En directo
    Entrevistas
    URL corto
    Repasamos el 2020, el año que lo cambió todo (87)
    0 90
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Este año Rusia se siguió esforzando para promover la unidad, la paz y la seguridad a nivel global pese a los nuevos retos que creó la pandemia del coronavirus, resumió en una entrevista con Sputnik el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.

    "En estas condiciones hicimos todo lo necesario para proteger firmemente los intereses nacionales y a la vez continuamos promoviendo una agenda internacional constructiva y de unión, trabajamos para garantizar la indivisibilidad de la seguridad en todas sus dimensiones", destacó.

    El canciller recordó que "en gran medida gracias a los esfuerzos personales de Vladímir Putin fue posible poner fin a las hostilidades en Nagorno Karabaj".

    "Contribuimos con insistencia a buscar una solución política y diplomática en Siria, participamos en los esfuerzos internacionales para sacar del atolladero el conflicto libio", enumeró.

    Lavrov resaltó también el trabajo de Rusia en el seno de organizaciones internacionales como la ONU, BRICS o la OCS y otras plataformas y, en particular, su aporte a la lucha contra el coronavirus.

    Subrayó que la política exterior de Rusia es independiente y plurivectorial.

    "Estamos interesados en mantener buenas relaciones con los socios extranjeros —sin excepciones— en todas las trayectorias geográficas, con base en la ley internacional, la igualdad de derechos, el respeto mutuo y la consideración de los intereses de cada uno", realzó.

    El canciller enfatizó también que Rusia está abierta a toda cooperación mutuamente provechosa.

    "En 2021 de nuevo optaremos por una política exterior pragmática y responsable, contribuiremos a la formación de un justo y democrático sistema internacional multipolar", aseguró.

    Un año difícil

    A la vez, el ministro reconoció que 2020 resultó un año difícil para las relaciones internacionales. "Es evidente que la pandemia de coronavirus afectó la política y la diplomacia internacionales, provocó una crisis profunda de la economía global que ahora deberá pasar por un periodo largo y complicado de recuperación", explicó.

    Mientras, indicó Lavrov, tampoco desaparecieron los retos y las amenazas de siempre, como el terrorismo, el narcotráfico, otros tipos de crímenes transnacionales o los conflictos previos.

    "Lamentablemente los problemas comunes, incluida la epidemia incesante del COVID-19 de momento no llevaron a una consolidación de la comunidad internacional a fin de zanjarlos de forma eficaz", denunció.

    Según el alto diplomático ruso, la causa principal de esta desunión consiste en "la falta de voluntad por parte de los países del Occidente histórico, encabezados por EEUU, de establecer una cooperación constructiva y equitativa con otros actores internacionales".

    "Los socios occidentales continuaron utilizando con persistencia una amplia gama de instrumentos ilegítimos, que van de una presión con la fuerza a las guerras informáticas", manifestó.

    Recordó que pese a los llamados de la ONU durante la pandemia no se suspendieron las sanciones sobre los suministros médicos y de alimentos necesarios para luchar contra el virus.

    Un potencial sin explorar

    Lavrov se mostró pesimista en cuanto a la probabilidad de un mejoramiento de las relaciones entre EEUU y Rusia con la llegada al poder de Joe Biden. "La histeria antirrusa que invadió EEUU no deja muchas esperanzas de que pronto veamos una vuelta a la normalidad", dijo, al señalar que "nuestro diálogo se convirtió en el rehén de las disputas políticas estadounidenses".

    A la vez, Lavrov se mostró convencido de que las relaciones ruso-estadounidenses tienen un potencial sin explorar pero subrayó que no se podrá usar si no hay una voluntad política por parte de Washington.

    Unas buenas relaciones entre los dos países "influirían de manera positiva sobre el ambiente general en los asuntos internacionales, puesto que Rusia y EEUU como las dos potencias nucleares más importantes y miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU tienen una responsabilidad especial por el mantenimiento de la estabilidad y la seguridad globales, sobre todo en nuestros tiempos difíciles".

    En particular, expresó la esperanza de que "la nueva administración de EEUU, al igual que nosotros, partirá de la evidencia que la prórroga del Tratado START sin condiciones adicionales y, preferiblemente, por el plazo máximo que estipula, de cinco años, corresponde a los intereses de seguridad de nuestros dos países y de toda la comunidad internacional".

    Lavrov subrayó que la ulterior cooperación en el ámbito de control de armas, por la que aboga Moscú, dará frutos solo si Washington se muestra dispuesto a tomar en cuenta los intereses y las preocupaciones de Rusia.

    Tema:
    Repasamos el 2020, el año que lo cambió todo (87)
    Etiquetas:
    EEUU, Rusia, diplomacia, Serguéi Lavrov
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook