05:33 GMT +319 Octubre 2018
En directo
    Lanzamiento del cohete Falcon 9 (archivo)

    El legado del fallido Zuma llega a pesar sobre SpaceX

    © AP Photo / John Raoux
    Espacio
    URL corto
    120

    A pesar del indiscutible éxito en la disminución de precios de los lanzamientos espaciales que han supuesto los Falcon 9 de SpaceX, la fiabilidad de esos cohetes a la hora de llevar a los astronautas al espacio no deja de ser una incógnita y un quebradero de cabeza, escribe un colaborador de Forbes.

    Dado el secretismo de la misión del Zuma, los detalles del lanzamiento fallido apenas llegarán al público.

    Pero un aspecto ya es cierto, el fracaso del Zuma repercutirá sobre la confianza en los Falcon 9 de Elon Musk, opina desde Forbes Loren Thompson, un colaborador especializado en la seguridad nacional y su aspecto empresarial.

    El fracaso reciente es el tercer cargamento perdido en los lanzamientos de SpaceX en cuatro años. En comparación, el único competidor de Elon Musk en el mercado de lanzamientos militares, la empresa ULA —operada conjuntamente por Boeing y Lockheed Martin—, no perdió ni una sola carga útil en sus 124 misiones realizadas en los últimos 12 años.

    Mientras SpaceX asegura que el cohete Falcon 9 funcionó de la manera prevista, y que la causa del fallo podría radicarse en el mecanismo de separación del satélite —desarrollado e instalado por una tercera parte—, ULA también empleó una gran variedad de aparatos de separación en sus misiones, todo al prevenir errores catastróficos, destacó Thompson.

    Lea más: El raro fallo de SpaceX: qué pasó y qué se puede espera

    El tema de confianza se hace más importante a la hora de considerar los vuelos tripulados. Tanto SpaceX como Boeing participan en un tipo de 'carrera' para dotar a EEUU de su propio vehículo espacial para alcanzar la órbita —y eliminar así la dependencia de los Soyuz rusos en este ámbito—.

    "La astronave de Boeing, Starliner, volará en el cohete Atlas V de ULA, que no falló ni una sola vez en más de 70 lanzamientos. El Dragon 2 de SpaceX será llevado por Falcon 9, su único tipo de cohete hasta la fecha", escribe el colaborador de Forbes.

    Thompson, que admite abiertamente tener un historial profesional con las empresas fundadoras de ULA, enumera los factores que suelen preocupar a los inspectores a la hora de estudiar los Falcon 9 de SpaceX, desde usar nueve motores a la vez —contra el único en los Atlas V, un solo RD-180 ruso— hasta las infracciones en el proceso de producción, el diseño general y el algoritmo de cargamento del combustible del cohete, que va en contra de los estándares establecidos para los vuelos tripulados en la astronáutica estadounidense.

    Las alarmas suenan también desde el Congreso. Durante una reunión del Comité de la Cámara de representantes sobre Ciencia, Espacio y Tecnología, la congresista republicana Eddie Bernice Johnson expuso que la seguridad de los astronautas es una clara prioridad para cualquier proyecto de una nave tripulada.

    Le puede interesar: ¿Volar a cualquier lugar del mundo en una hora? SpaceX lo hará posible

    Al mismo tiempo, el Comité recordó a Boeing y SpaceX que "ni la paciencia, ni los fondos del Congreso son inagotables" al recordar que ambas empresas se comprometieron a finalizar sus astronaves para 2017. Actualmente, se estima que el Dragon 2 podrá llevar su primera tripulación en diciembre de 2019 mientras el Starliner, en febrero de 2020.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Los mayores hitos de la industria espacial para 2018
    El cohete reutilizable ruso tendrá una peculiaridad importante ante los Falcon de SpaceX
    'Cómo no aterrizar un cohete': SpaceX publica un vídeo de sus intentos fallidos
    Etiquetas:
    espacio, tecnología, SpaceX, Elon Musk