23:07 GMT +321 Noviembre 2019
En directo
    Imagen de fantasía de un asteroide

    Todo lo que querías saber de los asteroides y no te atreviste a preguntar

    CC0 / Pixabay
    Espacio
    URL corto
    150
    Síguenos en

    ¿Es posible que en el futuro cercano un asteroide impacte contra la Tierra y genere una catástrofe global? ¿Cómo se prepara la humanidad para un escenario de este tipo? ¿Qué provechos económicos se pueden tomar de estos cuerpos que orbitan en el espacio? En el Día Internacional de los Asteroides, intentaremos responder estas y otras interrogantes.

    El 30 de junio de 1908, un objeto relativamente pequeño proveniente del espacio impactó contra una zona de boscosa de la Siberia, en la actual Federación Rusa. Tal vez tendría unos 50 metros de diámetro, pero causó una devastación en una extensión de miles de kilómetros cuadrados, dejando un panorama desolador.

    Existen varias hipótesis acerca de este episodio, conocido como 'Bólido de Tunguska', pero la más aceptada por la comunidad científica es que haya sido causada por un cometa o un asteroide. Afortunadamente, al no haber caído en una zona densamente poblada, no se registraron muertes, pero generó conciencia sobre el posible panorama al que se podría enfrentar la humanidad ante un hecho de estas características.

    En recuerdo de este episodio, la Asamblea General de la Naciones Unidas designó en 2016 el 30 de junio como el Día Internacional de los Asteroides, por la "preocupación" de que un objeto de este tipo pudiese impactar contra nuestro planeta, explicó a Sputnik Gonzalo Tancredi, titular del departamento de Astronomía de la Universidad de la República (Uruguay).

    "Dependiendo del tamaño del asteroide, las consecuencias pueden ser catastróficas, ya sea a nivel local, regional o global. Entonces es un tema que se ha venido estudiando en las últimas décadas, principalmente a partir del año 1980, cuando se llegó a la conclusión de que la extinción de los dinosaurios fue producto de la gigantesca colisión de un asteroide", dijo a Sputnik el experto.

    Te puede interesar: Astrónomos advierten sobre el acercamiento a la Tierra de un asteroide 'perdido'

    A partir de episodios así, se "reconoce la vulnerabilidad de la vida en la Tierra, y en particular de la humanidad, frente a este tipo de catástrofes", apuntó el astrónomo. Esta realidad ha provocado "una preocupación a nivel científico y gubernamental de cómo protegernos ante un evento de este tipo", así como una necesidad de dar "difusión pública" al tema, prosiguió.

    ¿Estamos en riesgo inminente de ser víctimas de un asteroide?

    Las consecuencias del choque de un asteroide contra la Tierra depende en buena medida de su tamaño. A inicios de los 90, la comunidad científica internacional, con el soporte del Congreso de EEUU, decidió establecer  la meta de catalogar más del 90% de los asteroides de más de un kilómetro de diámetro, en una operación denominada 'Guardianes del Espacio' (en inglés, Spaceguard).

    "Se estima que el impacto de un asteroide de un kilómetro de diámetro podría traer una consecuencia a nivel global. Quizás no una extinción, al estilo de los dinosaurios, para eso tal vez se requiera un asteroide más grande, de unos cinco kilómetros de diámetro. Pero sí una situación catastrófica a escala planetaria", aseguró el académico.

    La meta se alcanzó y se catalogaron "en el orden de 1.000 asteroides de más de un kilómetro"; pero también alrededor de 10.000 más pequeños. Son objetos que si bien no provocarían un escenario desolador en todo el mundo, sí lo pueden hacer en regiones o hasta países enteros.

    Además de lo ocurrido en Tunguska en 1908, un ejemplo es el llamado 'bólido de Cheliábinsk', ocurrido el 15 de febrero de 2013. En las inmediaciones de esta ciudad rusa de los Urales, un cuerpo desprendido de un asteroide causó varias detonaciones en la atmósfera a miles de metros del suelo. La onda expansiva de la explosión dejó más de un millar de heridos, además de daños materiales.

    "Ese tipo de eventos no producirían una extinción masiva, pero sí una catástrofe a escala local y regional, y comienzan a preocupar más", subrayó el experto. Si bien el objetivo inicial de catalogar los asteroides de gran porte está avanzado, "falta mucho por descubrir" en aquellos más pequeños.

    ​"En este momento podemos decir que no hay ningún objeto dentro de ese catálogo que vaya a impactar contra la Tierra en las próximas décadas. Tampoco sabemos mucho más adelante en el futuro, porque hay un nivel de imprecisión en las observaciones que no nos permite hacer una predicción más allá de unas décadas", dijo Tancredi.

    ¿Qué se podría hacer para evitar que un asteroide impacte en la Tierra?

    Para Tancredi, "estamos muy en pañales" en cuanto a las acciones para mitigar los efectos de una colisión. De momento, más que destruir un hipotético objeto peligroso para la humanidad, las tecnologías esbozadas para este fin se centran más en "desviarlo y sacarlo de curso para que no impacte contra la Tierra".

    "Las tecnologías todavía requieren testeo, analizar la peligrosidad que puede significar utilizar cierto tipo de dispositivos. Hay misiones espaciales pensadas y proyectadas para desviar algunas de estas alternativas, pero todavía se está en una etapa de investigación", indicó el astrónomo uruguayo.

    ¿Se puede sacar provecho económico de un asteroide?

    Recientemente, se realizó en Múnich un taller sobre objetos cercanos a la Tierra en el que participó Tancredi. En esta convención, "uno de los temas centrales de discusión fue qué posibilidades hay de tener un uso económico de los asteroides". Según dijo, "ahí se abren dos oportunidades".

    "Una es la extracción de minerales que son poco abundantes aquí en la Tierra pero que serían un poco más más fáciles de conseguir en asteroides. Estamos hablando de minerales como tierras raras, o que se utilizan mucho para la fabricación de equipamiento electrónico", mencionó.

    "La otra es extraer agua para dos objetivos. El agua la necesitamos para cualquier tipo de base espacial que se construyera, ya sea en la Luna, en un asteroide o mismo hasta en Marte. En cualquier viaje espacial es necesario tener agua disponible. Pero también puede ser utilizada como combustible", agregó.

    Te recomendamos: La NASA muestra cómo más de un millón de litros de agua estallan en el cielo (vídeo)

    Estas posibilidades "en una etapa de proyección, diseño y estudio sobre la factibilidad económica" han surgido sobre todo en los últimos dos años, y han suscitado no solo el interés de las agencias espaciales, sino también de empresas privadas.

    ¿Cómo se 'bautiza' un asteroide?

    Existen alrededor de 500.000 asteroides conocidos, pero una pequeñísima parte tiene una designación, es decir, un nombre. Normalmente, tienen un código que indica el momento en el que fue 

    descubierto, pero se puede poner un nombre más allá de esta manera de catalogar.

    "En el caso de Uruguay tenemos varios asteroides con designaciones referentes a colegas del, ya sea astrónomos pero también personalidades de la ciencia. Son generalmente reconocimientos a figuras científicas vivas o muertas y también a lugares. Por ejemplo, hay un asteroide que se llama Montevideo", explicó Tancredi.

    "Se trata de respetar diferentes culturas. Si bien quizás un gran número de asteroides son descubiertos por norteamericanos o europeos, la idea es que en esta distribución de nombres de asteroides se vean reflejadas todas las culturas de la humanidad. Hay asteroides con designaciones en todos los idiomas reconociendo lugares y personalidades de todo el mundo", precisó.

    Además:

    Ya es oficial: la NASA tiene un plan para destruir asteroides con armas nucleares
    Etiquetas:
    asteroide, choque, Tunguska, Cheliábinsk, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik