Widgets Magazine
En directo
    El vehículo de exploración espacial, Curiosity

    Curiosity se gradúa con honores: lo que nos puede contar todavía el robot sobre Marte

    © AFP 2019 / NASA
    Espacio
    URL corto
    0 40

    Después de cinco años en Marte, el rover Curiosity es un viejo profesional de la ciencia en el Planeta Rojo. Desde que aterrizó el 5 de agosto de 2012, el pequeño robot de la NASA ha aprendido mucho sobre el terreno que lo rodea, considera Helen Thompson en su artículo para Science News.

    Si bien su tarea inicial era simple —buscar signos de que el cráter de Gale podría haber sido alguna vez habitable—, el rover ha compilado evidencia de agua antigua, compuestos orgánicos y otros productos químicos esenciales para la vida.

    Curiosity se despide en octubre de 2018, fecha que la NASA ha marcado para el fin de su misión, pero hasta ese momento le queda mucho por hacer, como ayudar a esclarecer cuatro misterios marcianos.

    La pregunta que todos nos hemos hecho, incluyendo a los científicos, es si hubo vida alguna vez en Marte.

    Lea más: Los desafíos de la colonización de Marte

    Si bien el láser de Curiosity puede tomar imágenes microscópicas, las células o microfósiles conservados tendrían que ser bastante grandes para que la cámara los vea. Lo que el rover puede hacer es detectar los bloques de construcción para esas células con su laboratorio de química portátil.

    El laboratorio ya ha recogido clorobenceno, una pequeña molécula orgánica con un anillo de carbono, en la antigua roca de barro. Cadenas de tales moléculas conforman paredes celulares y otras estructuras.

    "Hasta ahora sólo hemos encontrado moléculas orgánicas simples", dice Ashwin Vasavada, científico planetario del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, quien dirige el equipo científico de Curiosity. 

    Un problema técnico en diciembre de 2016 detuvo la búsqueda de productos orgánicos, pero las posibles soluciones están en marcha.

    Cómo Marte pasó de cálido y húmedo a frío y seco, es otra de las 'preguntas del millón de dólares' sobre el Planeta Rojo, cree Thompson. Según la  evidencia  recopilada por Curiosity, Marte fue una vez un lugar mucho más hospitalario, hasta que hace unos 3.500 millones de años, las cosas cambiaron.

    No se lo pierda: El humanoide que la NASA enviará a pisar Marte (vídeo)

    Se supone que las partículas del sol despojaron gran parte de la atmósfera de Marte (y continúa haciéndolo) cuando el planeta perdió la mayor parte de su campo magnético protector. "Eso hizo que el clima cambiara de uno que podría tener agua en la superficie al planeta seco que es hoy", explica Vasavada. Curiosity encontró una proporción más alta de elementos pesados en la atmósfera actual, agregando credibilidad a este argumento.

    También existe la posibilidad de que, como el rover sube el monte Sharp podría capturar la evidencia regional de la transición de húmedo a seco. Hasta ahora, Curiosity ha investigado las rocas desde el final de la cola del período húmedo. Las nuevas capas geológicas que encontrará serán más jóvenes.

    Curiosity ahora se está aventurando en territorio desconocido para probar tres capas de roca adicionales, cada una de ellas dominada por una sustancia diferente: hematita, arcilla y sulfato. Los datos del rover podrían ayudar a los científicos a averiguar cómo estas capas encajan en la historia de Marte.

    Más: La NASA fotografía 'diablo' aterrador desplazándose por Marte (fotos)

    Más aún, Curiosity puede ayudar a responder la interrogante de si Marte realmente tiene agua hoy.

    Algunas sales mineralizadas absorben agua y la liberan como líquido cuando se rompen a ciertas temperaturas. El equipo de Curiosity buscó las ráfagas de agua que podrían resultar de tal proceso en el cráter de Gale y salió vacío.

    Pero en 2015, el Orbitador de Reconocimiento de Marte captó imágenes de unos salientes salinos que indicaban que el agua líquida podría no ser cosa del pasado.

    Mount Sharp tiene unas rayas similares, y Curiosity periódicamente toma fotos de ellas. "Es algo de lo que estamos pendientes", dice Vasavada. Si las rayas cambian el rover podría corroborar la existencia actual de agua en Marte. Pero hasta ahora, las vetas permanecen iguales.

    Por último, Curiosity podría explicar de dónde viene el metano en la atmósfera de Marte. Los microbios son los grandes productores de este gas en la Tierra. Curiosity continúa monitoreando los niveles de metano, y recopilando más datos y modelos que podrían ayudar a identificar su origen y sus altibajos.

    A finales de 2014, los investigadores notaron un pico 10 veces mayor que el nivel de referencia. "Eso no significa necesariamente que esté siendo creado activamente", dice Vasavada. "Podría ser metano viejo liberado del subsuelo". Los minerales que interactúan con el agua subterránea a veces producen gas metano.

    El metano de Marte también podría ser producto de partículas de polvo planetarias descompuestas en la superficie. Y por último, no se puede descartar la actividad biológica.

    "Tenemos cero información para saber si esto está sucediendo en Marte, pero no debemos excluirlo como una idea", dice Vasavada. Así que la vida en el Planeta Rojo no puede ser completamente descartada, concluye Thompson.

    Etiquetas:
    Curiosity, NASA, Marte
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik