Widgets Magazine
08:26 GMT +323 Octubre 2019
En directo
    La Vía Láctea

    El centro de nuestra galaxia, mortal para los extraterrestres

    CC BY 2.0 / European Southern Observatory / Star formation in the southern Milky Way
    Espacio
    URL corto
    0 90
    Síguenos en

    Al tiempo que los agujeros negros fagocitan la materia, emiten una radiación tan fuerte que es capaz de 'esterilizar' todos los planetas a su alrededor. Esta teoría se aplica también al agujero negro gigante que domina el centro de la Vía Láctea.

    A los grandes agujeros negros es mejor no acercarse demasiado. Y no solo por las razones ya conocidas, como su increíble fuerza de gravedad, capaz de 'devorar' sistemas solares enteros, sino también porque, mientras estén en proceso de 'fagocitación' de la materia, emiten unos niveles de radiación ionizante tan intensos que son capaces de matar a cualquier forma de vida conocida a millones de kilómetros a su alrededor. Al menos eso es lo que sugiere un reciente estudio publicado en la revista especializada Scientific Reports.

    Sagitario A* es uno de esos agujeros negros supergigantes que forma parte de una estructura mayor en el centro de nuestra galaxia. Su tamaño equivale a cuatro millones de estrellas similares a nuestro Sol y su radiación es tan intensa que causaría la muerte de todo ser biológico a 10.000 años luz a su alrededor. Pero en estos momentos, el 'apetito' de Sagitario A* se encuentra en declive. Hace unos 8.000 millones de años, cuando el agujero negro probablemente pasó por el período de su mayor crecimiento, la Tierra y el sistema solar ni siquiera se habían formado.

    Le puede interesar: Detectan un agujero negro que permanecía 'escondido' (imágenes)

    Según los autores del estudio, los astrofísicos Amedeo Balbi y Francesco Tombesi, de la Universidad de Tor Vergata (Roma, Italia), los agujeros negros no son en realidad los que emiten la radiación. De hecho, nada puede escapar de ellos. Es la propia materia a su alrededor que, antes de ser devorada, se acelera a velocidades extremas y se calienta, emitiendo al espacio unos vientos de rayos X y luz ultravioleta tan intensos que podrían literalmente 'arrancar' la atmósfera de nuestra Tierra si viviésemos a solo 1.000 años luz de donde se halla Sagitario A*.

    Afortunadamente, nuestro sistema solar está ubicado a unos 24.000 años luz, más bien en los 'suburbios' de la galaxia, aunque relativamente igual de lejos de su borde. Por los tanto, hemos sido bastante afortunados al escapar de la radiación de Sagitario A*.

    Lea también: Una galaxia 'dirige' el agujero negro en su centro hacia la Tierra (foto)

    Al formular la hipótesis de la presencia de vida en el universo, los científicos siempre tuvieron en cuenta la radiación emitida por fuentes tan poderosas como las explosiones de supernova o los focos de rayos gamma. Pero el efecto 'esterilizante' de los agujeros negros nunca se había tomado en consideración.

    "Esta consideración debería impulsarnos a redibujar el concepto de zona habitable galáctica. No todos los puntos en la galaxia, de hecho, tienen el mismo potencial de albergar vida", explica Balbi.

    Lea más: Descubren el planeta más veloz del universo

    Si bien el centro de la galaxia sería un lugar totalmente estéril, cuanto más nos acerquemos al borde disminuye también la densidad de los elementos pesados, necesarios para la vida. De ahí que los astrofísicos sostengan que el mejor lugar para vivir en la Vía Láctea es su zona intermedia, justo donde se ubica nuestro sistema solar.

    Además:

    Astrónomos desenmascaran a los 'asesinos silenciosos' del universo
    Vídeo: el nacimiento de una supernova, como nunca lo habías visto
    Astrónomos hallan una supertierra cerca de nuestro sistema solar
    Astrónomos detectan la 'indigestión' de un agujero negro
    El agujero negro en el corazón de nuestra galaxia arroja 'pelotas' del tamaño de un planeta
    Etiquetas:
    vida extraterrestre, agujero negro, astronomía, descubrimiento, ciencia, espacio, Vía Láctea
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik