En directo
    Espacio
    URL corto
    0 131
    Síguenos en

    Científicos de la Universidad de Samara trabajan en un aparato aéreo no tripulado capaz de cumplir una amplia gama de tareas científicas a 20 km de altura sobre la Tierra.

    Científicos de la Universidad Nacional de Investigación de Samara empezaron a desarrollar un 'seudosatélite atmosférico polivalente' (SAP). Se trata de un aparato aéreo no tripulado capaz de cumplir durante un largo periodo una gama de tareas científicas y prácticas a unos 20 kilómetros de altura sobre la Tierra.

    El proyecto se está llevando a cabo por el Instituto de Ingeniería Aeronáutica en el marco de la unidad académica 'Aparatos y tecnologías aeroespaciales', y es uno de los tres pilares sobre los que la Universidad de Samara prevé aumentar su competitividad en la arena de ciencia y educación mundial.

    Los participantes del proyecto son entidades de Samara que se especializan en la ingeniería aeroespacial. Se prevé también la participación del Instituto de Aviación de Moscú (MAI) y la Universidad Politécnica de San Petersburgo Pedro el Grande, así como tales empresas rusas de la industria aeroespacial como la aeroespacial Progress, la aeronáutica Sukhoi y la planta experimental Miasischev.

    En los próximos dos años, los científicos de la Universidad de Samara, junto con sus colegas de Moscú y San Petersburgo, confían en crear un aparato aéreo que asumirá una parte de las funciones de los satélites artificiales de la Tierra. Entre las misiones de este 'pseudosatélite' — el SAP — estará la observación de la atmósfera, el sondeo a distancia de la Tierra, la observación meteorológica, así como el mantenimiento de la red celular en grandes ciudades en calidad de 'antenas voladoras'.

    Debido a su velocidad relativamente baja — unos 70 km/h — el pseudosatélite atmosférico puede mantenerse durante un largo periodo sobre la zona de observación. Gracias a una menor distancia hasta la Tierra, se puede dotar al aparato de equipos especiales con características similares a los que se instalan en los satélites artificiales, pero que cuesten y pesen menos.

    Además, el pseudosatélite atmosférico es altamente móvil y puede desplazarse rápidamente hacia las zonas de interés. Su despegue y aterrizaje puede efectuarse desde aeródromos convencionales, lo que permite colocarlos a la altura necesaria de un modo más barato que un lanzamiento de satélites tradicionales.

    Actualmente, los científicos del Instituto de Instituto de Ingeniería Aeronáutica de la Universidad de Samara van determinando las características básicas del nuevo aparato aéreo y el equipo general con el que debe dotarse.

    "La cuestión principal consiste en a qué altura volar. Las alturas en las que vuelan los aviones civiles no convienen, porque una nave con poca velocidad no será estable debido al viento. La altura de unos 20 kilómetros es preferible: allí no hay vientos, lo que asegura la estabilidad de la nave", destacó el jefe de la cátedra de Construcción y Diseño de Aparatos Aéreos de la Universidad de Samara, Valeri Komarov.

    Oficina de Diseño Khimavtomatiki
    © Sputnik / Grigory Sysoev
    Se espera que el nuevo SAP ruso sea dotado con motores eléctricos que se alimentan de acumuladores y baterías solares. El aparato estará elaborado, en su mayoría, de materiales compuestos. Las soluciones tecnológicas y de diseño que se plasmarán en este SAP — ante todo, en lo que se refiere a la determinación del rendimiento máximo de baterías solares en varias alturas —, se probarán de antemano en aviones no tripulados ya creados en la Universidad de Samara. Uno de los polígonos de prueba para el nuevo aparato será la península de Crimea ubicada en la latitud necesaria y donde se observa la necesaria actividad solar.

    La creación del nuevo avión no tripulado estratégico en Rusia es un serio desafío para los científicos de la institución. Por eso, en la realización de este proyecto participan cuatro institutos que forman parte de la Universidad — el de ingeniería aeronáutica, el de ingeniería aeroespacial, el de electrónica y el de fabricación de instrumentos, de motores e instalaciones energéticas —, así como varias cátedras especiales y centros científicos.

    Así, participan en el proyecto el laboratorio conjunto ruso-esloveno 'Materiales y estructuras compuestas' y el laboratorio de investigación científica 'Sistemas compuestos aeroespaciales adaptivos' bajo la dirección científica del profesor británico George Rzevski.

    "La creación del grupo científico permitirá a la universidad formar especialistas altamente cualificados en el ámbito de las ciencias aeroespaciales mediante importantes descubrimientos tecnológicos", subrayó el director del Instituto de Ingeniería Aeronáutica, Valeri Yélenev.

    El desarrollo del concepto y las principales soluciones científicas y tecnológicas en materia de creación de pseudosatélites atmosféricos ayudará a la Universidad de Samara a estar entre los líderes de la comunidad de ciencia y educación mundial en el ámbito de diseño y fabricación de aviones no tripulados que vuelan a grandes alturas durante mucho tiempo.

    Además:

    Corporación espacial rusa prepara experimento de transmisión inalámbrica de energía
    Rusia desarrolla un satélite de telecomunicaciones de clase pesada
    Etiquetas:
    atmósfera, satélites, ciencia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook