Widgets Magazine
19:06 GMT +320 Septiembre 2019
En directo
    El polo de inaccesibilidad

    Conoce el lugar en el que reposará eternamente la Estación Espacial Internacional

    © Foto : Wikimedia Commons
    Espacio
    URL corto
    0 131
    Síguenos en

    En la costa de Nueva Zelanda, en medio del océano Pacífico, se encuentra el cementerio científico más exclusivo del mundo: el llamado 'cementerio de las naves espaciales', que se ha convertido en el lugar de descanso final para cientos de objetos espaciales de fabricación humana, escribe Popular Science.

    Estas naves y satélites no pueden permanecer en la órbita de la Tierra una vez cumplida su misión porque la masa de nuestro planeta genera una atracción gravitatoria 'irresistible' y, eventualmente, estas naves en desuso podrían acabar cayendo sobre nuestras cabezas.

    Es por ello que las agencias espaciales de todo el mundo planifican cuidadosamente la reentrada de estos sofisticados equipos en la atmósfera terrestre. Y para su impacto se eligió un lugar apartado, seguro y alejado de los seres humanos.

    Aproximadamente a 5.000 km al este de Nueva Zelanda, a 3.000 km al norte de la Antártida y a 3,2 km de profundidad se ubica este cementerio de naves espaciales. Es el lugar más 'aislado' de los océanos.

    Hasta la fecha, más de 263 naves espaciales se han estrellado allí desde 1971, y el número sigue aumentando día tras día. El 'residente' más famoso de este particular cementerio es la MIR, la estación espacial rusa de 142 toneladas. La MIR fue desmantelada en 2001 y posteriormente enviada a lo que se conoce como la 'muerte espacial'.

    Los artefactos rusos son mucho más numerosos que los de cualquier otra agencia espacial, dado que hay más de 190 objetos del país eslavo enterrados en el océano Pacífico. Estados Unidos, por su parte, cuenta con 52 aparatos y ocupa el segundo lugar.

    La Estación Espacial Internacional (EEI) posiblemente se estrellará también sobre las aguas del océano Pacífico después de su desmantelamiento, que se espera para el año 2028. Su desaparición será todo un espectáculo ya que la reentrada de cualquier nave espacial a la Tierra a través de la atmósfera es un espectáculo impactante. Ello se debe a que la fricción contra la atmósfera calienta el metal del aparato hasta alcanzar temperaturas de miles de grados y acaba haciendo que la nave salte en pedazos.

    Además:

    Japón lanza su cohete no tripulado hacia la EEI
    La NASA reconoce la eficacia de vuelos con Rusia a la EEI
    NASA: "Los tripulantes de la EEI aún tienen suficientes provisiones"
    La primera estación espacial modular en el mundo: “Mir”
    Etiquetas:
    nave espacial, basura espacial, estación espacial científica “Mir, EEI, NASA, océano Pacífico, Nueva Zelanda, Antártida
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik