En directo
    Espacio
    URL corto
    5593
    Síguenos en

    El Instituto de Geoquímica y Química Analítica Vernadski (Geohi Ran, por sus siglas en ruso), situado en Moscú, es el mayor depósito de Rusia de materia extraterrestre.

    Pero, ¿cómo comenzó la historia de esta entidad? En 1749, unos científicos rusos descubrieron una roca de origen desconocido en las afueras de Krasnoyarsk, en Siberia. Más de dos décadas más tarde, se le mostró el hallazgo al investigador alemán Peter Simon Pallas, de la Academia de Ciencias de San Petersburgo, quien dispuso que enviaran la roca a la capital. Después de una examinación, el hallazgo se identificó claramente como un meteorito.

    Un empleado del Instituto de Geoquímica y Química Analítica Vernadski
    © Sputnik / Vladimir Fedorenko
    Un empleado del Instituto de Geoquímica y Química Analítica Vernadski

    En total, el Geohi cuenta con más de 25.000 fragmentos de 1.600 meteoritos de todo el territorio del país y del mundo, además de varias muestras de suelo lunar recolectadas por las sondas soviéticas Luna-16, Luna-20 y Luna-24. 

    Más: Rusia planea enviar sus primeras misiones tripuladas a la Luna dentro de 10 años

    Asimismo, cualquiera persona tiene la oportunidad de llevar a un posible meteorito para que sea analizado. Los investigadores del instituto toman un 20% de la muestra y luego la examinan a través de un microscopio de luz polarizada, así como a través una microsonda electrónica. En caso de que realmente sea un meteorito —y no una roca terrestre— lo incluyen en un catálogo internacional de meteoritos.

    Una empleada del Instituto de Geoquímica y Química Analítica Vernadski
    © Sputnik / Valeriy Melnikov
    Una empleada del Instituto de Geoquímica y Química Analítica Vernadski

    No obstante, la composición mineral de un meteorito suele cambiar con el paso del tiempo. De este modo, solo tiene una 'esperanza de vida' de unos 500 años. Sin embargo, algunas piezas —como el ataxita de Drone— tienen que ser guardadas en soluciones especiales debido a su rápida desintegración.  

    Además de una impresionante colección de meteoros como el Tatooine, que cayó el 27 de junio de 1931 en Túnez y debe su nombre a un planeta de la saga Guerra de las Galaxias (Star Wars), de George Lucas, o el legendario meteorito Ensisheim, hallado el 7 de noviembre de 1492 en Alsacia, Francia, el museo también cuenta con numerosos fragmentos de los llamados micrometeoritos, los cuales pueden ser obtenidos de la nieve limpia. Para recolectar estos fragmentos, los investigadores se van a la Antártida, así como al archipiélago Nueva Zembla, en el Ártico ruso, y a la isla de Spitsbergen, en Noruega. 

    El buque Académico Borís Petrov del Instituto de Geoquímica y Química Analítica Vernadski
    © Sputnik /
    El buque Académico Borís Petrov del Instituto de Geoquímica y Química Analítica Vernadski

    Según los expertos del instituto, el análisis químico y mineralógico de los meteoritos puede proporcionar más información acerca de las primeras decenas de millones de años de la historia del sistema solar, así como de la formación de los planetas a partir de las nubes de gas y polvo. Por ejemplo, el meteorito Efrémovka, caracterizado por las inclusiones ricas en calcio y aluminio, puede servir de ejemplo del material más antiguo del sistema solar. 

    Además:

    ¿Meteorito o volcán? Descubre la desconocida 'montaña del tesoro' de Siberia (fotos, video)
    Un enorme meteorito causa pánico en EEUU
    Vídeo: meteorito ilumina el cielo de ciudad rusa
    Meteorito 'extraterrestre' espanta a los habitantes de Florida (vídeo)
    Etiquetas:
    meteorito, asteroide, Instituto de Geoquímica y Química Analítica Vernadski
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik