicos encontraron dos enanas blancas orbitándose una a la otra a 7.800 años luz de la Tierra. El binario llamado ZTF J1539+5027 tiene un período orbital de solo 6,91 minutos.

    Es una órbita tan cercana que todo el sistema binario podría caber dentro de Saturno. La masa de una de las estrellas es alrededor del 60% de la masa del Sol, la otra tiene alrededor del 20% del Sol, pero también es más grande que su compañera, así que es menos densa.

    La menor densidad y masa también significa que es menos brillante. Por eso cuando se mueve entre la Tierra y la segunda estrella, la oscurece completamente a la vista.

    De este modo los astrónomos encontraron este binario en las imágenes obtenidas durante la inspección astronómica Zwicky Transient Facility (ZTF) en el Observatorio de Palomar, EEUU.

    "A medida que la estrella más oscura pasa por delante de la más brillante, bloquea la mayor parte de la luz, lo que tiene como resultado el patrón de parpadeo de siete minutos que vemos en los datos de ZTF", explicó el físico Kevin Burdge.

    Ambas estrellas se acercan con una velocidad de unos 26 centímetros por día, lo que significa que van a pasar más o menos unos 130.000 años hasta que el período orbital sea de cinco minutos. En ese punto, la transferencia de masa desde la estrella secundaria a la primaria aumentará drásticamente.

    En ese momento podría haber dos opciones. Si la transferencia de masa es estable, las dos estrellas se separarán un poco, resultando en lo que se llama una estrella AM Canum Venaticorum, en la cual la estrella primaria aumenta constantemente la materia de su compañera.

    Si la transferencia de materia no es estable, las dos probablemente se fusionarán, resultando en un raro tipo de estrella llamada variable R Coronae Borealis, un objeto de pulso errático que se cree que es el análogo de baja masa de una supernova de tipo Ia.

    La proximidad orbital significa que las dos estrellas ya están propagando ondas gravitacionales hacia el espacio. Sin embargo, la ciencia todavía no es capaz de detectarlas.

    Hasta ahora, las únicas ondas gravitacionales detectadas han sido ondas en los últimos momentos de una colisión entre objetos más masivos tales como estrellas de neutrones o agujeros negros. J1539 es relativamente ligero en comparación, y aún está bastante lejos de un punto en el que las estrellas podrían fusionarse.

    El binario puede ayudarnos a entender la dinámica de estos sistemas extremos, e incluso a localizar algunos otros en el cielo.

    Etiquetas:
    Espacio, astronomía, enanas blancas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook