En directo
    Espacio
    URL corto
    6211
    Síguenos en

    El principal objetivo espacial de la humanidad siguen siendo los vuelos a la Luna y Marte. Bill Paloski, director del programa de investigación humana de la NASA, y los participantes en un experimento único que tuvo lugar en Rusia, cuentan cómo las pruebas en la Tierra, los indios, los árabes y los conflictos ayudarán a llegar al planeta rojo.

    La ventaja de Rusia

    El 17 de julio, en el Instituto de Problemas Médicos y Biológicos (IMBP, por sus siglas en ruso) de la Academia de Ciencias de Rusia, se completó el experimento único SIRIUS 19, que contó con la participación de una tripulación de seis voluntarios, tres mujeres y tres hombres, que pasaron cuatro meses en el complejo aislado Marte 500.

    Este proyecto, que simula un vuelo real y un aterrizaje en la superficie de Marte o la Luna, es fruto de la colaboración entre la NASA, el IMBP y sus socios rusos y europeos dentro del programa SIRIUS.

    "Hoy en día, todos los especialistas extranjeros son conscientes de que en ninguna parte, excepto Rusia y nuestro Instituto, se pueden realizar este tipo de investigaciones. Las razones son simples: no solo tenemos el complejo experimental terrestre y equipos únicos, sino también una experiencia tremenda", comentó a Sputnik Mark Belakovski, gerente principal del proyecto SIRIUS en el IMBP.

    Módulo espacial para el experimento de la imitación del vuelo a la Luna Sirius-19
    © Sputnik / Ilya Pitalev
    Módulo espacial para el experimento de la imitación del vuelo a la Luna Sirius-19

    Según el experto, la cooperación entre la NASA y los especialistas espaciales rusos no termina ahí: el próximo año comenzará un experimento aún más largo, de ocho meses.

    "Ya hemos discutido y hemos llegado a un acuerdo preliminar de realizar al menos dos experimentos largos: un vuelo de ocho meses que comenzará el próximo año y un aislamiento de un año, que se pondrá en marcha seis meses o un año después de la finalización del primer proyecto", señaló a su vez Bill Paloski.

    Grandes planes

    En el SIRUS 20, según Belakovski, trabajará un equipo internacional más diverso, incluidas dos mujeres de EEUU o países europeos, así como representantes de países aún más lejanos y exóticos para nosotros. Además, un cosmonauta ruso puede participar en este proyecto.

    Los experimentos y equipos que se utilizan en el proyecto no se enfocan en un vuelo a Marte ni a la Luna, sino que están destinados a cualquier vuelo interplanetario, comentó el cosmonauta ruso Mark Serov, comandante de la tripulación de SIRIUS 17.

    "No veo ningún sentido en hablar solo sobre la Luna o Marte ni establecer récords individuales. Hay que hablar sobre el desarrollo de todo el sistema solar. Si creamos las condiciones básicas, las tecnologías y las oportunidades para esto, tendremos Marte en el bolsillo", dijo Serov a Sputnik.

    A su vez, los representantes de la NASA planean no solo comprobar el equipo nuevo que se utilizará durante los vuelos y los aterrizajes a la superficie de otros mundos, sino también los sistemas espaciales de inteligencia artificial en los próximos experimentos.

    Interacción de los tripulantes

    Al mismo tiempo, el objetivo principal de SIRIUS 20 y todos los experimentos posteriores, según los representantes de la NASA, será estudiar cómo interactúan los miembros de la tripulación y aprenden a hacerlo de la manera más eficaz posible.

    "La mayor ventaja del complejo Mars 500 es que podemos reunir un equipo internacional y ver cómo trabajan y conviven las personas de diferentes culturas, géneros y mentalidades. Esto nos permitirá analizar todas las opciones posibles de expediciones reales al seleccionar candidatos para un equipo que vuela a Marte", explicó Paloski.

    Según los especialistas, las diferencias de carácter, las peculiaridades nacionales de mentalidad y cultura pueden exacerbar las situaciones críticas y generar nuevos conflictos que amenacen la vida de todos los miembros de la expedición.

    Es prácticamente imposible predecir tales situaciones, por lo que realizar experimentos de aislamiento, así como modelar situaciones de crisis a bordo, será especialmente importante para preparar a los futuros exploradores de Marte y residentes de bases lunares.

    Belakovski y otros participantes rusos del programa SIRIUS esperan que el proyecto no solo involucre a los ciudadanos de Europa y EEUU, sino también a los representantes de los países del este, incluidos los futuros astronautas indios y árabes.

    "Es más fácil para nosotros trabajar con los europeos debido a las peculiaridades de la mentalidad que con los representantes del sudeste asiático o los países árabes y, por ello, la gente de Europa generalmente participa en nuestros experimentos. Tenemos un acuerdo con Roscosmos para examinar a un hombre de los Emiratos Árabes Unidos y algunos astronautas de la India. Sin duda los invitaremos a participar en nuestros proyectos", agregó el científico.

    Cooperar pese a los cambios políticos

    Como subrayaron los representantes de Estados Unidos, planean continuar la cooperación con los científicos rusos y ampliarla para completar la próxima gran tarea: realizar el primer vuelo tripulado al planeta rojo.

    "Pretendemos continuar nuestros experimentos conjuntos con el IMBP, y tenemos previsto centrar nuestros esfuerzos no solo en los estudios de aislamiento en tierra, sino también en los experimentos a bordo de la EEI", señaló Paloski.

    El funcionario de la NASA señaló que la tarea principal de todas estas investigaciones conjuntas es comprender cómo los científicos pueden ayudar a los tripulantes a sobrevivir un vuelo tan largo y aislado durante su viaje a Marte y de regreso. Los especialistas de IMBP y el complejo ruso Mars 500 son ideales para resolver este problema, opinó.

    Paloski consideró poco probable que la aceleración del programa lunar estadounidense y los posibles cambios en la Casa Blanca después de las elecciones en 2020 afecten el trabajo de SIRIUS y otros proyectos conjuntos de la NASA y Rusia relacionados con la EEI y la exploración del espacio profundo. Según el estadounidense, el cambio de republicanos a demócratas no afectará que Marte siga siendo el objetivo principal de todas las agencias espaciales del mundo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook