Widgets Magazine
18:55 GMT +321 Septiembre 2019
En directo
    Saturno (ilustración)

    El 'regalo de despedida' que Cassini le dejó a los científicos sobre Saturno (vídeo)

    CC0 / Pixabay
    Espacio
    URL corto
    0 42
    Síguenos en

    La misión reveló una sorprendente peculiaridad que fue encontrada en el polo norte del planeta cuando este se aproximaba a la temporada de verano. Se trata de un vórtice alto de forma hexagonal parecido al famoso hexágono que había sido avistado previamente en lo profundo de las nubes de Saturno.

    Este descubrimiento sugiere que el hexágono puede influir en lo que ocurre en la parte superior de la atmosfera y podría formar parte de una imponente estructura que alcanza centenas de kilómetros de altura. 

    Cuando Cassini llegó por primera vez a Saturno en 2004, el hemisferio sur del planeta estaba en plena temporada de verano, mientras que el invierno reinaba en el norte. En aquel entonces, la sonda detectó un amplio, caliente y alto vórtice y no registró ni una sola estructura similar en el norte. 

    Ahora, el nuevo estudio indica que los científicos de la Agencia Espacial Europea pudieron hallar los primeros rastros del alto vórtice que se encuentra en el polo norte a medida que este se aproxima a la temporada de verano. Este vórtice se ubica a una altura de centenas de kilómetros sobre las nubes en la estratosfera. 

    "Nosotros esperábamos ver un tipo de vórtice en el polo norte mientras este se calentaba, pero su forma es sorprendente. O el hexágono se generó espontáneamente y de forma idéntica en dos distintas altitudes —uno que se encuentra abajo en las nubes y otro situado en lo alto en la estratosfera— o el hexágono es una imponente estructura que se alza a la altura de varias centenas de kilómetros", aseguró el autor principal del estudio Leigh Fletcher de la Universidad de Leicester, Reino Unido.  

    También: En busca de extraterrestres: multimillonario ruso planea enviar una nave a la luna de Saturno

    El vórtice preexistente del polo norte fue descubierto ya en los años 80 por la nave espacial Voyager de la NASA y era como una larga ola, cuya aparición podría deberse a la rotación de Saturno. Sin embargo, las propiedades del vórtice actual fueron reveladas en detalle por Cassini. 

    La sonda observó sus múltiples longitudes de onda, tanto ultravioletas como infrarrojas, con ayuda del Espectrómetro Infrarrojo Compuesto (CIRS, por sus siglas en inglés). Al usar este instrumento, los científicos se dieron cuenta de que este no puede funcionar en las bajas temperaturas atmosféricas de Saturno, que llegan a los 158 grados bajo cero. Esto es 20 grados menos que la temperatura mínima bajo la que el espectrómetro es capaz de realizar observaciones.

    "Un año en Saturno dura aproximadamente 30 años terrestres, por eso los inviernos allí suelen ser duraderos. El hemisferio norte del planeta empezó a recuperarse del invierno solo en 2009 (…)", explicó la coautora de la investigación Guerlet Sandrine, del Laboratorio de Meteorología Dinámica.

    Las temperaturas elevadas permitieron a los científicos seguir estudiando el vórtice a través de la luz infrarroja.

    "Nosotros fuimos capaces de usar el CIRS para explorar la estratosfera norte por primera vez en 2014. Dado que el vórtice polar empezó a ser más y más visible nos percatamos de que tenía bordes hexagonales y entendimos que estábamos viendo un hexágono preexistente a altitudes mayores de los que habíamos pensado previamente", enfatizó Guerlet.

    Esta observación señala que los dos polos de Saturno se están comportando de una manera muy diferente y son asimétricos. El vórtice norteño no es tan maduro como el sureño y ambos tienen una dinámica atmosférica diferente.

    La misión de Cassini en Saturno, de 20 años de duración, finalizó el 15 de septiembre de 2017.

    Más: La NASA comparte una imagen del 'último refugio' de Cassini (foto)

    Etiquetas:
    Cassini, Saturno
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik