04:38 GMT +313 Diciembre 2017
En directo
    La galaxia Andrómeda

    Astrofísicos rusos captan el rejuvenecimiento de un púlsar

    CC BY-SA 4.0 / Adam Evans
    Espacio
    URL corto
    0 10

    Los púlsares se forman después de la muerte masiva de estrellas jóvenes, que explotan en brillantes supernovas. Su capa externa se pierde, el núcleo se comprime, y se convierte en una compacta estrella de neutrones de enorme densidad que posee un intenso campo magnético —su diámetro es de unos 20 km, mientras que pesan 1,4 veces más que el Sol—.

    Un púlsar joven gira rápidamente a una velocidad de varios cientos de revoluciones por segundo, emitiendo flujos de energía. Por lo tanto, en la Tierra se registran por astrónomos como una fuente de rayos X con una frecuencia de 100-1000 impulsos por segundo. Con el envejecimiento, el púlsar pierde la energía de rotación y baja la velocidad gradualmente.

    Cúmulo del Trapecio y su nébula (imagen referencial)
    © Foto: László Francsics. National Maritime Museum
    ​El púlsar puede "rejuvenecer" y comenzar a girar más rápido, si se aproxima a una estrella normal, mucho más grande —con un diámetro de alrededor 3 millones de kilómetros—, pero menos densa.

    Cuando se forma una pareja estable, la estrella de neutrones comienza a atraer la sustancia de la estrella normal y recibe un impulso adicional que acelera su rotación.

    Solo en unos 100.000 años —en términos del espacio, es casi instantáneo—, el púlsar viejo, desacelerado hasta una rotación por segundos, puede volver a ganar velocidad.

    Precisamente, este raro fenómeno fue avistado por el equipo de astrofísicos del Instituto Astronómico Estatal de la Universidad Lomonósov en cooperación con científicos de Italia y Francia.

    Los especialistas descubrieron el púlsar XB091D en sus primeras etapas de "rejuvenecimiento" y resultó ser el más lento de todos los púlsares conocidos hasta la fecha —realiza una vuelta completa en 1,2 segundos—.

    Según las estimaciones de los científicos, la "aceleración" del púlsar comenzó hace menos de un millón de años. Se pronostica que la estrella ganará velocidad y se convertirá en un púlsar normal de milisegundos en 50.000 años.

    El científico del Departamento de Astrofísica Relativista de la Universidad Lomonósov Iván Zolotujin compara la búsqueda de púlsares en los datos del telescopio XMM-Newton, utilizados en su trabajo, con la búsqueda de una aguja en un pajar, puesto que el volumen de datos generados por el púlsar es muy pequeño, solo un fotón cada cinco segundos.

    Lea también: Así muere una estrella y nace una supernova (foto)

    "De hecho, hemos tenido que crear herramientas matemáticas totalmente nuevas que permitan pronosticar y detectar la señal necesaria. En teoría, este método puede ser aplicado en la solución de una gran cantidad de tareas, incluyendo aquellas fuera de la astronomía".

    Esta no ha sido la única cosa inusual que lograron observar los astrónomos. Al evaluar cuidadosamente su posición, Iván Zolotujin y sus colegas han demostrado que el púlsar se encuentra en la vecina galaxia de Andrómeda, a 2,5 millones de años luz de distancia, entre las estrellas de un cúmulo extremadamente denso, el B091D, lleno de más de un millón de viejas estrellas. La edad del cúmulo se estima en 12.000 millones de años. De modo que todos los procesos asociados con las explosiones de supernovas y la aparición de púlsares debieron haber terminado hace mucho tiempo.

    Contamos lo que otros callan

    Busca en Twitter a SputnikMundo y descubre las noticias más actuales del acontecer mundial. Suscríbete para mantenerte al tanto.

    Además:

    Vídeo: el nacimiento de una supernova, como nunca lo habías visto
    ¿Preparados para el estallido de una supernova?
    Astrónomos desentrañan otro enigma del universo
    Etiquetas:
    púlsar, supernova, Andrómeda, Espacio
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik