En directo
    Espacio
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    La agencia espacial japonesa, la JAXA, ha publicado las fotos del segundo aterrizaje de la sonda espacial Hayabusa 2 sobre el asteroide Ryugu, donde previamente había causado una explosión para crear un cráter. La misión tiene como propósito revelar los misterios del universo y la vida sobre la Tierra.

    El aparato espacial comenzó el descenso el miércoles 10 de julio y efectuó el propio aterrizaje el jueves por la madrugada. Este aterrizaje fue efectuado en el lugar donde la misma sonda detonó unos explosivos para crear un cráter. Después de haber recolectado las muestras necesarias, la sonda tomó algunas fotos al despegar.

    Según comenta la JAXA, en la primera foto se ve cómo se esparcen las pequeñas piedras por el chorro de los motores de la sonda. En la segunda foto, tomada varios instantes más tarde, se puede apreciar desde una distancia el lugar donde aterrizó Hayabusa 2 y dejó una marca oscura sobre la superficie.

    ¿Para qué la sonda provocó una explosión en el asteroide?

    Durante el primer aterrizaje, en febrero del 2019, la sonda recolectó muestras de las capas superficiales del asteroide. No obstante, los científicos japoneses también quisieron hacerse con unas muestras más profundas que estuvieron menos expuestas a las condiciones extremas del espacio. 

    Para ello, la sonda lanzó una cajita cargada de explosivos que propulsaron un platillo de cobre hacia la superficie del asteroide. Como resultado de esta explosión se formó un cráter de diez metros de diámetro.

    Durante el segundo aterrizaje, la nave recolectó los escombros y algunas muestras que estaban a una mayor profundidad. Al final del año la sonda espacial tomará rumbo de vuelta hacia la Tierra, que se encuentra a unos nueve millones de kilómetros.

    La importancia de este logro

    Aparte de la proeza tecnológica que supone el aterrizaje y despegue desde un asteroide, la misión de Hayabusa 2 también tiene un tremendo valor científico. Ello se debe al hecho de que los asteroides están entre los cuerpos celestes más antiguos del universo y se estima que surgieron hace 4.500 millones de años.

    En aquel entonces los asteroides se formaron con los materiales que salieron disparados de otros planetas, razón por la cual se los puede considerar como unas cápsulas de tiempo. Debido a esta gran edad podrían contener unas importantes revelaciones sobre la historia del sistema solar.

    Lo que es más, el Ryugu es un asteroide del tipo C, lo que significa que tiene un alto contenido de moléculas de carbón orgánico, agua y posiblemente aminoácidos. Estos últimos forman a las proteínas y fueron esenciales para el nacimiento de la vida en la Tierra.

    De hecho, en la comunidad científica hay un debate sobre la posibilidad de que un asteroide fuera el que trajo los aminoácidos a la Tierra. La sonda Hayabusa 2 podría ser la primera en dar una respuesta a esta pregunta, y esta será la primera vez que los científicos obtienen unas muestras desde un asteroide del tipo C.

    Etiquetas:
    asteroide, sonda, Hayabusa
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik