En directo
    Espacio
    URL corto
    250
    Síguenos en

    Los satélites y sondas espaciales pueden dejar de funcionar al chocar con la mínima partícula de polvo, puesto que su vaporización produce micronubes de plasma con una fuerte carga magnética, según un artículo publicado en la revista Physics of Plasmas.

    De acuerdo con el investigador Alex Fletcher, de la Universidad de Boston, en EEUU, "más de la mitad de los fallos a bordo siguen siendo inexplicables, puesto que resulta sumamente difícil hacer diagnósticos en la órbita". El científico subrayó que las erupciones de radiación magnética pueden ser la razón por la que ocurren estos fallos.

    Durante las últimas décadas, científicos e ingenieros han estado desarrollando métodos para proteger los vehículos espaciales de los rayos radiactivos, así como los estallidos de radiación magnética y otros fenómenos capaces de destruir el equipo técnico a bordo u obstaculizar su funcionamiento.  

    En algunos casos, este efecto puede incluso llevar a una catástrofe. Así, en 2012, los rayos espaciales reiniciaron todos los ordenadores a bordo de la sonda espacial rusa Fobos Grunt, tras lo cual el satélite dejó de funcionar y no logró salir de la órbita terrestre.

    Durante el experimento, Fletcher —junto con su colega Sigrid Close, de la Universidad de Stanford— examinaron los procesos que ocurren durante los vuelos espaciales. Los científicos llegaron a la conclusión de que las partículas de polvo no solo son capaces de destruir el casco exterior y el equipamiento científico de las sondas, sino que también pueden provocar estallidos de radiación espacial.  

    "Durante las últimas décadas, los investigadores han analizado estos impactos de hipervelocidad y hemos notado que hay radiación de los impactos cuando las partículas se mueven de manera suficientemente rápida. Nadie ha sido realmente capaz de explicar por qué está ahí, de dónde proviene o el mecanismo físico detrás de este fenómeno", indicó.

    De acuerdo con los científicos estadounidenses, el plasma emitido como resultado de la vaporización de una partícula tras el impacto con una nave espacial, es responsable de algunos fallos en los satélites.

    Fletcher y Close utilizaron un método llamado "simulación virtual de partículas" y de este modo, lograron calcular la radiación producida por el plasma en caso de un impacto. Los investigadores afirman que los electrones sin colisión viajan de modo más rápido que los iones más pesados. Así, tras un impacto, una partícula de polvo se convierte en una nube de plasma, mientras que los electrones y los iones se separan en dos nubes, que a su vez, generan fuertes olas magnéticas.

    Los investigadores estadounidenses esperan que los futuros estudios en este ámbito ayuden a proteger los satélites y las naves espaciales de nuevos fallos y catástrofes.

    También te puede interesar: La NASA rompe el silencio sobre la materia oscura

    "Creemos que podemos atribuir algunos de estos fallos a este mecanismo", concluyó Fletcher.

    Además:

    Tecnologías espaciales del futuro: la conquista del espacio cercano y lejano
    Nueva era espacial: Rusia concreta sus planes para el cosmódromo marítimo Sea Launch
    La NASA se está quedando sin trajes espaciales
    Etiquetas:
    polvo, satélites
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik