Widgets Magazine
13:57 GMT +323 Octubre 2019
En directo
    Representación artística de una enana blanca rodeada por los restos

    Estrella de la Muerte: ¿Cómo será la destrucción de nuestro Sistema Solar?

    © Foto: NASA
    Espacio
    URL corto
    1103
    Síguenos en

    La “Estrella de la Muerte”, cuyas devastaciones fueron capturadas recientemente por los astrónomos, sigue exterminando a los objetos cercanos. Eso es un fenómeno que podría pasar en el Sistema Solar en un futuro remoto.

    Todos conocen la mítica "Estrella de la Muerte" que surgió por primera vez en la saga de Star Wars. Se caracteriza por sus habilidades de destrucción masiva. En el universo también existen objetos similares capaces de causar graves devastaciones, y uno de ellos es la enana blanca.

    Las enanas blancas son estrellas "muertas", es decir, estrellas que se han quedado sin su combustible nuclear. Convertirse en una enana blanca es una etapa de la evolución estelar que atravesará la mayoría de las estrellas que conocemos, incluso nuestro Sol. Cuando ellas entran en este proceso de transformación, pierden sus capas exteriores y con el pequeño tamaño de sus núcleos —similar a las dimensiones de nuestro planeta-, mantienen masas inmensas. Estos objetos son las estrellas más abundantes en el universo.

    La enana blanca que es observada por los astrónomos, es conocida como WD 1145+017 y se encuentra en la constelación de Virgo, a unos 570 años de luz de nuestra Tierra. Hace algún tiempo, los científicos detectaron el momento en el que la estrella estaba despedazando a un planetesimal —un objeto de pequeño tamaño, como de un planeta enano, asteroide grande o de una luna-.

    Por primera vez, los astrónomos capturaron los actos de este "depredador astronómico" el año pasado y desde entonces ellos estiman que la enana podría haber comido de seis a 15 objetos.

    "Identificamos los restos de seis objetos, pero sin duda hay más: 10 o quizás 15", dijo Boris Gänsicke, uno de los autores del estudio sobre el sistema de la enana blanca WD 1145+017.

    Los restos se encuentran en la órbita de la estrella. El cinturón ya es casi igual al del planeta enano Ceres, el objeto más grande en el cinto de asteroides entre Marte y Júpiter. Los científicos sugirieron que la enana blanca hace añicos a los objetos que se acercan a la estrella y que los restos serán completamente destruidos dentro de un millón de años.

    Gänsicke y sus colegas dicen que este sistema ha evolucionado mucho desde el momento de su descubrimiento.

    "Es muy emocionante e inesperado que podamos ver este tipo de cambios dramáticos en escalas humanas de tiempo", comentó Gänsicke a Space.com.
    Los estudios de tales fenómenos astrónomos nos podrían dar respuesta a las preguntas sobre la evolución de nuestro Sistema Solar.

    "Algún día nuestro Sol explotará y se transformará en una estrella roja gigante. Comerá a Mercurio y a Venus y tal vez a la Tierra antes de convertirse en una enana blanca. Observando la WD 1145+017 nos facilitará entender qué futuro nos podría esperar", añadió el científico.

    Etiquetas:
    enanas blancas, sistema solar, espacio, Boris Gänsicke
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik