En directo
    Espacio
    URL corto
    0 22
    Síguenos en

    Los astrónomos de la NASA han observado el nacimiento de cientos de millones de espículas, es decir, 'cabellos de fuego' que se producen por la concentración de flujo gaseoso que se eleva desde la superficie del Sol, publica la revista Science.

    "Las líneas magnéticas están estrechamente relacionadas con las partículas cargadas. Si en las entrañas del Sol y en nuestros modelos estuvieran presentes solo tales partículas, los campos magnéticos 'se atascarían' y no podrían salir fuera de la superficie del astro. Cuando agregamos las partículas neutrales en los modelos, los campos magnéticos se hicieron móviles", relata el científico español Juan Martínez Sykora, del Laboratorio de astrofísica solar de la compañía Lockheed Martin (EEUU).

    Los investigadores explican que, desde la Tierra, el Sol parece un disco liso, brillante y tranquilo, pero en realidad su superficie 'hierve' casi siempre y se mueve continuamente. Cada día, en la superficie solar tienen lugar explosiones que lanzan centenares de millones de toneladas de materias calientes al espacio.

    Las explosiones no son la fuente principal de las emisiones solares. Ante todo, se deben al viento solar y a las así llamadas espículas —pequeñas protuberancias cerca de la superficie del Sol en las cuales la materia del astro se acelera y abandona sus áreas-. Gracias a las espículas, la superficie solar, si miramos de cerca, se parece a unos cabellos de fuego que se mueven y no a un simple disco liso.

    Martínez Sykora y sus colegas revelaron también por qué existen tales 'cabellos'. Para ello, analizaron los datos recogidos por el aparato IRIS, lanzado en 2013 para observar el nacimiento de las explosiones en la superficie y los procesos en la cromosfera —capa exterior del Sol-.

    Lea más: La NASA revela nueva imagen del 'collar de perlas' de Júpiter

    Según los científicos, decenas de millones de espículas nacen y desaparecen en la cromosfera cada segundo. Sus emisiones alcanzan decenas de miles de kilómetros de altura entre 5 y 10 minutos —un período muy corto para el espacio-, y luego vuelven atrás o se salen definitivamente al espacio.

    Sobre la base de los datos recogidos, fue creado un modelo computarizado de las entrañas del Sol. Y quedó al descubierto cómo la materia de las espículas se calienta casi en un instante hasta los varios millones de grados Kelvin en el momento de salir de la superficie solar. Esto ayuda a entender cuál es el papel de los campos magnéticos en su nacimiento.

    Los científicos descubrieron que en las capas cerca de la superficie del astro rey hay numerosos átomos neutrales. Dichas partículas cambian de forma radical la actitud de las líneas del campo magnético en la parte superior de la cromosfera, que se produce por el hervor de la materia del Sol en las capas más profundas de sus entrañas.

    Así, los átomos neutrales no se agarran a las líneas de los campos magnéticos y les facilitan el movimiento, lo que permite a las líneas salir a la superficie del Sol llevando consigo las partículas cargadas y emitiéndolas a la atmósfera del astro y al espacio como catapulta.

    El mismo proceso calienta también el plasma emitido y provoca particulares ondas magnéticas que se explican por el viento solar.

    Los científicos esperan que el descubrimiento ayude a predecir mejor el tiempo solar y permita a los astrónomos y físicos entender mejor cómo nacen otros tipos de emisiones en la superficie solar.

    Lea también: ¿Más hielo en la Luna? La NASA, perpleja por un hallazgo inesperado

    Además:

    La NASA emprende el viaje hacia el Sol
    ¡Ojo! Un peligroso asteroide se aproxima a la Tierra a una enorme velocidad (vídeo)
    La NASA publica el mapa de la 'estrella de la muerte' (fotos)
    El humanoide que la NASA enviará a pisar Marte (vídeo)
    Civilización extraterrestre avanzada en nuestra galaxia... ¿probada científicamente?
    Etiquetas:
    emisiones, científicos, investigación, Sol
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik